fbpx
Macroeconomía/ Ciencias económicas

¿Cómo puede influir la industria en las economías nacionales de los PMA?

La industria, el período de transición de una economía agrícola a una economía urbana de producción masiva, acompaña a todos los períodos de crecimiento sostenido del producto interno bruto (PIB) en la historia registrada. Las naciones industrializadas albergan a menos del 20% de la población mundial, pero aún representan más del 70% de la producción mundial. La transición de la sociedad agraria a la industrial no siempre es fluida, pero es un paso necesario para escapar de la pobreza insuperable que se encuentra en los países menos desarrollados (PMA).

Industria

El primer período de industrialización tuvo lugar en Gran Bretaña entre 1760 y 1860. Los historiadores no están de acuerdo sobre la naturaleza precisa y las causas de esta primera Revolución Industrial, pero fue el primer período de consolidación del crecimiento económico en la historia mundial. La industria llegó a los Estados Unidos a principios del siglo XIX y finalmente se extendió a la mayoría de las naciones de Europa occidental antes del cambio de siglo.

Hay dos aspectos ampliamente aceptados de la industria: un cambio en los principales tipos de actividad laboral (de la agricultura a la manufactura) y el nivel productivo de la producción económica. Este proceso incluye una tendencia general de las poblaciones a urbanizarse y desarrollar nuevas industrias.

Efectos de la industria

La investigación económica e histórica muestra en gran medida que la industria está vinculada al aumento de la educación, una vida útil más larga, ingresos individuales y nacionales crecientes y una mejor calidad de vida en general.

Por ejemplo, cuando Gran Bretaña se estaba industrializando, el ingreso nacional total aumentó en más del 600% de 1801 a 1901. Para 1850, los trabajadores en los Estados Unidos y Gran Bretaña ganaban en promedio 11 veces más que los trabajadores en las naciones no industrializadas.

Se ha demostrado que estos efectos son permanentes y acumulativos. En 2000, el ingreso per cápita en los países totalmente industrializados era 52 veces mayor que en los países no industrializados. La industria altera y desplaza el trabajo tradicional, alentando a los trabajadores hacia una actividad más valiosa y productiva acompañada de mejores bienes de capital.

Industria de Hong Kong

Quizás ninguna industria ha sido tan rápida, inesperada y transformadora como la que tuvo lugar en Hong Kong entre 1950 y 2000. En menos de dos generaciones, el pequeño territorio de Asia se ha convertido en una de las poblaciones más ricas del mundo.

Hong Kong tiene solo 1.000 kilómetros cuadrados de tamaño. La tierra y los recursos naturales de las principales potencias industriales como Estados Unidos y Alemania no existen. Su período de industrialización se inició con las exportaciones textiles. Atrajo a más y más empresas extranjeras para operar en Hong Kong, donde los impuestos eran bajos, no había leyes de salario mínimo y no había aranceles ni subsidios para el comercio internacional.

En 1961, el gobernador británico de Hong Kong, Sir John James Cowperthwaite, estableció una política de no intervención positiva en la ex colonia. Entre 1961 y 1990, la tasa media de crecimiento del PIB en Hong Kong se situó entre el 9% y el 10%. La tasa de crecimiento de cinco años más baja, de 1966 a 1971, fue todavía del 7,6% anual.

Un gran número de pequeñas y medianas empresas participaron en la industria en Hong Kong. A pesar de que el gobierno de Hong Kong no tenía políticas pro-industriales, el capital de riesgo de inversión llegó a Hong Kong desde el exterior, aunque no desde China, que prohibió el comercio con su vecino. A partir de 2020, el ingreso anual promedio de Hong Kong fue de aproximadamente $ 56,643. En 1960, antes de la industrialización, apenas superaba los 3245 dólares en dólares de 2020.

Crecimiento futuro

El crecimiento de la economía mundial vendrá principalmente de los países en desarrollo, ya que aún necesitan industrializarse y, finalmente, tendrán la capacidad para hacerlo. En enero de 2020, el Fondo Monetario Internacional (FMI) estableció su perspectiva global para 2020, con las mayores cifras de crecimiento provenientes de los países en desarrollo.

El FMI pronosticó que el crecimiento económico en EE. UU. Sería del 2%, en la zona euro sería del 1,3%, el Reino Unido, el 1,4% y Japón, el 0,7%. Esto puede contrastarse con el crecimiento económico esperado para los países en desarrollo, que se espera sea del 5,8% en India, 6% en China, 2,5% en Europa desarrollada, 3,5% en África subsahariana y 2,8% en Oriente Medio y Central. Asia.

Todas las tasas de crecimiento de las regiones en desarrollo del mundo son más altas que las de los países desarrollados. A medida que estos países tengan la oportunidad de industrializarse, seguirán creciendo hacia la modernización de los países actualmente desarrollados.

La línea de base

La Revolución Industrial tuvo un efecto profundo en el mundo, tanto al aumentar la producción de manera más eficiente como al mejorar la calidad de vida de las personas en las naciones industrializadas. Dado que los países en desarrollo no están completamente industrializados, seguirán beneficiándose de ello, lo que generará fuertes niveles de crecimiento y mejores condiciones generales para sus poblaciones.