En este momento estás viendo Culto a la marca

¿Qué es Brand Cult?

Una marca de culto se refiere a un producto o servicio que tiene una base de clientes relativamente pequeña pero leal que influye en la filosofía. Los clientes de culto, a diferencia de las marcas más tradicionales, son clientes que sienten un sentido de propiedad o un interés personal en la popularidad y el éxito de la marca.

Las marcas con culturas han logrado una conexión única con los clientes y son capaces de crear una cultura de consumo de la que la gente quiere formar parte. Ejemplos de marcas de cultura contemporánea incluyen Mini Cooper, Goop, Vespa, Zappos y OnePlus, entre muchas otras.

Conclusiones clave

  • Una marca cultural es aquella que tiene una base de usuarios fanáticos, que desarrolla un interés personal en el éxito de la marca o producto.
  • Un aspecto de las marcas culturales es que hablan de la identidad, ideología o cultura cultural del cliente.
  • A diferencia de la longevidad de corta duración, las marcas culturales pueden durar años o incluso años.

Romper las marcas de culto

Para los seguidores divinos de una marca de culto, su relación con la marca es una combinación de amor y locura. La marca simboliza un estilo de vida único y se vuelve más reconocible. Para cultivar compradores de marca, comprar un producto les permite encajar con un grupo en particular, o culturalmente como un todo. Las marcas culturales suelen tener éxito en la creación de una comunidad basada en hábitos, preferencias o afiliaciones comunes.

Las marcas culturales son un ejemplo de lo que se conoce como un “culto inocente”, en el que los seguidores están altamente comprometidos con un producto o servicio que representa la marca. Tales cultos no son dañinos. Por lo general, dan la bienvenida a otros entusiastas que han encontrado una marca que los representa y satisface sus necesidades y requisitos sin dañarlos.

Características de la marca de culto

Las marcas de culto suelen tener varias características. Por ejemplo, tienden a ser distintivos, lo que significa que brindan un estilo alternativo o una sensación diferente a las marcas existentes. Ayudan a las personas a diferenciarse. Las marcas de cultura suelen mostrar cambios culturales, a menudo comenzando con un pequeño grupo de seguidores dedicados que difunden su mensaje. Por lo tanto, las marcas culturales suelen tener una fuerte historia persuasiva detrás de ellas, similar a una historia de origen. También tienen mucho reconocimiento y respeto por ser capaces de crear tendencias.

Marca de marca frente a marcas habituales

Una marca es, por definición, un logotipo distintivo, una marca, una expresión, un símbolo, un eslogan o una palabra que identifica un producto en particular. Las empresas utilizan una variedad de estrategias para mejorar el reconocimiento de marca y generar valor de marca. Entre las marcas conocidas se incluyen Nike, Coca-Cola y Microsoft. Las marcas de culto pueden ser ampliamente publicitadas o quizás, pero generalmente reflejan el espíritu de la época en la que viven.

Puede ser muy difícil para las empresas que intentan elevar una marca regular para ganar estatus utilizar una campaña de marketing; Las marcas culturales tienden a ser de naturaleza más básica y puede llevar muchos años alcanzar el estatus de marca cultural. A veces, un aspecto o aspecto de una empresa o producto permitirá que una marca aumente en el estatus cultural. Los ejemplos pueden incluir envío rápido gratuito, una política de devolución altamente permisiva, una escasez, un ingrediente especial o inusual o un producto exclusivo, o una asociación con una persona o evento icónico.

Culto culto vs modas

Las marcas de culto son diferentes de las modas. La longitud es una «moda» de corta duración en la que un producto en particular de repente recibe mucha atención entre una gran población, marcada por un entusiasmo temporal y excesivo, y luego pasa de moda tan rápidamente. Cuando las distancias son insostenibles y duran poco tiempo, las marcas suelen iniciar cultivos pequeños y construir gradualmente de forma estable. Las marcas culturales son duraderas porque duran muchas generaciones.