fbpx

¿Qué es el Capital Intensivo?

El término “intensivo en capital” se refiere a procesos de negocios o industrias que requieren una inversión significativa para producir un bien o servicio y, por lo tanto, tienen un alto porcentaje de activos fijos, como propiedad, planta y equipo (PP&E). Las empresas de industrias intensivas en capital suelen estar marcadas por altos niveles de depreciación.

1:26

Capital intensivo

Entendiendo el Capital Intensivo

Las industrias intensivas en capital tienden a tener altos niveles de apalancamiento operativo, es decir, la relación entre costos fijos y costos variables. Como resultado, las industrias intensivas en capital requieren un alto volumen de producción para proporcionar un rendimiento adecuado de la inversión. Esto también significa que pequeños cambios en las ventas pueden generar grandes cambios en las ganancias y el rendimiento del capital invertido.

Debido a su alto apalancamiento operativo, las industrias intensivas en capital son mucho más vulnerables a las desaceleraciones económicas en comparación con las empresas intensivas en mano de obra porque todavía tienen que pagar costos fijos, como plantas generales y depreciación de equipos. Estos costos deben pagarse incluso cuando la industria está en recesión.

Ejemplos de industrias intensivas en capital incluyen la fabricación de automóviles, la producción de petróleo y el refinado, la producción de acero, las telecomunicaciones y los sectores de transporte (por ejemplo, ferrocarriles y aerolíneas). Todas estas industrias requieren enormes cantidades de inversión de capital.

La intensidad de capital se refiere al peso de los activos de una empresa, incluidas las plantas, la propiedad y el equipo, en relación con otros factores de producción.

Medición de la intensidad de capital

Además del apalancamiento operativo, la intensidad de capital de una empresa se puede medir calculando la cantidad de activos necesarios para producir dólares de ventas, que son los activos totales divididos por las ventas. Esta es la inversa del índice de rotación de activos, un indicador de la eficiencia con la que una empresa usa sus activos para generar ingresos.

Otra forma de medir la intensidad de capital de una empresa es comparar los costos de capital con los costos laborales. Por ejemplo, si una empresa gasta $ 100.000 en gastos de capital y $ 30.000 en mano de obra, es más probable que sea intensiva en capital. De manera similar, si una empresa gasta $ 300,000 en mano de obra y solo $ 10,000 en gastos de capital, significa que la empresa está más enfocada en servicios o mano de obra.

Conclusiones clave

  • La intensidad del capital se puede medir comparando los costos de capital y mano de obra.
  • Las empresas intensivas en capital suelen tener altos costos de depreciación y apalancamiento operativo.
  • El índice de intensidad de capital es el total de activos dividido por las ventas.

Impacto de la austeridad del capital en las ganancias

Las empresas intensivas en capital suelen utilizar una gran cantidad de apalancamiento financiero, ya que pueden utilizar plantas y equipos como garantía. Sin embargo, tanto el alto apalancamiento operativo como el apalancamiento financiero plantean un alto riesgo si las ventas caen inesperadamente.

Debido a que las industrias intensivas en capital tienen altos costos de depreciación, los analistas que comprenden industrias intensivas en capital a menudo devuelven la depreciación a los ingresos netos utilizando una métrica conocida como ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (EBITDA). El uso de EBITDA, en lugar de la utilidad neta, facilita la comparación del desempeño de empresas de la misma industria.