En este momento estás viendo Calificación de calidad de activos

La calificación de calidad de activos se refiere a la evaluación del riesgo crediticio asociado con un activo en particular, como un bono o una cartera de acciones. El nivel de eficiencia al que un administrador de inversiones controla y monitorea el riesgo crediticio influye en gran medida en la calificación otorgada. Y debido a que la calidad de los activos es un determinante importante del riesgo que afecta en gran medida la liquidez y los costos, los analistas hacen todo lo posible para garantizar que emitan las evaluaciones más precisas posibles. Después de todo, su pronunciación puede tener un efecto profundo en el estado general de una empresa, banco o cartera en los próximos años.

Los analistas consideran una multitud de factores al emitir calificaciones de calidad de activos, incluida la diversificación de la cartera, la eficiencia operativa y cómo los marcos regulatorios existentes pueden o no limitar el riesgo crediticio. Una calificación “única” indica que un activo es de alta calidad y tiene poco riesgo crediticio. Es probable que dicha calificación se asigne a las letras del Tesoro ultraseguras del gobierno de EE. UU. (T-Bills). En el otro extremo del espectro, los activos con déficits crediticios significativos, como los bonos basura emitidos por corporaciones de alto riesgo, probablemente recibirán una calificación de “cinco”.