En este momento estás viendo Banna Euroyen

¿Qué es una Euroyen Band?

El bono Euroyen, una forma de eurobono, es un tipo de título de deuda denominado en yenes japoneses. Euroyen (fuera de Japón) es emitido por una empresa no japonesa para atraer inversores no japoneses que buscan exposición a la moneda japonesa.

Conclusiones clave

  • El bono Euroyen, una forma de eurobono, es un tipo de título de deuda denominado en yenes japoneses.
  • Las empresas no japonesas emiten bonos Euroyen (fuera de Japón) para atraer inversores no japoneses que buscan exposición a la moneda japonesa.
  • El bono Euroyen permite a las empresas beneficiarse de mejores tipos de interés en el extranjero que los disponibles en su propio país, y su reducido valor nominal los hace accesibles a más inversores.
  • Los bonos Euroyen también pueden atraer a los inversores que desean reducir su carga fiscal, porque invertir fuera de sus propios países permite a los inversores pagar impuestos en casa.

Cómo funciona el bono Euroyen

Los bonos Euroyen cobraron importancia alrededor de 1984 y en los años siguientes, cuando los mercados financieros japoneses abrieron la inversión extranjera. En la actualidad, estos bonos son una forma eficaz para que una empresa no japonesa obtenga financiación de inversores que buscan exposición al yen japonés, sin operar en Japón.

Los bonos Euroyen se emiten en el mercado de eurobonos. El mercado de eurobonos está formado por bonos emitidos por empresas, fuera de sus propios países, en moneda extranjera. En el caso de los bonos Euroyen, las empresas no japonesas emiten bonos en yenes japoneses principalmente para atraer a los inversores que desean exponerse a la moneda japonesa (JPY). A pesar de ser denominados «euro», los bonos Euroyen y los eurobonos no tienen que ser negociados en Europa, por empresas europeas o para el uso del euro.

Las empresas extranjeras pueden optar por emitir bonos Euroyen para evitar las regulaciones al emitir bonos registrados en la Bolsa de Valores de Tokio (TSE). Pueden eludir la regulación del Banco de Japón (BOJ), el banco central de Japón. Sin embargo, la ley japonesa puede limitar el número de inversores a los que puede apuntar un bono Euroyen.

Al igual que los eurobonos, al emitir este tipo de bonos las empresas pueden aprovechar mejores tipos de interés en el exterior que los disponibles en su propio país. Atraen a los inversores porque, al invertir fuera de sus propios países, los inversores pueden pagar impuestos en casa. Los bonos Euroyen tienden a tener un valor nominal pequeño, lo que los hace accesibles a más inversores.

Sus altos niveles de liquidez significan que el inversor tiene la confianza de que puede negociar activamente con estos instrumentos. El trader no está obligado a realizar una inversión a largo plazo si quiere vender y reinvertir. Los bonos Euroyen y los eurobonos pueden ser excelentes formas para que los inversores protejan su dinero si su propia moneda pierde valor.

Bonos Euroyen vs Bonos Samurai

Los bonos Euroyen no son la única forma que tienen las empresas extranjeras de emitir bonos en moneda japonesa. Los bonos Samurai permiten a los emisores extranjeros recaudar fondos en yenes japoneses. Sin embargo, las bandas de samuráis están sujetas a las normativas japonesas típicas. Estos bonos pueden resultar más atractivos para las empresas que buscan profundizar sus relaciones con los inversores japoneses.

Si una empresa solo busca una estrategia de financiación a corto plazo, los bonos Euroyen pueden ser más simplificados y fáciles de configurar que los bonos Samurai. Por ejemplo, los bonos registrados en la Bolsa de Valores de Tokio deben imprimir todos los documentos en japonés. Los bonos Euroyen no están sujetos a esta regulación, lo que ahorra a los emisores un proceso de traducción potencialmente laborioso y costoso.