fbpx
Economía/ Monetary Policy

Definición de trilema

¿Qué es Trilemma?

Trilema es un término en la teoría de la toma de decisiones económicas. A diferencia de un dilema, que tiene dos soluciones, el trilema ofrece tres soluciones idénticas a un problema complejo. Trilemma sugiere que los países tienen tres opciones para elegir cuando toman decisiones fundamentales en la gestión de sus acuerdos internacionales de política monetaria. Sin embargo, las opciones del trilema son contradictorias debido a la exclusividad mutua, lo que significa que solo se puede lograr una opción del trilema en un momento dado.

El trilema se equipara a menudo con la «trinidad imposible», también conocida como el trilema Mundell-Fleming. Esta teoría revela la inestabilidad inherente al uso de las tres principales opciones que tiene un país para establecer y monitorear sus acuerdos internacionales de política monetaria.

Conclusiones clave

  • El trilema es una teoría económica que sugiere que los países pueden elegir por elección cuando toman decisiones fundamentales sobre sus acuerdos internacionales de política monetaria.
  • Sin embargo, solo se puede lograr una opción del trilema en un momento dado, porque las tres opciones del trilema son mutuamente excluyentes.
  • Hoy en día, la mayoría de los países están a favor de la libre circulación de capitales y la política monetaria autónoma.

Explicación del trilema

Al tomar decisiones fundamentales en la gestión de la política monetaria internacional, un tripartito sugiere que los países tienen tres opciones posibles para elegir. Según el modelo de trilema de Mundell-Fleming, estas opciones incluyen:

  1. Fijación de un tipo de cambio de moneda fijo
  2. Permitir que el capital fluya libremente sin ningún acuerdo de tipo de cambio de moneda fijo
  3. Política monetaria autónoma
Trilema

Imagen de Julie Bang © Investopedia 2019

Las técnicas de cada opción se contradicen con la exclusividad mutua. Por lo tanto, la exclusividad mutua solo logra un lado del triángulo del trilema en un momento dado.

  • Lado a.: Un país puede optar por establecer tipos de cambio con uno o más países y tener flujos de capital libres con otros países. Si elige este escenario, no se puede lograr una política monetaria independiente porque las fluctuaciones de la tasa de interés del arbitraje cambiario crearían una tensión en las tuercas monetarias y las romperían.
  • Lado B.: El país puede optar por tener un libre flujo de capital entre todas las naciones extranjeras y tener una política monetaria autónoma. Los tipos de cambio se fijan en todas las naciones y el libre flujo de capital se excluye mutuamente. Como resultado, solo se puede seleccionar una persona a la vez. Entonces, si hay un flujo libre de capital entre todas las naciones, no puede haber tipos de cambio fijos.
  • Lado C.: Si un país elige tipos de cambio fijos y una política monetaria independiente, no puede tener un flujo libre de capital. Nuevamente, en este caso, los tipos de cambio fijos y el libre flujo de capital se excluyen entre sí.

Consideraciones gubernamentales

El desafío para la política monetaria internacional de los gobiernos radica en elegir una de estas opciones y cómo administrarlas. La mayoría de los países generalmente prefieren el lado B del triángulo porque pueden disfrutar de la libertad de una política monetaria independiente y permitir que la política ayude a guiar los flujos de capital.

Influencias académicas

La teoría del trilema de las políticas se atribuye a los economistas Robert Mundell y Marcus Fleming, quienes describieron de forma independiente las relaciones entre los tipos de cambio, los flujos de capital y la política monetaria en la década de 1960. Maurice Obstfeld, quien se convirtió en economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI) en 2015, presentó el modelo que desarrollaron como un «trilema» en un documento de 1997.

Economista francés Hélène Rey Insistió en que el trilema no es tan simple como parece. En la actualidad, Rey cree que la mayoría de los países tienen solo dos opciones, o dilemas, ya que las nueces de moneda fija no suelen ser efectivas, lo que lleva a centrarse en la relación entre la política monetaria independiente y el libre flujo de capital.

Ejemplo del mundo real

Un ejemplo del mundo real de cómo resolver estas compensaciones se puede encontrar en la zona del euro, donde los países están estrechamente interconectados. Al formar la zona del euro y utilizar una moneda única, los países finalmente eligieron el lado A del triángulo, manteniendo una moneda única (en realidad, una paridad cara a cara combinada con el libre flujo de capital).

Después de la Segunda Guerra Mundial, los ricos eligieron el lado C bajo el Acuerdo de Bretton Woods, que fijó las monedas al dólar estadounidense pero permitió a los países establecer sus propias tasas de interés. Los flujos de capital transfronterizos fueron tan pequeños que este sistema persistió durante algunas décadas, con la excepción del Canadá natal de Mundell, donde obtuvo una visión especial de las tensiones inherentes al sistema de Bretton Woods.