En este momento estás viendo Bautismo de fuego

¿Qué significa el bautismo de fuego?

“Bautismo de fuego” es una frase que se usa comúnmente para describir a una persona o empleado que está aprendiendo algo de una manera difícil a través de un desafío o dificultad.

En muchos casos, una persona que comienza un nuevo trabajo tiene que ser bautizada con fuego, lo que significa que una o más situaciones difíciles deben resolverse de inmediato. Nadie está exento del bautismo de fuego, lo que significa que los empleados nuevos y antiguos, los miembros del equipo de gestión de una empresa y otros pueden experimentarlo. La frase, que tiene sus raíces en la Biblia, se originó en Europa.

Conclusiones clave

  • El bautismo de fuego generalmente describe a una persona o empleado que aprende algo de una manera difícil a través de un desafío o dificultad.
  • Arraigada en la Biblia, la frase se originó en Europa.
  • Los empleados de Nw a menudo son entrenados mediante el bautismo de fuego porque tienen que lidiar con situaciones complejas de la vida real más temprano que tarde.

Bautismo entendiendo el fuego

Como se mencionó anteriormente, la frase bautismo por fuego tiene sus raíces en Mateo 3:11 de la Biblia. El siguiente extracto es de Nueva Versión Estándar Revisada de la Biblia: «Yo os bautizo en agua para arrepentimiento, pero el que viene después de mí, cuyo calzado no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego».

La frase fue originalmente sinónimo de una enfermedad personal que atravesó una persona. En referencias bíblicas y cristianas, el bautismo de fuego también se usa para describir el martirio de un individuo. Con el paso del tiempo, la frase se utilizó para describir la primera vez que un soldado estaba en guerra, y la batalla reflejaba el bautismo del soldado. En la mayoría de los casos, el bautismo de fuego todavía se usa como referencia a tiempos de guerra.

La vida laboral moderna se ha bautizado por fuego, principalmente en Europa. El bautismo de fuego puede referirse a la fuerza, el ingenio y el pensamiento rápido de un empleado para superar una situación, ya sea intencionalmente o por casualidad. A veces se considera una buena forma de capacitar rápidamente a un nuevo empleado. La razón es que tendrán que lidiar con situaciones complejas de la vida más temprano que tarde.

Por ejemplo, los uniformados (policías, bomberos y personal militar) pueden ser arrojados al fuego para aumentar rápidamente las exigentes demandas de sus trabajos. Al completar este bautismo o prueba, estos trabajadores deberían poder realizar sus deberes de manera efectiva porque ya han demostrado su fortaleza mental, física y emocional para sobrevivir al desafío inicial.

Si un empleado da el bautismo de fuego, debe poder manejar cualquier otra situación que surja en el trabajo.

Ejemplos de bautismo de fuego

La frase bautismo por fuego se puede utilizar para describir cualquier número de casos. Por ejemplo, un nuevo trader puede encontrar que el mercado se mueve violentamente y, a menudo, en su contra. Sobreviven a su bautismo de fuego si pueden realizar sus operaciones con poca o ninguna pérdida, sin importar en qué dirección se mueva el mercado.

De manera similar, un director ejecutivo (CEO) de una gran empresa puede enfrentar su propio bautismo por fuego repentino cuando se produce una crisis de relaciones públicas (PR). Tal vez esto se deba a que la empresa abusó físicamente de un cliente en video o debido a un problema con la línea de productos de la empresa.

Por ejemplo, en 2009, Michael McCain, director ejecutivo de la empresa canadiense de carne Maple Leaf Foods, abordó una serie de problemas después de que los embutidos de la empresa se vincularan con un brote nacional de listeriosis que dejó 22 muertos. McCain emitió una disculpa y retiró un producto extendido.

Aquí hay algunas otras situaciones en las que uno puede necesitar ser bautizado con fuego:

  • Un nuevo interno del hospital está planeando una operación de traslado de 48 horas en la sala de emergencias
  • Se solicita que un escritor sea reasignado al escritorio de Washington DC para cubrir el escándalo de la Casa Blanca y entregar la historia al editor gerente a las 5 a.m. del día siguiente.