En este momento estás viendo Consejos para evaluar la tolerancia al riesgo del cliente

Una de las consideraciones más importantes al invertir el dinero de un cliente en un asesor financiero es intentar evaluar la tolerancia al riesgo del cliente. El riesgo se puede definir de muchas formas analíticas, pero si les pregunta a sus clientes, su respuesta probablemente sería algo así como el riesgo de perder dinero como resultado de su respuesta.

Como aprendimos durante la caída del mercado de 2008-2009, muchos inversores sobreestimaron su capacidad para asumir el riesgo de desventaja y, lamentablemente, muchos de ellos vendieron sus participaciones en acciones en el fondo del mercado o cerca de él, sufriendo enormes pérdidas realizadas.

El trabajo del asesor financiero es diseñar una estrategia de inversión para los clientes que equilibre su necesidad de crecimiento y tenga en cuenta su aversión al riesgo real. A continuación, se ofrecen algunas ideas sobre cómo ayudar a los clientes a evaluar su tolerancia al riesgo.

Conclusiones clave

  • Como asesor financiero responsable, siempre debe proporcionar a sus clientes inversiones adecuadas que sean acordes con su disposición y capacidad para asumir riesgos.
  • Las medidas subjetivas de riesgo incluyen la personalidad del cliente, cómo reacciona ante pérdidas reales o potenciales, y sus objetivos y prioridades.
  • Las medidas objetivas del riesgo son cosas como el horizonte temporal, la edad, la necesidad de ingresos y la situación familiar.

¿Cómo explica el cliente el riesgo?

Si tiene conversaciones puntuales y utiliza un cuestionario de perfil de riesgo, un asesor financiero puede evaluar la tolerancia al riesgo de los clientes. Es muy útil hacer que el cliente hable sobre sus sentimientos sobre el riesgo y especialmente sobre la pérdida de dinero. Los clientes que están más cerca de la jubilación o que están en proceso de jubilación suelen sentirse más reacios al riesgo, especialmente si sus recursos para la jubilación son limitados. Para algunas personas, el riesgo se define simplemente como pérdidas de mercado. Para otros, podría ser la pérdida del empleo, la pérdida de ingresos o la pérdida de la cobertura del seguro. Pero otros correrán un riesgo en términos de costos de oportunidad, es decir, el riesgo de lograr una buena inversión.

Horizonte de tiempo y objetivos financieros

En general, cuanto más tiempo pueda esperar un cliente antes de querer invertir sus activos, mayor será el riesgo de que sus carteras sean. Esto se debe a que los valores de mayor riesgo se compensan con mayores rendimientos esperados en promedio, y durante períodos más largos, los períodos difíciles a menudo se extinguen. Además, los clientes pueden aumentar sus carteras a medida que los mercados se contraen (promedio del costo en dólares), lo que significa que cuando el mercado comienza a subir nuevamente, han acumulado acciones a mejores precios.

Por lo general, un horizonte de tiempo de 10 años o más hasta que el cliente tenga que aprovechar su dinero indicaría que podría correr un poco más de riesgo, ya que tendría tiempo para recuperarse de las inevitables correcciones del mercado que se producen. Menos de 10 años sugeriría que la asignación de la cartera debería asignar poco al riesgo porque hay menos tiempo para que el cliente se recupere de un mercado volátil. Como resultado, los clientes mayores que pueden jubilarse anticipadamente deberían tener más peso en bonos de menor riesgo en general, mientras que los trabajadores más jóvenes pueden asignarse mucho más a las acciones.

Considere las posibles emergencias

Es importante averiguar si el cliente tiene suficiente liquidez para que no tenga que invertir en sus inversiones para cubrir los gastos de manutención y otros gastos normales durante el período de tiempo que se invertirá el dinero. Si es probable que tengan que sumergirse en los fondos que se invertirán a largo plazo, sería prudente alentarlos a invertir menos y dejar parte del dinero al margen en vehículos menos riesgosos.

Los asesores normalmente recomiendan alrededor del 5% de los activos de la cartera asignados al mercado monetario o fondos del mercado monetario. De esta manera, cuando hay una emergencia en huelga, es fácil de llevar a cabo. Sin embargo, el efectivo solo genera un rendimiento sin riesgo y, por lo tanto, demasiado es algo malo, lo que da como resultado el retiro de efectivo que puede reducir los rendimientos generales con el tiempo.

