En este momento estás viendo Beta

¿Qué es Beta?

Beta es una medida de volatilidado riesgo sistémicoseguridad o cartera en comparación con el mercado en su conjunto. Beta se utiliza en el modelo de fijación de precios de activos de capital (CAPM), que describe la relación entre el riesgo sistémico y el rendimiento esperado de los activos (normalmente acciones). El CAPM se usa ampliamente como un medio para fijar el precio de los valores de riesgo y generar estimaciones de los rendimientos esperados de los activos, considerando tanto el riesgo de esos activos como el costo de capital.

Conclusiones clave

  • Beta, utilizado principalmente en el modelo de fijación de precios de activos de capital (CAPM), es una medida de la volatilidad, o riesgo sistemático, de un valor o cartera en relación con el mercado en su conjunto.
  • Los datos beta de una acción individual solo pueden proporcionar al inversor una aproximación de la cantidad de riesgo que la acción representará para una cartera (probablemente) diversificada.
  • Para que la beta sea significativa, la acción debe estar relacionada con el índice de referencia utilizado en el cálculo.

4:00

Entendiendo Beta

Cómo funciona Beta

El coeficiente beta puede medir la volatilidad de una acción individual frente al riesgo sistémico de todo el mercado. En términos estadísticos, beta representa la pendiente de la línea a través de la regresión de puntos de datos. En términos de finanzas, cada uno de estos puntos de datos representa los rendimientos de las acciones individuales frente a los rendimientos del mercado en su conjunto.

Beta describe eficazmente la actividad de devolución de valores a medida que responde a las oscilaciones del mercado. La beta de los valores se calcula dividiendo el producto del rendimiento de los valores y los rendimientos del mercado por el rendimiento de los rendimientos del mercado durante un período específico.

El cálculo para beta es el siguiente:

Coeficiente beta(β)=Conurbación(R.mi,R.metro)Diferencias(R.metro)dónde:R.mi=la devolución de existencias individualesR.metro=el rendimiento general del mercadoConurbación=cómo los cambios en las acciones vuelvenrelacionados con cambios en los rendimientos del mercadoDiferencias=cuánto tiempo se han extendido los puntos de datos del mercadofuera de su valor medio begin {alineado} & text {coeficiente beta} ( beta) = frac { text {Covarianza} (R_e, R_m)} { text {Varianza} (R_m)} \ & textbf {lugar:} \ & R_e = text {rendimiento de acciones individuales} \ & R_m = text {rendimiento total del mercado} \ & text {Covariance} = text {cómo se realizan los cambios en los rendimientos de acciones} & text { relacionado con cambios en los retornos del mercado} \ & text {Varianza} = text {cuánto tiempo se extienden los puntos de datos del mercado} \ & text {de su valor promedio} \ end {alineado}

Coeficiente beta(β)=Diferencias(R.metro)Conurbación(R.mi,R.metro)dónde:R.mi=la devolución de existencias individualesR.metro=el rendimiento general del mercadoConurbación=cómo los cambios en las acciones vuelvenrelacionados con cambios en los rendimientos del mercadoDiferencias=cuánto tiempo se han extendido los puntos de datos del mercadofuera de su valor medio

El cálculo beta se utiliza para ayudar a los inversores a comprender si una acción se mueve en la misma dirección que el resto del mercado. También proporciona una indicación de cuán volátil, o cuán arriesgado, es una acción en relación con el resto del mercado. Para que la versión beta proporcione información útil, el mercado utilizado como punto de referencia debe ser relevante para las acciones. Por ejemplo, el cálculo de la beta de un ETF de bonos utilizando el S&P 500 como punto de referencia no le daría a un inversionista mucha información útil porque los bonos y las acciones son muy diferentes.

En última instancia, un inversor utiliza la versión beta para intentar medir cuánto riesgo agrega una acción a una cartera. Si bien una acción que se desvía muy poco del mercado no agrega mucho riesgo a una cartera, no aumenta el potencial de mayores retornos.

Para garantizar que una acción en particular se esté comparando con el índice de referencia correcto, debe tener un valor R cuadrado alto para el índice de referencia. Un R-cuadrado es una medida estadística que muestra el porcentaje de movimientos históricos del precio de los valores que pueden explicarse por los movimientos en el índice de referencia. Usando beta para determinar la magnitud del riesgo sistémico, un valor con un valor alto de R cuadrado, para su punto de referencia, puede representar un punto de referencia más relevante.

