fbpx
Trading/ trading de acciones

Arbitraje versus especulación: ¿Cuál es la diferencia?

Arbitraje frente a especulación: descripción general

Los inversores siempre hacen todo lo posible para obtener beneficios en el mercado. Después de todo, ¿no es eso de lo que se trata el comercio? Ya sean personas o instituciones, los inversores utilizan una estrategia financiera personalizada que les funciona bien. Esta estrategia solo llega después de mucho tiempo, paciencia y práctica. El arbitraje y la especulación son dos estrategias financieras muy diferentes, con distintos niveles de riesgo.

El arbitraje es bastante común entre inversores institucionales y fondos de cobertura e implica una cantidad limitada de riesgo. Este tipo de estrategia implica una posición importante en valores negociados en dos mercados diferentes a precios diferentes. El inversor lo comprará a bajo precio en un mercado y lo venderá a un precio ligeramente superior en otro mercado, obteniendo así una ganancia de la diferencia. Debido a la naturaleza de esta estrategia, normalmente no es utilizada por pequeños inversores individuales.

La especulación es posible, por otro lado. Esta estrategia no requiere una gran base de inversión y puede que no se base en las fuerzas del mercado. Se basa en suposiciones y puede involucrar cualquier forma de garantía, incluidos los bienes raíces. Si bien el riesgo de arbitraje implica una cantidad limitada de riesgo, es más probable que la especulación reciba una recompensa o una pérdida.

A continuación, describimos algunas de las diferencias clave entre estas dos estrategias financieras.

Conclusiones clave

  • El arbitraje es una estrategia financiera que implica comprar valores en un mercado y vender el mismo valor a un precio ligeramente más alto en otro mercado.
  • La especulación se basa en suposiciones y caza.
  • El arbitraje implica una cantidad limitada de riesgo, y la especulación aumenta el riesgo de pérdidas y ganancias.
  • Cualquiera puede especular, pero el arbitraje es utilizado principalmente por grandes inversores institucionales y fondos de cobertura.

Arbitraje

El arbitraje implica comprar y vender un activo simultáneamente para beneficiarse de pequeñas diferencias de precio. El arbitraje es posible debido a las ineficiencias del mercado.

Los árbitros, aquellos que utilizan el arbitraje como estrategia, a menudo compran acciones en un mercado como un mercado financiero en los EE. UU. Como la Bolsa de Valores de Nueva York (NYSE) y al mismo tiempo venden las mismas acciones en un mercado diferente como la Bolsa de Valores de Londres (LSE). . Las acciones se negociarían en dólares estadounidenses en los Estados Unidos, y en Londres, las acciones se negociarían en libras. Esto suele suceder rápidamente y, cuando se actúa en consecuencia, la oportunidad se pierde.

Como todos los mercados se mueven por las mismas acciones, las ineficiencias del mercado, las inconsistencias de precios e incluso los tipos de cambio dólar / libra pueden afectar temporalmente los precios. El arbitraje no se limita a instrumentos idénticos. En cambio, los árbitros pueden aprovechar las relaciones predecibles entre instrumentos financieros similares, como los futuros del oro y el precio subyacente del oro corporal.

Debido a que el arbitraje implica la compra y venta simultánea de un activo, es esencialmente una forma de cobertura e implica un riesgo limitado cuando se ejecuta correctamente. Tenga en cuenta que limitado no significa necesariamente un menor. Si bien existe la posibilidad de perder pequeñas fluctuaciones de precios, otros riesgos pueden ser mucho más fuertes, como la devaluación de la moneda. Dado que el arbitraje no está exento de riesgos directamente, los traders deben adaptar su situación para que aumenten los beneficios de una mayor rentabilidad.

Los árbitros tienden a ocupar puestos importantes porque quieren beneficiarse de diferencias de precio muy pequeñas. Debido a estas grandes posiciones, los inversores individuales no suelen arbitrar. En cambio, esta estrategia es utilizada principalmente por fondos de cobertura y grandes inversores institucionales.

Especulación

La especulación es una estrategia de compra y venta a corto plazo. Implica una cantidad significativa de riesgo de pérdida o ganancia. La recompensa es la principal motivación, por lo que si no se esperaba una ganancia, no habría ningún uso para la especulación. Esta estrategia suele estar impulsada por suposiciones o la búsqueda del trader, que busca beneficiarse de la subida y bajada de los precios.

La especulación es una parte muy importante del mercado. Sin él, no habría liquidez. Los participantes se limitarían a esos productores y empresas únicamente. Esto ampliaría la distribución de ofertas solicitada y haría más difícil encontrar compradores y vendedores en el mercado.

Sin especulación, no habría liquidez en los mercados y los participantes del mercado serían limitados.

A diferencia del arbitraje, cualquiera puede especular. No es necesario que tome grandes posiciones en el comercio para especular, de modo que cualquiera pueda especular sobre sus operaciones, desde inversores individuales hasta grandes instituciones.

Por lo general, existe una línea muy fina entre la inversión y la especulación. Por ejemplo, una persona puede comprar una casa como lugar para vivir. En este caso, se puede considerar que está invirtiendo su dinero. Pero si esa persona compra una propiedad con el propósito expreso de venderla rápidamente con fines de lucro, está especulando.

La especulación financiera no se limita a los tipos de valores involucrados. Puede involucrar instrumentos comerciales como bonos, materias primas, divisas y derivados. Incluso se puede utilizar en el mercado inmobiliario, como se explica en el ejemplo anterior.

Un trader, por ejemplo, puede abrir una posición larga (compra) en un contrato de futuros sobre índices bursátiles con la expectativa de aprovechar el aumento de los precios. Si el valor del índice aumenta, el trader puede cerrar la operación para obtener ganancias. Por el contrario, si el valor del índice cae, la operación podría cerrarse por una pérdida.

Los especuladores pueden intentar beneficiarse de un mercado a la baja acortando el instrumento (vendiendo en corto o simplemente vendiendo). Si los precios bajan, la posición será rentable. Sin embargo, si los precios suben, la operación puede cerrar con pérdidas.