En este momento estás viendo Control de intereses

¿Qué es un interés regulatorio?

Una participación mayoritaria es cuando un accionista, o un grupo que actúa en especie, posee la mayoría de las acciones con derecho a voto de una empresa, lo que le otorga una influencia significativa sobre las acciones corporativas. Los accionistas con una participación mayoritaria a menudo pueden guiar el curso de una empresa y tomar la mayoría de las decisiones estratégicas y operativas.

Conclusiones clave

  • Una participación mayoritaria es cuando un accionista posee la mayoría de las acciones con derecho a voto de una empresa.
  • Un accionista de una empresa no necesita tener una propiedad mayoritaria para tener una participación mayoritaria siempre que posea una parte significativa de sus acciones con derecho a voto.
  • Tener una participación mayoritaria proporciona un poder e influencia significativos a un accionista dentro de una empresa.
  • Un interés mayoritario permite al accionista vetar o revertir las decisiones tomadas por los miembros actuales de la junta.
  • Un accionista con una participación mayoritaria recibe la propiedad de los procesos operativos y de toma de decisiones estratégicas.
  • Una participación mayoritaria otorga un control de palanca a un inversor, o inversores, para aumentar su participación en una empresa en una fusión o adquisición.

Comprensión del interés regulatorio

Controlar una participación significa, por definición, al menos el 50% de las acciones en circulación de una empresa en particular más una empresa. Sin embargo, una persona o grupo puede lograr una participación mayoritaria con menos del 50% de propiedad en una empresa si esa persona o grupo posee una parte significativa de sus acciones con derecho a voto, porque no todas las acciones votan en las juntas de accionistas.

Controlar una participación le da a un accionista o grupo de accionistas una influencia significativa en las acciones de una empresa. Una parte puede adquirir una participación mayoritaria siempre que la participación en la propiedad de una empresa sea sustancialmente proporcional al total de acciones con derecho a voto.

Con la mayoría de las grandes empresas públicas, por ejemplo, un accionista con mucho menos del 50% de las acciones en circulación de la empresa aún puede tener mucha influencia. Los accionistas individuales con tan solo un 5% a un 10% de propiedad pueden presionar asientos en el registro o promulgar cambios en las juntas de accionistas presionando públicamente por ellos, dándoles control.

Beneficios del bienestar controlado

Hay muchas formas de mantener una participación mayoritaria en una empresa. Primero, ya sea una empresa pública o privada, un control de bienestar tiene un impacto significativo en una persona o grupo de personas. Debido a que, por definición, el partido con un interés mayoritario tiene automáticamente el voto mayoritario, permite que una persona vete o anule las decisiones tomadas por los miembros de la junta existente. Esto le da a las personas con un interés mayoritario en una empresa la capacidad de apropiarse de los procesos operativos y de toma de decisiones estratégicas.

Además, en algunas empresas, si una persona tiene una participación mayoritaria en la empresa, la empresa automáticamente convertirá a esa persona en presidente del consejo de administración de la empresa. Esto le da a la persona con un interés dominante más poder que el voto de la mayoría. Además de retener el poder de veto en una votación de la junta, el individuo puede tomar decisiones de la junta de manera efectiva por su propia iniciativa, incluida la contratación de ejecutivos de nivel C.

Por último, la participación controladora del apalancamiento permite a un inversor aumentar su participación accionaria en una empresa en caso de fusión o adquisición. Por ejemplo, en una fusión estratégica que involucre un intercambio de acciones, el inversionista con una participación mayoritaria le daría una estructura que trata con el poder de voto mayoritario sobre la nueva entidad.

Ejemplo del mundo real

El gigante de las redes sociales, fundador de Facebook, Inc. tiene un interés mayoritario. (FB) Mark Zuckerberg, que posee solo el 18% de las acciones Clase B de la empresa. Eso es porque tiene la mayoría de los derechos de voto. Las acciones de Clase B de Facebook tienen 10 votos por acción, y las acciones de Clase A de la compañía tienen solo un voto por acción. Zuckerberg, junto con un pequeño grupo de información privilegiada, controla casi el 70% de las acciones con derecho a voto de Facebook. Zuckerberg controla casi el 60% de las acciones solo.

Alphabet Inc. (GOOGL), empresa matriz Google ha estructurado sus acciones de manera similar a Facebook. Larry Page, Sergey Brin y Eric Schmidt tienen una participación mayoritaria y poseen más del 60% de las acciones con derecho a voto B de la empresa con 10 votos por acción. Por el contrario, las acciones Clase A de la tecnología tienen solo un voto por acción, mientras que las acciones Clase C (GOOG) de la empresa no tienen derecho a voto.