Educación financiera

¿Qué es la educación financiera?

La educación financiera es la capacidad de comprender y utilizar una variedad de habilidades financieras de manera eficaz, incluida la gestión financiera personal, la elaboración de presupuestos y la inversión. La educación financiera es la base de las relaciones con el dinero y es un viaje de aprendizaje para toda la vida. Cuanto antes empiece, mejor estará, porque la educación es la clave del éxito económico.

Siga leyendo para descubrir las formas en las que puede tener conocimientos financieros y ser capaz de navegar por las desafiantes pero críticas aguas de las finanzas personales. Y una vez que se haya educado, intente transmitir el conocimiento a su familia y amigos. A muchas personas les da miedo el dinero, pero no tiene por qué ser así, así que difunda el mensaje con el ejemplo.

Conclusiones clave

  • El término «educación financiera» se refiere a una variedad de importantes habilidades y conceptos financieros.
  • Las personas con conocimientos financieros generalmente corren menos riesgo de fraude financiero.
  • Una base sólida de educación financiera puede ayudar a respaldar una variedad de objetivos de vida, como ahorrar para la educación o la jubilación, usar la deuda de manera responsable y administrar un negocio.

Comprensión de la educación financiera

En los últimos años, los productos y servicios financieros se han vuelto cada vez más frecuentes en la sociedad. Si bien las generaciones anteriores de estadounidenses pueden haber comprado productos principalmente en efectivo, hoy en día son populares varios productos de crédito, como tarjetas de crédito y débito y transferencias electrónicas. De hecho, una encuesta de 2019 del Banco de la Reserva Federal de San Francisco mostró que los consumidores no preferían los pagos en efectivo solo en el 22% de las transacciones, a favor de las tarjetas de débito en el 42% y las tarjetas de crédito en el 29%.

Otros productos son importantes, como hipotecas, préstamos para estudiantes, seguros médicos y cuentas de inversión autodirigidas. Debido a esto, es aún más importante que las personas comprendan cómo usarlos de manera responsable.

Si bien hay muchas habilidades que pueden verse eclipsadas por la educación financiera, los ejemplos comunes incluyen la elaboración de presupuestos domésticos, aprender a administrar y pagar deudas y evaluar las transacciones entre diferentes productos de crédito e inversión. Estas habilidades a menudo requieren al menos un conocimiento práctico de conceptos financieros clave, como el interés compuesto y la relación calidad-precio en el tiempo. Dada la importancia de las finanzas en la sociedad moderna, la falta de conocimientos financieros puede dañar gravemente el éxito financiero a largo plazo. Desafortunadamente, la investigación ha demostrado que el analfabetismo financiero es muy común, y la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera (FINRA) estima que el 66% de los estadounidenses son deficientes.

El analfabetismo financiero puede dar lugar a una serie de escollos, como la posibilidad de acumular una carga de deuda insostenible, ya sea por malas decisiones de gasto o por falta de preparación a largo plazo. Esto puede conducir a un mal crédito, quiebra, cierres de viviendas y otras consecuencias negativas. Gracias a Dios, ahora hay más recursos que nunca para aquellos que quieren educarse sobre el mundo de las finanzas. Un ejemplo de ello es la Comisión de Educación y Alfabetización Financiera patrocinada por el gobierno, que ofrece una variedad de recursos de aprendizaje gratuitos.

La educación financiera puede ayudar a proteger a las personas de las víctimas de fraude financiero, un tipo de delito cada vez más común, especialmente durante la epidemia de COVID-19, que ha provocado que un gran número de clientes se conecten a Internet.

Estrategias para mejorar sus habilidades financieras

Desarrollar conocimientos financieros para mejorar sus finanzas personales implica aprender y practicar una variedad de habilidades relacionadas con la elaboración de presupuestos, la gestión y el pago de deudas y la comprensión de los productos de crédito e inversión. A continuación, se muestran algunas estrategias prácticas para considerar.

  • Crea un presupuesto– Verifique cuánto dinero recibe cada mes contra cuánto gasta en una hoja de Excel, en papel o en una aplicación de presupuesto. Su presupuesto debe incluir ingresos (cheques de pago, inversiones, pensión alimenticia), gastos fijos (pagos de alquiler / hipoteca, servicios públicos, pagos de préstamos), gastos discrecionales (no necesarios, como salir a comer, ir de compras, viajar) y ahorros.
  • Págate a ti mismo primero– Para generar ahorros, esta estrategia de presupuestación inversa implica elegir una meta de ahorro, por ejemplo, un pago por adelantado para su hogar, decidir cuánto desea agregar cada mes y cuánto reservar antes de compartir el resto de sus gastos. .
  • Pago puntual de facturas– Manténgase al tanto de las facturas mensuales, asegurándose de que los pagos lleguen a tiempo de manera constante. Considere aprovechar los débitos automáticos de una cuenta corriente o aplicaciones de pago de facturas y regístrese para recibir recordatorios de pago (por correo electrónico, teléfono o mensaje de texto).
  • Obtenga su informe crediticio—Un año, los consumidores pueden solicitar un informe crediticio gratuito de las tres principales agencias de crédito: Experian, Equifax y TransUnion, a través del sitio web de creación federal AnnualCreditReport.com. Revise estos informes y discuta cualquier error informando inexactitudes a la agencia de informes crediticios. Dado que puede obtener tres de ellos, considere espaciar sus solicitudes a lo largo del año para monitorearse regularmente.

