En este momento estás viendo Cumplimiento débil

¿Qué es la aplicación débil?

La demora en la implementación es la demora entre un evento macroeconómico perjudicial y la implementación de una respuesta de política fiscal o monetaria por parte del gobierno y el banco central. Los retrasos en la implementación pueden provocar retrasos en la implementación; desacuerdos y negociación sobre la respuesta adecuada; limitaciones físicas, técnicas y administrativas sobre la implementación real de la nueva política; y debilidades económicas estructurales a medida que el cambio de política opera a través de la economía. Los retrasos en la implementación pueden reducir la eficacia de la respuesta política o incluso los períodos de política procíclicos.

Conclusiones clave

  • La demora en la implementación es una demora entre un cambio en las condiciones macroeconómicas o un shock económico y el momento en que una respuesta de política económica puede implementarse y realmente tener un efecto.
  • La implementación se retrasa porque toma tiempo identificar la situación, tomar decisiones, implementar políticas y las políticas pueden tener un impacto real en la economía.
  • Los retrasos en la implementación pueden contribuir a una respuesta de política económica que no aborde adecuadamente la situación o dé lugar a una política procíclica que aumente la inestabilidad económica.

Entender la aplicación débil

La implementación siempre se retrasa por sorpresas macroeconómicas. Por un lado, es posible que los encargados de formular políticas no se den cuenta de que existe un problema debido a las demoras en los datos. Muchos datos económicos no se publican durante un mes o un trimestre después del período al que se refieren. Incluso entonces, estos indicadores pueden estar sujetos a sucesivas revisiones. Los datos del PIB, por ejemplo, son muy poco fiables cuando se publicaron por primera vez, por lo que la Oficina de Análisis Económico advierte que sus estimaciones son informativas, pero en realidad no definitivas.

Para ser advertidos antes de las amenazas económicas, los responsables de la formulación de políticas miran indicadores clave, como las encuestas de confianza empresarial, y los indicadores del mercado de valores y de bonos, como la curva de rendimiento; los economistas y los responsables de la formulación de políticas deben esperar y ver si esas predicciones se harán realidad. Luego, debido a un retraso en el reconocimiento, pueden pasar meses o años antes de que los políticos reconozcan que ha habido un shock económico o un cambio estructural en la economía. Los políticos debidos pueden ser reacios a admitir que existe la posibilidad de una recesión hasta que se encuentren en el medio.

Luego, los banqueros centrales, economistas y políticos deben idear la respuesta correcta antes de implementar cambios de política. No es necesario que las políticas adecuadas sean claras, especialmente para los economistas. Y a los políticos, que naturalmente tienen objetivos políticos más que económicos, les gusta aprobar. La mala política a menudo genera malas economías, como bloquear enormes burbujas de activos que destruirán la economía cuando explotan, y los economistas tienden a disentir ampliamente sobre lo que constituye una buena economía en primer lugar. Es por eso que la relación entre economía y política conduce a tantos errores políticos, y por qué la política monetaria es a menudo procíclica y desestabilizadora en lugar de anticlínica y ayuda a aliviar el ciclo económico.

Incluso cuando los economistas y los políticos están en la misma página, todavía habrá un retraso en la respuesta, antes de que cualquier política monetaria o fiscal afecte a la economía. Los nuevos programas de gasto del gobierno pueden tardar semanas o meses en entregar el dinero a los destinatarios finales. Las nuevas inyecciones de dinero en la economía también toman algún tiempo para abrirse camino a través del sector financiero y la economía real, con debilidades prolongadas y fluctuantes entre los cambios de política monetaria y los resultados finales. Como ha demostrado la flexibilización cuantitativa, pueden pasar años antes de que la política monetaria tenga algún efecto real en la economía, como sucede cuando los bancos centrales presionan a las transferencias bancarias, y los recortes de impuestos pueden tener un impacto tan verificable durante tanto tiempo.

Dados todos estos retrasos, para cuando una respuesta de política económica a una recesión económica negativa o una recesión económica opere a través de la economía, la situación económica seguramente habrá cambiado en cierta medida. Puede ser que la recesión económica se haya intensificado y la respuesta política inicial sea ahora insuficiente para abordar la situación. O tal vez la economía ya ha comenzado a autocorregirse, y para cuando la respuesta política surte efecto, solo agrega más leña al fuego del próximo ciclo económico o burbuja. En este caso, dicha política suele ser profesional y aumenta la inestabilidad económica con el tiempo.