En este momento estás viendo Comprender el resultado negativo de la equidad (DES): ¿siempre es malo?

Las empresas que reportan pérdidas son más difíciles de valorar que aquellas que reportan ganancias consistentes. Cualquier métrica que utilice el ingreso neto se anula como entrada cuando una empresa informa ganancias negativas. Una de esas métricas es el rendimiento sobre el capital (ROE). Sin embargo, no todas las empresas con DES negativo son siempre malas inversiones.

Conclusiones clave

  • El rendimiento del capital social (DES) se mide como el ingreso neto dividido por el capital contable.
  • Cuando una empresa incurre en una pérdida, por lo que no hay ingresos netos, los rendimientos de capital son negativos.
  • El DES no tiene por qué ser negativo, especialmente cuando la mejora del negocio genera costes, por ejemplo, a través de la reestructuración.
  • Si el ingreso neto es negativo, el flujo de caja libre se puede utilizar en su lugar para comprender mejor la situación financiera de la empresa.
  • Si, por alguna buena razón, el ingreso neto es constantemente negativo, es motivo de preocupación.
  • Las empresas nuevas, como las empresas emergentes, suelen tener muchos años de pérdidas antes de volverse rentables, por lo que los rendimientos de las acciones son una mala medida de su éxito y potencial de crecimiento.

Rentabilidad de informes de capital (DES)

DES = Ingresos netos / Patrimonio de los accionistas

En la fórmula DES, el numerador es el ingreso neto o las ganancias de referencia informadas en el estado de resultados de una empresa. El denominador es el capital social o, más específicamente, el capital contable.

Cuando el ingreso neto es negativo, DES también será negativo. Para la mayoría de las empresas, se estima que el nivel de DES es de alrededor del 10% y cubre sus costos de capital.

Cuando el ROE engaña a las empresas establecidas

Una empresa puede reportar un ingreso neto negativo, pero eso no siempre significa que sea una mala inversión. El flujo de caja libre es otra forma de rentabilidad y puede medirse en lugar de los ingresos netos.

Este es un buen ejemplo de por qué considerar los ingresos netos por sí solos puede ser engañoso:

En 2012, el gigante de la informática y la impresión Hewlett-Packard (HPQ) informó de muchos cargos para reestructurar su negocio. Los cargos incluían reducciones en el número de personas y el fondo de comercio anotado después de una adquisición fallida. Estos cargos dieron como resultado un ingreso neto negativo de $ 12,7 mil millones, o un resultado negativo de $ 6,41 por acción. DES se informó como triste en -51%. Sin embargo, la generación de flujo de caja libre para el año fue positiva en $ 6,9 mil millones, o $ 3,48 por acción.Esto está en marcado contraste con la cifra de ingresos netos y resultó en un nivel de DES mucho más favorable del 30%.

Para los inversores más exigentes, esto puede sugerir que HP no se encontraba en una posición precaria, como lo indican sus niveles de beneficios y ROE. De hecho, los ingresos netos del próximo año regresaron a un valor positivo de $ 5.1 mil millones, o $ 2.62 por acción. El flujo de caja libre también mejoró en $ 8.4 mil millones, o $ 4.31 por acción.Las acciones luego subieron cuando los inversores comenzaron a darse cuenta de que HP no era tan malo como invertir y mostró su DES negativo.

Ahora bien, parece que una organización siempre está perdiendo dinero sin una buena razón. En ese caso, los inversores deberían ver los rendimientos negativos sobre el capital de los accionistas como una señal de advertencia de que la empresa está menos saludable. Para muchas empresas, algo tan simple como una mayor competencia puede generar acciones. Si eso sucede, los inversores deben tomar nota porque la empresa tiene un problema que es fundamental para su negocio.

Cuándo ROE engaña a las empresas emergentes

La mayoría de las empresas emergentes pierden dinero en sus inicios. Por lo tanto, si los inversores solo miraran el rendimiento negativo del capital de los accionistas, nadie invertiría en un nuevo negocio. Este tipo de actitud evitaría que los inversores compren algunas grandes empresas desde el principio a precios relativamente bajos.

Las nuevas empresas incurren en pérdidas en sus primeros años debido a los costos de gastos de capital, gastos de publicidad, pagos de deudas, pagos de proveedores y muchos más, todo antes de que su producto o servicio reciba un tirón del mercado.

Las empresas emergentes suelen tener un capital social negativo durante varios años, lo que genera rendimientos de capital sin sentido durante algún tiempo. Incluso cuando una empresa comienza a ganar dinero y paga las deudas acumuladas en su balance, con las ganancias retenidas en su lugar, los inversores pueden esperar pérdidas.

La línea de base

El ejemplo de HP muestra cómo suscribirse a la definición tradicional de ROE puede engañar a los inversores. Otras empresas que reportan ingresos netos negativos, pero que tienen niveles más saludables de flujo de caja libre, pueden tener DES más altos de lo que los inversores esperarían.