En este momento estás viendo 6 reglas para una inversión exitosa en dividendos

Invertir en acciones que pagan dividendos es una forma estratégica de establecer un flujo de ingresos confiable y generar riqueza. Si bien los inversores corren un mayor riesgo, existe la posibilidad de obtener mayores rendimientos.

El éxito de estas inversiones no es necesariamente ciencia espacial, pero requiere una comprensión de algunos principios básicos. Aquí hay seis reglas de prueba reales que todos los inversores feroces deben tener en cuenta al invertir en dividendos.

Seleccione Calidad sobre Cantidad

Una de las cuestiones más importantes para los inversores a la hora de elegir inversiones es la rentabilidad de los dividendos. Cuanto mayor sea el resultado, mejor será el resultado, pero los números pueden ser engañosos. Si el nivel actual de pago de las acciones no es sostenible a largo plazo, esos dividendos que llegan al mercado pueden agotarse rápidamente. Los REIT son un buen ejemplo de cómo los pagos de dividendos pueden verse afectados directamente por las fluctuaciones del mercado.

Elegir una inversión que ofrezca más estabilidad puede significar sacrificar una cierta cantidad de rendimiento a corto plazo, pero el rendimiento puede ser más favorable, especialmente para los inversores que prefieren un enfoque de compra y retención. Los ingresos generados por acciones de dividendos menos riesgosos pueden ser menores, pero es probable que se vuelvan más confiables con el tiempo.

Quédese con empresas establecidas

El mercado de valores se mueve en ciclos y tiende a repetirse de vez en cuando. Al elegir inversiones en dividendos, no hay mejor medida que el rendimiento de las acciones anteriores. Específicamente, los inversores deberían centrarse en aquellas empresas que merecen el estatus de “aristócrata de los dividendos”.

Estas son empresas bien establecidas que han aumentado sus pagos de dividendos a los inversores de manera constante durante los últimos 25 años. Sus marcas son fáciles de identificar y generan un flujo constante de efectivo con una alta probabilidad de que continúen haciéndolo en el futuro.

Potencial de crecimiento de la búsqueda

Si bien las empresas más nuevas pueden pagar dividendos significativos, los inversores no deberían aprovechar el ancho de banda sin investigar. Además de analizar los rendimientos pasados ​​y presentes, también es importante analizar el potencial futuro de la empresa para aumentar sus pagos de dividendos.

Ésta es la principal diferencia entre la inversión de crecimiento y la inversión de valor. Con la inversión de crecimiento, en lugar de centrarse en lo que la acción se está negociando actualmente, debería mirar las perspectivas de crecimiento a largo plazo para ver qué tan rentable sería en términos de dividendo.

Tenga en cuenta la relación salarial

La tasa de pago de dividendos de una empresa puede revelar qué tan segura es la inversión. Esta relación les dice a los inversores no solo lo que se paga a los accionistas, sino también la cantidad de ingresos que la empresa puede retener.

Si se encuentra con acciones con dividendos de alto rendimiento, pero la empresa paga un porcentaje significativo de sus ingresos a los inversores, es una señal de que debe tener cuidado. Si la empresa vio su flujo de ingresos reducido, la cantidad de dividendos que está recibiendo iría al bloque cortado.

Mezclarlo

Hay un fuerte argumento para apuntar a activos en un puñado de acciones o apuntar a un sector de mercado específico. Si las empresas o industrias que ha solicitado tienen un historial excepcional, eso es bueno para las ganancias futuras de dividendos. Por otro lado, eso puede ser un problema durante la mitad del mercado.

Distribuir activos entre múltiples inversiones que pagan dividendos agrega variedad a sus tenencias y le permite minimizar el riesgo. Cuando los dividendos se reducen en un área, es posible que la pérdida no se sienta tan profundamente como el resto de su cartera continúa operando.

Sepa cuando esperar y cuando regresar

Warren Buffett, el gurú de las inversiones, cree firmemente en tener una visión a largo plazo de la inversión, pero como cualquier inversor inteligente, sabe cuándo se pueden recortar sus pérdidas. Con las acciones de dividendos, existe una delgada línea entre esperar a que la inversión se amortice y esperar demasiado.

Este es un error muy fácil de cometer al comprar acciones que parecen tener un valor excelente en la superficie. El problema ocurre cuando la empresa no logra crecer. Ser capaz de identificar cuándo una acción está bajando es crucial, pero necesita saber cuándo actuar y cuándo esperar.

La línea de base

Con el enfoque correcto, una inversión de dividendos puede agregar una cantidad exponencial de valor a la cartera de un inversor. La clave es saber evaluar las acciones a aquellas que ofrecen los mejores resultados y minimizar el riesgo y mantener la diversidad.

Es solo un acto de malabarismo, pero si se adhieren a las pautas establecidas aquí, los inversores pueden reemplazarse a sí mismos con el máximo éxito.