Preferencias de inversión

¿Tiene el cliente alguna opción de inversión específica que deba considerarse al diseñar su cartera? Es posible que hayan heredado determinadas acciones que se resisten a vender. A esto se le llama efecto de dotación: es objetivamente irracional tratar una acción dotada como una acción especial, pero las conexiones emocionales no deben ignorarse. En cambio, deberían ser acomodados.

Independientemente de las opciones que tengan estos clientes, deben tenerse en cuenta al proponer la asignación de activos para sus clientes para que su cartera no esté sobreasignada o sobreasignada a uno o más dominios en función de estas opciones.

Fuentes de ingresos por jubilación

Para los clientes que cierran para la jubilación, los asesores financieros deben considerar todas las fuentes de ingresos de jubilación de sus clientes al evaluar el nivel apropiado de riesgo para sus carteras. Al jubilarse, el objetivo ya no es aumentar los activos en el mercado; más bien, es generar ingresos a partir de esos activos acumulados.

Por ejemplo, si un cliente tiene una pensión además de la Seguridad Social, estas podrían verse como flujos de ingresos fijos que le permiten al cliente asignar un poco más de lo que de otra manera ganaría en acciones.

Tenga en cuenta la situación laboral del cliente

Si el cliente está empleado, ¿qué tan estable es su situación laboral? Si bien las liquidaciones y los despidos a veces pueden ser inesperados, muchas personas manejan muy bien la seguridad de sus trabajos. Si la seguridad laboral es trivial, se requiere una evaluación de riesgo menor ya que un cliente puede tener que depender de los fondos de inversión para mantenerlos en funcionamiento hasta que surja una nueva oportunidad de empleo.

Además, pregunte qué tipo de ingresos tiene el cliente. ¿Es un salario fijo con algún tipo de bonificación? ¿Sus ingresos son variables y se basan principalmente en comisiones que pueden fluctuar? Cuanto más estable sea, mayor será el riesgo que podrían correr en el mercado.

Peso en la situación de la familia del cliente

¿El cliente está casado? ¿Los niños siguen viviendo en casa? ¿Tienen un hijo con una discapacidad o necesitan su apoyo? Todo esto se sumará a sus necesidades de flujo de efectivo ahora y en el futuro.

Si hay niños en la imagen, la situación de riesgo puede ser un poco innovadora. Puede ser necesario un seguro de vida en caso de que ocurra algo terrible. La planificación universitaria desviará activos de otros objetivos a la cuenta 529.

¿Reacción a la última gran caída del mercado?

La crisis financiera de 2008-2009 y la fuerte caída del mercado de valores fue la prueba final de tolerancia al riesgo para los inversores. Los medios de comunicación escribieron muchas historias sobre inversores que ya no podían soportar sus pérdidas de inversión y vender acciones en o cerca del fondo del mercado. Lamentablemente, muchos de estos inversores se dieron cuenta de grandes pérdidas y luego perdieron todo o gran parte del mercado alcista de acciones.

La tolerancia al riesgo puede cambiar con el tiempo

Sin duda, a medida que los clientes envejecen y se acercan a la jubilación, a menudo corren un mayor riesgo. Además, los acontecimientos de la vida y otros acontecimientos pueden desencadenar un cambio en la tolerancia al riesgo del cliente.

Un ejemplo de esto es una situación inesperada cuando un cliente se retira. Lamentablemente, esto no es infrecuente en el mundo empresarial y unos pocos años de empleo esperado y ahorros para la jubilación podrían tener un impacto devastador en su jubilación. Esto puede hacer que sean más cautelosos a la hora de perder dinero.

Parejas con diferentes concesiones de riesgo

El hecho de que una pareja esté felizmente casada no significa que todos tengan la misma tolerancia al riesgo. De hecho, muchos asesores financieros tienden a tener experiencia en el trabajo con parejas en las que cada cónyuge tiene una tolerancia al riesgo diferente. La clave aquí es comprender de dónde proviene cada cónyuge y ayudarlos a lograr sus objetivos financieros a través de una asignación de inversión que les permitirá a ambos dormir por la noche.

La línea de base

Determinar la tolerancia al riesgo de un cliente es una pieza crucial de la respuesta al diseñar una asignación adecuada de activos que le permitirá alcanzar sus objetivos financieros y dormir bien por la noche. La tolerancia al riesgo es tanto “arte” como ciencia, y para que un asesor financiero la evalúe, necesita conocer y comprender a sus clientes.