En este momento estás viendo ¿Cómo ayudan los subsidios gubernamentales a la industria?

¿Los subsidios ayudan a la economía?

Los subsidios del gobierno ayudan a la industria pagando parte del costo de producir un bien o servicio ofreciendo créditos fiscales o reembolsos o pagando parte del costo que un consumidor pagaría por comprar un bien o servicio.

Efecto de la subvención en las adquisiciones

Los gobiernos buscan implementar subsidios para estimular la producción y el consumo en industrias específicas. Cuando se aplican subsidios gubernamentales al proveedor, la industria puede permitir que sus productores produzcan más bienes y servicios. Esto aumenta la oferta general de ese bien o servicio, aumenta la cantidad demandada por ese bien o servicio y reduce el precio general del bien o servicio.

En este sentido, cuando el gobierno subsidia al proveedor, resulta en una situación de beneficio mutuo tanto para el proveedor como para el consumidor. En esencia, el proveedor lo usa como si los bienes se estuvieran vendiendo a un precio más alto y pudieran producir más del producto. Mientras tanto, los consumidores pueden disfrutar del producto a un precio más económico, ya que los proveedores no tienen que cobrar tarifas exorbitantes para superar la producción.

Dado que el gobierno ayuda a los proveedores a través de créditos fiscales o reembolsos, el precio general más bajo de sus bienes y servicios es más que compensado por los ahorros que reciben.

Créditos fiscales

Desde la perspectiva del consumidor, los subsidios gubernamentales pueden ayudar a los consumidores potenciales con el costo de un bien o servicio, generalmente a través de créditos fiscales. Por ejemplo, el paso a fuentes de energía más renovables es un gran ejemplo de esto. Con modelos aún más nítidos de economía verde, la demanda actual para la compra de nueva tecnología de ahorro de energía es baja. Para beneficiar a los consumidores, los subsidios gubernamentales o los créditos fiscales pueden ayudar con este alto costo de adopción. Cuando los consumidores rechacen sus hogares con paneles solares, el gobierno otorgará un crédito fiscal a las personas y los hogares para compensar el alto precio de comprar nuevos paneles solares.

En este sentido, los subsidios orientados al consumidor no necesariamente aumentan la oferta, ya que no se alienta ni se compensa a los productores para que produzcan más. Sin embargo, los créditos fiscales compensarán los precios al consumidor más altos, de modo que el margen se revierte a los productores.

De manera similar, algunos estados otorgan un crédito fiscal o un subsidio para la compra de un vehículo eléctrico o híbrido. Esto ayuda a la industria de las energías renovables al permitir que más consumidores compren los productos de esa industria, sin absorber el costo total.

La línea de fondo

Los subsidios gubernamentales pueden ayudar a la industria tanto del lado del proveedor como del consumidor, sin importar a qué territorio se apliquen. Para implementar los subsidios, los gobiernos deben aumentar los impuestos o reasignar los impuestos de los presupuestos existentes. También existe el argumento de que los incentivos subsidiados reducen los incentivos de las empresas para reducir costos. Sin embargo, ya sea aumentando la oferta a través de subsidios del lado del proveedor o ayudando a los consumidores con altos costos de adopción a través de créditos fiscales, está claro que la intervención del gobierno en una economía de mercado tiene impactos en la vida real para ambas partes.