En este momento estás viendo Cuándo se puede utilizar el análisis básico, técnico y cuantitativo

Los métodos más comunes utilizados por los inversores para analizar los beneficios y riesgos de las inversiones a largo plazo en el mercado de valores incluyen el análisis fundamental, el análisis técnico y el análisis cuantitativo. Los inversores a largo plazo buscan inversiones que les brinden una mayor probabilidad de maximizar sus rendimientos durante un período de tiempo más largo. En general, esto significa al menos un año, aunque muchos expertos financieros recomiendan marcos de tiempo entre cinco y diez años o más. Uno de los beneficios de ser un inversor a largo plazo es la capacidad de ahorrar grandes objetivos e invertir donde se requiere un tiempo significativo para lograr las recompensas más altas, como la jubilación.

Al comprender las diferencias entre análisis fundamental, técnico y cuantitativo, los inversores a largo plazo se dan acceso a tres valiosas estrategias de recaudación de valores que pueden utilizar para tomar decisiones de inversión rentables.

Conclusiones clave

  • El objetivo del análisis fundamental es crear el valor razonable de una empresa considerando todos los aspectos del negocio, junto con la industria, el mercado en su conjunto y el entorno nacional y mundial.
  • El objetivo del análisis técnico es evaluar datos, como resultados históricos y cambios de precios, para trazar patrones que se pueden utilizar para evaluar el movimiento de los precios de los valores y el mercado en su conjunto.
  • El análisis cuantitativo se centra en el uso de cálculos simples de coeficientes financieros para obtener información sobre la valoración de una empresa en particular o un mercado amplio.
  • Los inversores y analistas a menudo utilizan una combinación de análisis fundamental, técnico y cuantitativo al evaluar el potencial de crecimiento y la rentabilidad de una empresa.

Análisis básico

La mayoría de los inversores que buscan evaluar decisiones de inversión a largo plazo comienzan con un análisis fundamental de una empresa, una acción individual o el mercado en su conjunto. El análisis fundamental es el proceso de medir el valor intrínseco de un valor mediante la evaluación de todos los aspectos de un negocio o mercado. Los activos tangibles, incluidos terrenos, equipos o edificios propiedad de una empresa, se revisan en combinación con activos intangibles como marcas comerciales, patentes, marcas o propiedad intelectual.

Para un análisis básico, querrá revisar los estados financieros de la empresa, los datos históricos, las conferencias telefónicas con los inversores, los comunicados de prensa, los informes de los analistas y las estimaciones de los analistas.

Al evaluar el alcance más amplio del mercado de valores, los inversores utilizan el análisis fundamental para revisar los factores económicos, incluida la fortaleza general de la economía y las condiciones específicas del sector industrial.

El análisis fundamental da como resultado un valor asignado al valor bajo revisión que se compara con el precio actual del valor. Los inversores utilizan la comparación para averiguar si vale la pena comprar una inversión a largo plazo porque está sobrevalorada o si vale la pena venderla porque está sobrevalorada.

Análisis técnico

El proceso de evaluación de valores mediante estadísticas se denomina análisis técnico. Los analistas e inversores utilizan datos sobre la actividad del mercado, como los rendimientos históricos, los precios de las acciones y el volumen de operaciones, para trazar patrones en el movimiento de valores. Si bien el análisis fundamental busca mostrar el valor intrínseco de un valor o mercado específico, los datos técnicos están destinados a proporcionar una idea de la actividad futura de los valores o del mercado en su conjunto. Los inversores y analistas que utilizan el análisis técnico tienen la firme convicción de que el rendimiento futuro puede determinarse revisando los patrones basados ​​en datos de rendimiento anteriores.

El análisis técnico utiliza datos de períodos cortos de tiempo para predecir los patrones utilizados para generar valores o movimientos del mercado, y el análisis fundamental se basa en información que abarca años. Debido a la duración de la recopilación de datos en el análisis técnico, los inversores tienden a utilizar este método más en las operaciones a corto plazo. Sin embargo, el análisis técnico puede ser una herramienta beneficiosa para evaluar inversiones a largo plazo cuando se combina con el análisis fundamental.

Análisis cuantitativo

El desempeño histórico de una empresa o mercado amplio a menudo se evalúa mediante análisis cuantitativo. Los inversores realizan análisis cuantitativos a través de cálculos simples de índices financieros, como las ganancias por acción (EPS) o cálculos más complejos, como el flujo de caja descontado (DCF).

Los resultados del análisis cuantitativo proporcionan una idea de la valoración histórica o el rendimiento de un valor o mercado en particular. Pero el análisis cuantitativo no se utiliza a menudo como método independiente para evaluar inversiones a largo plazo. En cambio, el análisis cuantitativo se utiliza en combinación con el análisis fundamental y técnico para determinar los beneficios y riesgos potenciales de las decisiones de inversión.

La línea de base

El análisis fundamental y la calidad de las inversiones a largo plazo en una amplia gama de valores se utilizan a menudo para determinar los mercados, mientras que la revisión de decisiones de inversión a corto plazo, como la negociación activa de acciones, utiliza un análisis más técnico. Los inversores utilizan el análisis cuantitativo para evaluar la estabilidad financiera de una empresa.

Si bien algunos inversores prefieren utilizar un único método de análisis para evaluar las inversiones a largo plazo, una combinación de análisis fundamental, técnico y cuantitativo es la más beneficiosa.