En este momento estás viendo Calderería

¿Qué es un boilerplate?

La placa de caldera se utiliza para referirse a textos, documentación, métodos o procedimientos estandarizados. “Replanteo” también puede usarse como un término dispar para referirse a la falta de originalidad o esfuerzo sincero en cualquier actividad. En el campo del derecho contractual, los documentos contienen un lenguaje repetitivo, un lenguaje que se considera genérico o estándar en los contratos.

Los documentos de caldera se utilizan comúnmente para aumentar la eficiencia y la estandarización en la estructura legal y el lenguaje, incluidos los contratos, los prospectos de inversión y los contratos de emisión de bonos.

Conclusiones clave

  • El lenguaje repetitivo es un texto uniforme que puede encontrar en varios documentos estándar, como los contratos.
  • Las citas de plantilla de texto a menudo forman parte de plantillas que son fáciles de completar y personalizar posteriormente.
  • El término también se utiliza en el mundo de la informática para describir los botones de código utilizados en varios programas.

Cómo funciona un texto repetitivo

La placa de caldera se usa a menudo cuando un formulario o documento se puede reutilizar en un nuevo contexto sin cambios significativos en el texto. Por ejemplo, un banco puede utilizar un contrato estándar para todos los que soliciten un préstamo hipotecario.

Los empleados del banco y los solicitantes de préstamos pueden completar los espacios en blanco o seleccionar listas de casillas de verificación, según las circunstancias, en lugar de crear un documento completamente nuevo para cada nuevo solicitante. Estos documentos generalmente no se modifican para que las partes que los utilicen no sean engañadas y acepten condiciones desfavorables que pueden llevar a cambios incluso menores en el texto de la placa del crimen.

Historia del boilerplate

En el siglo XIX, una placa de caldera se refiere a una placa de acero utilizada como plantilla en la construcción de calderas de vapor. Estas placas de metal estandarizadas recordaron a los editores el trabajo trillado y sin encuadernar que los anunciantes y otros a veces envían para su publicación. La profesión legal comenzó a usar el término ya en 1954, cuando un artículo de la Bedford Gazette criticaba las calderas porque a menudo contenían letra pequeña diseñada para establecer la ley.

Hoy en día, las empresas suelen utilizar «cláusulas estándar» en los contratos, acuerdos de compra y otros documentos formales. Las cláusulas estándar están diseñadas para proteger a las empresas de cometer errores o errores legales en el idioma. La redacción de estos extractos generalmente no se negocia con los clientes, que a menudo firman documentos delictivos sin leerlos o comprenderlos realmente. Este tipo de placa criminal, a menudo escrita por una parte con mejor poder de negociación y presentada a una parte más débil, a menudo se conoce como un contrato de adhesión en la profesión legal. Los tribunales pueden dejar de lado las disposiciones de dichos contratos si los consideran coercitivos o injustos.

Lenguaje repetitivo en el mundo moderno

En la actualidad, el término placa de caldera se aplica ampliamente en varios entornos para referirse a un método, forma o procedimiento estandarizado. Los programadores hablan de usar código criminal para escribir un nuevo programa porque los programas modernos pueden contener miles de millones de líneas de código y es casi imposible escribirlos desde cero.

Para marketing y relaciones públicas, el texto estándar se refiere a bloques de lenguaje en materiales de marketing o comunicados de prensa que rara vez cambian. A menudo se escriben para comunicar la misión de una empresa o presentarla de manera positiva y comúnmente se agregan a la variedad de sus publicaciones, comunicados de prensa o páginas web, incluida la página «Acerca de nosotros» en muchos sitios web.