Cuota de usuario

¿Qué es una tarifa de usuario?

Una tarifa de usuario es una cantidad de dinero que se paga como condición necesaria para acceder a un servicio o instalación en particular. Algunos ejemplos de cargos para el usuario pueden incluir peajes en las carreteras o estacionamientos.

Las personas también pagan tarifas de usuario por utilizar muchos servicios e instalaciones afiliados al gobierno. A nivel federal, por ejemplo, hay una tarifa para subir a la cima Estatua de la Libertad y conduzca hasta muchos de los parques nacionales del país. Además, ciertos servicios ofrecidos por el Biblioteca del Congreso en Washington, DC requieren que el público pague una tarifa.

Cómo funcionan las tarifas de usuario

Al cobrar o autorizar tarifas de usuario del gobierno, el Congreso de los EE. UU. Decide si los ingresos deben ir al Tesoro o si deben estar disponibles para la agencia que proporciona los bienes o servicios. Los servicios e instalaciones gubernamentales respaldados por tarifas de usuario distintas de los impuestos pueden ser muy similares a las empresas privadas porque no está claro si existe una demanda real de esos servicios e instalaciones.

En ese sentido, la línea divisoria entre tarifas de usuario e impuestos puede difuminarse en determinadas circunstancias. A veces, los impuestos se etiquetarán incorrectamente como un cargo de usuario por razones políticas (es decir, tarifas de usuario que se consideran más agradables y pueden pasarse a los votantes, en lugar de impuestos). Por ejemplo, si un político quiere cumplir una promesa de que no cobrará impuestos, pero aún así tomará ciertas medidas para tratar de aumentar los flujos de ingresos del gobierno, el político puede presionar un aumento en ciertos tipos de impuestos que pueden etiquetarse como tarifas.

A diferencia de las tarifas de usuario, los impuestos deben pagarse y no necesariamente se destinan a un servicio o instalación en particular que una persona realmente utiliza o de los que se beneficia. Por ejemplo, el dinero gastado por los gobiernos para tratar enfermedades relacionadas con el tabaquismo podría considerarse un impuesto y una tasa, en este caso vendiendo cigarrillos. Los impuestos sobre la renta pueden ser una alternativa al financiamiento de instalaciones y servicios con tarifas de usuario. Todos pagan impuestos sobre la renta, incluidos aquellos que no necesariamente usan o se benefician de una instalación o servicio en particular.

Conclusiones clave

  • Las tarifas de usuario describen el costo requerido para acceder a un producto, servicio o instalación.
  • Los gobiernos pueden utilizar tarifas de usuario en lugar de, o además de, recaudar impuestos para generar ingresos.
  • El dinero recaudado de las tarifas de los usuarios generalmente se destina a reinvertir en el mantenimiento y expansión de ese servicio, producto o instalación.

Tarifas de usuario y desarrollo económico

Dentro de los círculos de desarrollo internacional, los cargos al usuario se refieren a una tarifa del sistema por la atención médica básica, la educación y otros servicios esenciales implementados por un país en desarrollo para compensar los costos de estos servicios. Por un lado, el Fondo Monetario Internacional a menudo recomienda que las naciones comiencen a cobrar por estos servicios para reducir los déficits presupuestarios.

Para las naciones más pobres, sin embargo, tales tarifas a los usuarios pueden tener un efecto compensatorio, imponiendo un alto costo a una población que ya es pobre.