fbpx
Ciencias económicas/ Macroeconomía

¿Cómo ayudan los bancos de inversión a la economía?

Los bancos de inversión tienen dos funciones generalmente reconocidas: intervención en el mercado de capitales y negociación. Éstas son diferentes y separadas de las funciones típicamente asociadas con los bancos comerciales, que aceptan depósitos y otorgan préstamos. Los bancos de inversión son agentes fundamentales en la formación de capital y la fijación de precios. También ayudan a coordinar el consumo actual y futuro.

Si bien las funciones de la banca de inversión y la banca comercial son diferentes, la distinción entre los bancos de inversión y comerciales en los Estados Unidos es más significativa que en el resto del mundo.

Conclusiones clave

  • Los bancos de inversión son grandes instituciones financieras que ayudan a las empresas locales y globales con la financiación de capital, así como con el comercio.
  • Ayudan a las empresas a cotizar en bolsa, a suscribir ofertas de bonos y a participar en inversiones y comercio de propiedad.
  • Los bancos de inversión ayudan a los mercados financieros en general y a la economía al emparejar a vendedores e inversores, lo que agrega liquidez a los mercados.
  • Las actividades de los bancos hacen que el desarrollo financiero sea más eficiente y promueven el crecimiento empresarial, lo que a su vez ayuda a la economía.

Bancos de inversión vs. Bancos comerciales

En 1933, el Congreso de los Estados Unidos aprobó la Ley Glass-Steagall. Una de las disposiciones clave de la ley creó una distinción legal entre las operaciones de un banco de inversión y un banco comercial.

Además, era ilegal que una sola empresa actuara como banco comercial y de inversiones, o que cualquier sociedad holding tuviera empresas asociadas de ambos tipos.

Los bancos de inversión ya no podían aceptar depósitos ni prestar. Los bancos comerciales de Estados Unidos ya no podían tener garantías reales, aunque no se aplicaban tales restricciones a las inversiones extranjeras.Estas barreras fueron eliminadas por la Ley Gram-Leach-Bliley de 1999.

Estados Unidos es el único país que de alguna manera ha separado legalmente la banca comercial y de inversión.

Banca de inversión y desarrollo de capital

En las economías mixtas contemporáneas, los gobiernos y las grandes empresas dependen de los bancos de inversión para recaudar fondos. Tradicionalmente, los bancos de inversión son los que venden valores a esos inversores. Un mercado se llama «agregar liquidez».

Por su papel, los banqueros de inversión son recompensados ​​como intermediarios o intermediarios. Al emparejar a los productores con los ahorradores, el desarrollo financiero se vuelve más eficiente y las empresas crecen más rápido.

Existe cierto debate sobre por qué el costo de la intermediación financiera aumentó durante gran parte del siglo XX. Los costos de la mayoría de los otros tipos de negocios disminuyeron durante el mismo período, pero aumentó el porcentaje de transacciones financieras que se destinaron a banqueros de inversión. Esto parece indicar que la industria no fue tan eficiente.

Coordinar el consumo pasado y futuro

Los bancos de inversión trabajan con los bancos comerciales para ayudar a determinar las tasas de interés vigentes en el mercado. Aunque existen diferentes tipos de interés para productos comerciales y de inversión, los tipos de interés se afectan entre sí.

Por ejemplo, si fuera posible ganar un interés del 2% en un certificado de depósito a dos años o un interés del 4% en un Tesoro a dos años, los inversores subirían el precio de los Fondos (reducirían el rendimiento) y se alejarían de los bonos ( los bancos ofrecerían aumentar la tasa). De esta forma, las tasas de interés tienden a moverse en la dirección opuesta.

Las tasas de interés del mercado también determinan qué tan rentable es ahorrar y qué tan caro es pedir prestado. Esto ayuda a coordinar el uso de recursos a lo largo del tiempo. Cuando las tasas de interés son altas, se ahorrará más dinero para el consumo futuro. Lo contrario ocurre cuando las tasas son bajas.

Cuanto más efectivos sean los bancos de inversión para establecer las tasas de interés de mercado, más eficientemente se podrán coordinar los recursos entre las necesidades actuales y futuras.