En este momento estás viendo Capitalismo consciente

¿Qué es el capitalismo consciente?

El término capitalismo consciente se refiere a una filosofía económica y política socialmente responsable. La razón fundamental detrás del capitalismo consciente es que las empresas deben operar éticamente mientras obtienen ganancias. Esto significa que deben considerar servir a todas las partes interesadas, incluidos sus empleados, la humanidad y el medio ambiente, no solo a sus equipos de gestión y accionistas. El cofundador de Whole Foods, John Mackey, y el profesor de marketing Raj Sisodia crearon la idea del capital consciente.

Conclusiones clave

  • El capitalismo consciente es una filosofía económica y política socialmente responsable creada por John Mackey y Raj Sisodia.
  • Los partidarios creen que las empresas deben trabajar de manera ética sirviendo los intereses de todas las partes interesadas involucradas, no solo la administración corporativa y los accionistas.
  • Los cuatro principios rectores detrás del capitalismo consciente incluyen un propósito superior, orientación a las partes interesadas, liderazgo consciente y cultura consciente.

Entendiendo el capitalismo consciente

El cofundador y co-director ejecutivo de Whole Foods, John Mackey, y el profesor de marketing y conferencista Raj Sisodia acuñaron el concepto de capitalismo consciente en su libro «Capitalismo consciente: liberando el espíritu heroico de los negocios». Sisodia, que ahora enseña en Babson College, era profesora en la Universidad de Bentley en ese momento. Los dos también son cofundadores de Conscious Capitalism, una organización sin fines de lucro que ha negociado en más de dos docenas de ciudades de EE. UU. Y otros 10 países.

La creencia del capitalismo consciente reconoce que, si bien el capitalismo de libre mercado es el sistema más poderoso para la cooperación social y el progreso humano, la gente puede querer lograr más. No minimiza la búsqueda de beneficios, pero fomenta la asimilación de todos los intereses comunes en el plan de negocios de una empresa.

El credo abarca la competencia, el espíritu empresarial, la libertad de comercio, el estado de derecho y el intercambio voluntario. Pero también se construye sobre los cimientos de este capitalismo tradicional al agregar a la fórmula elementos como la confianza, la empatía, la cooperación y la creación de valor. Si bien las ganancias de reserva en el capitalismo consciente no despegan, la filosofía enfatiza hacerlo de una manera que integre los intereses de todos los principales interesados ​​en una empresa.

Hay cuatro principios rectores detrás del concepto:

  • Propósito superior: Un negocio que se adhiere a los principios del capitalismo consciente se enfoca en un propósito más que en ganancias puras. Al hacerlo, inspira y motiva a sus principales interesados.
  • Orientación a las partes interesadas: Las empresas tienen múltiples partes interesadas, incluidos clientes, empleados, proveedores, inversores, entre otras cosas. Algunas empresas se centran en volver a sus accionistas para excluir todo lo demás. El negocio consciente, por otro lado, se enfoca en todo el ecosistema empresarial para crear y optimizar valor para todas sus partes interesadas.
  • Liderazgo de la conciencia: Los líderes conscientes enfatizan la actitud de «nosotros» en lugar de «yo» para impulsar el negocio. Al hacerlo, trabajan para fomentar una cultura de capitalismo consciente en la empresa.
  • Cultura consciente: La cultura empresarial es la suma de los valores y principios que configuran el marco social y moral de la empresa. La cultura consciente es una cultura en la que las políticas del capitalismo consciente pasan por el emprendimiento, fomentando un espíritu de confianza y cooperación entre todos los interesados.

Ventajas del capitalismo de la conciencia

El capitalismo consciente es ahora un concepto cada vez más común en el mundo empresarial. De hecho, un número cada vez mayor de empresas ha adoptado sus principios, incluidos Total Food Market, Starbucks, The Container Store y Trader Joe’s. Las corporaciones que rechazan la filosofía pueden jugar sus posiciones en detrimento de los ingresos y las ganancias.

Dada la creciente popularidad de la inversión socialmente responsable, las empresas que rechazan el capitalismo consciente pueden tener un impacto negativo en sus ganancias e ingresos.

Las empresas que adoptan esta filosofía reciben importantes recompensas. Muchos consumidores e inversores consideran el impacto de las empresas en el medio ambiente. Estas partes interesadas buscan negocios que alineen los principios morales con los valores corporativos. Según un informe de Nielsen de 2014 titulado Global Survey of Corporate Social Responsibility, el 55% de los consumidores dijeron que preferirían gastar más en productos y servicios que apoyan causas dignas. Este es un aumento en el sentimiento positivo del 50% informado en el informe de 2012.

Crítica al capitalismo consciente

Si bien puede haber una actitud generalmente favorable hacia la idea de capital consciente, eso no significa que no haya alguna crítica.

Uno de los conceptos erróneos más comunes que extraen los críticos es que los capitalistas conscientes creen que pueden resolver problemas dentro de la estructura corporativa. Pero se dice lo contrario que está en contra de la filosofía. También dicen que este ideal puede no ser necesariamente bien recibido por los inversores que, en su mayor parte, tienen buenos resultados.

Otros críticos dicen que el deber debería depender solo del ámbito de los negocios, especialmente del sector privado. Estos críticos dicen que la responsabilidad de posibilitar el cambio a través de las políticas públicas proviene de los esfuerzos colectivos de los líderes.