En este momento estás viendo Arbitraje de fianza convertible

¿Qué es el arbitraje de bonos convertibles?

El arbitraje de bonos convertibles es una estrategia de arbitraje que tiene como objetivo explotar la información errónea entre un bono convertible y sus acciones subyacentes. La estrategia suele ser de mercado neutral. Es decir, el árbitro busca generar resultados consistentes sin mucha volatilidad independientemente de la dirección del mercado mediante una combinación de posiciones largas y cortas en el bono convertible y la acción subyacente.

Conclusiones clave

  • Una estrategia de arbitraje de bonos convertibles es una estrategia que aprovecha la diferencia de precio entre un bono convertible y el precio de las acciones.
  • La estrategia de arbitraje tiene una larga trayectoria en los bonos convertibles al tiempo que acorta las acciones de la empresa.
  • Un bono convertible se puede convertir en acciones de la empresa subyacente a un precio específico en algún momento en el futuro.
  • La ventaja de un bono convertible para el emisor es que normalmente tiene una tasa de interés más baja que un bono comparable sin la opción incorporada.

Cómo funciona el arbitraje de bonos convertibles

Un bono convertible es un valor híbrido que se puede convertir en acciones de la empresa emisora. Por lo general, tiene un rendimiento más bajo que un bono comparable que no tiene una opción convertible, pero esto generalmente se equilibra con el hecho de que el titular de la tarjeta convertible puede convertir el valor en acciones con descuento al precio del mercado de valores. Si se espera que el precio de las acciones aumente, el tarjetahabiente ejercerá su opción de convertir los bonos en acciones.

El arbitraje convertible implica esencialmente tomar posiciones largas y cortas simultáneas en un bono convertible y sus acciones subyacentes. El árbitro espera sacar provecho de cualquier movimiento en el mercado teniendo la cobertura adecuada entre posiciones largas y cortas.

Lo que el arbitrajista compra y vende cada valor depende del índice de cobertura apropiado determinado por el delta. Delta se define como la sensibilidad del precio de un bono convertible a los cambios en el precio de la acción subyacente. Una vez que se estima el delta, el árbitro puede establecer su posición delta: la relación entre su posición de acciones y convertibles. Esta posición debe ajustarse continuamente a medida que cambia el delta tras los cambios en el precio de las acciones subyacentes.

Un bono convertible básicamente emite pronto una opción de compra sobre las acciones subyacentes al precio de ejercicio, pero el titular de la tarjeta ha sido durante mucho tiempo una opción de compra.

Consideraciones Especiales

El precio de un bono convertible es particularmente sensible a los cambios en las tasas de interés, el precio de las acciones subyacentes y la calificación crediticia del emisor. Por tanto, otro tipo de arbitraje de bonos convertibles implica la compra de un bono convertible y la cobertura de dos de los tres factores para obtener exposición al tercer factor a un precio atractivo.

Requisitos de arbitraje de bonos de conversión

A veces, los precios variables son precios ineficientes en relación con el precio de la acción subyacente. Para aprovechar tales diferencias de precios, los árbitros utilizarán una estrategia de arbitraje de bonos convertibles. Si el bono convertible es barato o sobrevalorado en relación con la acción subyacente, el árbitro asumirá una posición larga en el bono convertible y una posición corta simultánea en la acción.

Cuando el valor del precio cae sobre la acción, el árbitro obtendrá una ganancia de su posición corta. Dado que la posición de las acciones cortas neutraliza el posible cambio a la baja del precio del bono convertible, el árbitro asume el rendimiento del bono convertible.

Por otro lado, si los precios de las acciones suben, los bonos se pueden convertir en acciones que se venderán al valor de mercado, lo que da como resultado una ganancia de posición larga e idealmente, para compensar cualquier pérdida en su posición corta. Por lo tanto, el árbitro puede obtener una ganancia de bajo riesgo, ya sea que el precio base de la acción suba o baje sin especular en qué dirección se moverá el precio original.

Por el contrario, si el bono convertible está demasiado limitado en relación con la acción subyacente, el árbitro asumirá una posición corta en el bono convertible y una posición larga simultánea en la acción subyacente. Si los precios de las acciones aumentan, las ganancias de la posición larga deberían ser mayores que las pérdidas de la posición corta. Si los precios de las acciones caen, la pérdida de la posición larga en acciones debería ser menor que la ganancia del precio del bono convertible.