Por ejemplo, un fondo negociado en una bolsa de oro (ETF), como SPDR Gold Shares (GLD), está vinculado al rendimiento de los lingotes de oro.Como resultado, un ETF de oro tendría una relación beta baja y R cuadrada con el S&P 500.

Una forma de que un inversor en acciones considere el riesgo es dividirlo en dos categorías. La primera categoría se llama riesgo sistémico, que es el riesgo de que el mercado general disminuya. La crisis financiera de 2008 es un ejemplo de evento de riesgo sistemático; ninguna diversificación podría evitar que los inversores perdieran valor en sus carteras de acciones. El riesgo sistémico también se denomina riesgo invariante.

El riesgo incierto, también conocido como riesgo variable, es la incertidumbre de una acción o industria individual. Por ejemplo, el anuncio sorpresa de que la empresa Lumber Liquidators (LL) vendía pisos de madera con niveles peligrosos de formaldehído en 2015 es un ejemplo de riesgo no sistémico.Fue un riesgo específico para esa empresa. El riesgo no sistémico puede mitigarse parcialmente mediante la diversificación.

Tipos de valores beta

Valor beta equivalente a 1.0

Si una acción tiene beta 1.0, sugiere que existe una fuerte correlación entre su actividad de precios y el mercado. Las acciones con beta 1.0 tienen riesgo sistémico. Sin embargo, el cálculo beta no puede detectar ningún riesgo no sistémico. Agregar acciones a una cartera con beta 1.0 no agrega riesgo a la cartera, pero no aumenta la probabilidad de que la cartera proporcione un rendimiento excesivo.

Valor beta menor que uno

Un valor beta de menos de 1.0 significa que el valor es teóricamente más rápido que el mercado. Si esta acción está incluida en una cartera, es menos riesgosa que la misma cartera sin la acción. Por ejemplo, las acciones de servicios públicos a menudo tienen betas bajas porque tienden a moverse más lentamente que el promedio del mercado.

Valor beta más de uno

Una beta superior a 1.0 indica que el precio del valor es, en teoría, más volátil que el mercado. Por ejemplo, si la beta de una acción es 1.2, se supone que es un 20% más volátil que el mercado. Las acciones de tecnología y las acciones de pequeña capitalización tienden a tener betas más altas que el índice de referencia del mercado. Esto sugiere que agregar acciones a una cartera aumentará el riesgo de la cartera, pero puede aumentar el rendimiento esperado.

Valor beta negativo

Algunas acciones tienen betas negativas. Beta -1.0 significa que existe una correlación inversa entre la acción y el índice de referencia del mercado. Esta acción podría considerarse como un espejo opuesto a las tendencias de referencia. Las opciones de adición y los ETF inversos están diseñados para tener betas negativas. También hay algunos grupos industriales, como los mineros de oro, donde la beta negativa también es común.

Beta en teoría vs Beta en práctica

La teoría del coeficiente beta supone que los rendimientos de las acciones suelen estar distribuidos estadísticamente. Sin embargo, los mercados financieros son propensos a grandes sorpresas. De hecho, las devoluciones no suelen distribuirse. Por lo tanto, lo que podría predecir una beta de acciones sobre el movimiento futuro de las acciones no siempre es cierto.

Las acciones con una beta muy baja pueden tener variaciones de precio más pequeñas, pero aún pueden estar en una recesión a largo plazo. Entonces, si una acción en declive se coloca con una beta baja, el riesgo en una cartera se reduce solo si el inversionista define el riesgo estrictamente en términos de volatilidad (en lugar de como el potencial de pérdida). Desde un punto de vista práctico, es poco probable que un valor beta bajo en descenso mejore el rendimiento de la cartera.

Del mismo modo, las acciones de beta alta que son volátiles al alza aumentarán en gran medida el riesgo de la cartera, pero también pueden aumentar las ganancias. Se recomienda a los inversores que utilizan beta para evaluar una acción que la consideren desde otras perspectivas, como factores fundamentales o técnicos, antes de asumir que agregará o eliminará un riesgo de una cartera.

Desventajas de Beta

Si bien la versión beta puede ofrecer información útil al evaluar acciones, tiene algunas limitaciones. Beta es útil para determinar el riesgo de seguridad a corto plazo y para analizar la volatilidad a fin de lograr costos de capital cuando se usa el CAPM. Sin embargo, dado que beta se calcula utilizando puntos de datos históricos, es menos significativo para los inversores que intentan predecir los movimientos futuros de las acciones.

Beta es menos útil para inversiones a largo plazo, ya que la volatilidad de las acciones puede variar mucho de un año a otro, dependiendo de la etapa de crecimiento de la empresa y otros factores.