Debido a la pandemia de COVID-19, las tres principales agencias de crédito ofrecen informes de crédito semanales gratuitos hasta abril de 2022.

  • Verifique su puntaje de crédito– Al guardar un buen puntaje crediticio te ayuda a obtener las mejores tasas de interés en préstamos y tarjetas de crédito, entre otros beneficios. Controle su puntaje a través de un servicio gratuito de monitoreo de crédito (o, si puede agregar una capa adicional de protección a su información y agregar uno de los mejores servicios de monitoreo de crédito). Además, tenga en cuenta las decisiones financieras que pueden aumentar o disminuir su puntaje, como consultas de crédito y tasas de uso de crédito.
  • Administrar la deuda– Utilice su presupuesto para mantenerse al tanto de las deudas reduciendo los gastos y aumentando los pagos. Desarrolle un plan de reducción de deuda, como pagar primero el préstamo con la tasa de interés más alta. Si su deuda es excesiva, comuníquese con los prestamistas para renegociar un pago, consolidar préstamos u obtener un programa de asesoramiento sobre deudas.
  • Invertir en su futuro—Si su empleador ofrece una cuenta de ahorros para la jubilación 401 (k), asegúrese de firmar y agregar la cantidad máxima para recibir el juego del empleador. Considere abrir una cuenta de jubilación única (IRA) y crear una cartera de inversiones diversificada de acciones, renta fija y productos básicos. Si es necesario, busque asesoramiento financiero de asesores profesionales que lo ayuden a determinar cuánto dinero necesitará para jubilarse cómodamente y desarrollar estrategias para lograr su objetivo.

Un ejemplo de educación financiera

Emma es una maestra de escuela secundaria que trata de educar a sus estudiantes sobre conocimientos financieros a través de su plan de estudios. Ella los educa sobre varios elementos básicos de asuntos financieros, como presupuestos personales, manejo de deudas, educación y ahorros para la jubilación, seguros, inversiones e incluso planificación fiscal. Emma sostiene que, si bien estos materiales pueden no ser particularmente relevantes para sus estudiantes durante sus años de escuela secundaria, serán valiosos por el resto de sus vidas.

La comprensión de conceptos como las tasas de interés, los costos de oportunidad, la gestión de la deuda, el interés compuesto y el presupuesto, por ejemplo, puede ayudar a sus estudiantes con préstamos estudiantiles en los que pueden confiar para financiar su educación universitaria y, al mismo tiempo, evitar que cobren niveles peligrosos de deuda. y poniendo en peligro sus puntajes crediticios. Del mismo modo, espera que ciertos temas, como los impuestos sobre la renta y la planificación de la jubilación, eventualmente sean útiles para todos los estudiantes, sin importar lo que hagan después de la escuela secundaria.

Preguntas frecuentes

¿Por qué es importante la educación financiera?

La falta de conocimientos financieros, como la acumulación de una carga de deuda insostenible, a través de malas decisiones de gasto o la falta de preparación a largo plazo, puede conducir a una serie de escollos. Esto puede conducir a un mal crédito, quiebra, cierres de viviendas u otras consecuencias negativas.

¿Cómo puedo tener conocimientos financieros?

Tener conocimientos financieros requiere aprender y practicar una variedad de habilidades relacionadas con la elaboración de presupuestos, la gestión y el pago de deudas y la comprensión de los productos de crédito e inversión. Los pasos básicos para mejorar sus finanzas personales incluyen crear un presupuesto, hacer un seguimiento de los gastos, ser diligente con los pagos oportunos, ser prudente al ahorrar dinero, verificar su informe crediticio periódicamente e invertir para su futuro.

¿Cuáles son las reglas comunes del presupuesto personal?

Dos métodos de elaboración de presupuestos personales de uso común son las reglas 50/30/20 y 70/20/10, y su simplicidad es lo que las hace populares. La primera es dividir su pago después de impuestos, los ingresos del hogar en tres áreas: necesidades (50%), aspiraciones (30%) y ahorros (20%). La regla 70/20/10 también sigue un modelo similar, proponiendo dividir sus ingresos después de impuestos, dividirlos en partes que cubran los costos (70%), reducir los ahorros o deudas (20%) y las inversiones y donaciones caritativas (10%). ).