fbpx
Análisis técnico/ Educación básica en análisis técnico

¿Cómo leo e interpreto un oscilador estocástico?

Desarrollado por George C. Lane en la década de 1950, el oscilador estocástico es una de las pocas métricas de impulso utilizadas por analistas y operadores para predecir reversiones potenciales. En lugar de medir el precio o el volumen, el oscilador estocástico compara el último precio de cierre con el rango de un período determinado. El período estándar es de 14 días, aunque se puede ajustar para satisfacer necesidades analíticas específicas. El oscilador estocástico se calcula restando el mínimo del período del precio de cierre actual, dividiendo el rango total del período y multiplicándolo por 100. Por ejemplo, si el máximo de 14 días es 150, t es 125 -bajo y el actual está cerca de 145, entonces la lectura de la sesión actual fue (145-125) / (150-125) * 100, o 80. Al comparar el precio actual y el rango en el tiempo, el oscilador estocástico muestra la consistencia que cierra el precio. cerca de máximos o mínimos recientes.

El oscilador estocástico tiene un rango limitado, lo que significa que siempre está entre 0 y 100. Esto lo convierte en un indicador útil de condiciones de compra excesiva y generalizadas. Tradicionalmente, las lecturas superiores a 80 se consideran en el rango de sobreventa, mientras que las lecturas inferiores a 20 se consideran sobrevendidas. Sin embargo, estos no siempre indican una reversión inminente; Las tendencias muy fuertes pueden sostener condiciones de compra excesiva o generalizadas durante mucho tiempo. En cambio, los operadores deben buscar cambios en el oscilador estocástico para obtener pistas sobre cambios de tendencia futuros.

Un gráfico de oscilador estocástico generalmente consta de dos líneas: una que muestra el valor real del oscilador para cada sesión y otra que muestra su promedio móvil simple de tres días. Debido a que se espera que el precio continúe con el impulso, se cree que estas dos líneas se cruzan con una señal de que puede haber una inversión en proceso, ya que indica un gran cambio en el impulso de un día a otro.

La variación entre el oscilador estocástico y la acción del precio de tendencia se considera una señal inversa importante. Por ejemplo, cuando una nueva tendencia bajista alcanza un mínimo más bajo, pero el oscilador bajo imprime más alto, puede ser un indicador de que un bajista está agotando su impulso y una reversión alcista está disminuyendo.