En este momento estás viendo Ejemplos de correlaciones positivas en economía

Una correlación positiva ocurre cuando dos variables se mueven en la misma dirección entre sí. La altura y el peso son un ejemplo fundamental de una correlación positiva: las personas más altas tienden a ser más pesadas y viceversa. En algunos casos, existe una correlación positiva porque una variable influye en la otra. En otros casos, las dos variables son independientes entre sí y están influenciadas por una tercera variable. Hay muchos casos de correlación positiva en el campo de la economía. En microeconomía, existe una correlación positiva entre demanda y precio. En macroeconomía, existe una correlación positiva entre el gasto del consumidor y el producto interno bruto (PIB).

En una correlación positiva, las variables se mueven juntas en el mismo porcentaje y dirección el 100% del tiempo. Se puede observar una correlación positiva entre la demanda de un producto y el precio del producto. En los casos en que la oferta disponible sigue siendo la misma, el precio aumentará si aumenta la demanda.

(Ver también: ¿Existe una correlación positiva entre riesgo y resultado?)

Conclusiones clave

  • Una correlación positiva ocurre cuando dos variables se mueven en la misma dirección.
  • Una de las correlaciones positivas más comunes es la relación entre demanda y precio.
  • El gasto del consumidor y el PIB son dos indicadores macroeconómicos que mantienen una correlación positiva.

Correlaciones positivas en macroeconomía

La microeconomía, que analiza consumidores y empresas individuales, muestra muchos casos de correlación positiva entre variables, siendo la relación entre demanda y precio una de las más comunes. Cuando los estudiantes estudian microeconomía y estadística, uno de los primeros conceptos que aprenden es la ley de la oferta y la demanda y su impacto en el precio. La curva de oferta y demanda muestra que cuando la demanda aumenta sin un aumento simultáneo de la oferta, se produce un aumento correspondiente en el precio. De manera similar, cuando la demanda de un bien o servicio disminuye, también lo hace su precio.

La relación entre demanda y precio, así como una correlación positiva, es un ejemplo de causalidad. Un aumento en la demanda es causado por el correspondiente aumento en el precio; el precio de un bien o servicio aumenta precisamente porque quiere más consumidores y, por tanto, está dispuesto a pagar más por él. Cuando la demanda disminuye, eso significa que menos personas quieren un producto y los vendedores tienen que bajar su precio para atraer a la gente a comprarlo.

Por el contrario, existe una correlación negativa entre oferta y precio. Cuando la oferta disminuye sin la correspondiente disminución de la demanda, los precios aumentan. El mismo número de consumidores compite ahora por un número reducido de bienes, lo que hace que todos los bienes sean más valiosos a los ojos del consumidor.

(Ver también: ¿Cómo se utilizan las correlaciones negativas en la gestión de riesgos?)

Correlaciones positivas en macroeconomía

También hay una correlación positiva en macroeconomía, el estudio de las economías en su conjunto. El gasto del consumidor y el PIB son dos métricas que mantienen una relación positiva. A medida que aumenta el gasto, el PIB también aumenta a medida que las empresas producen más bienes y servicios para satisfacer la demanda de los consumidores. Por el contrario, las empresas desaceleran la producción en medio de una desaceleración en el gasto de los consumidores para hacer coincidir los costos de producción con los ingresos y limitar el exceso de oferta.

Al igual que la demanda y el precio, el gasto del consumidor y el PIB son ejemplos de variables que están correlacionadas positivamente cuando el movimiento de una variable provoca el movimiento de la otra. En este caso, el gasto del consumidor es la variable que influye en la variación del PIB. Las empresas establecen niveles de producción en función de la demanda, y la demanda se mide por el gasto de los consumidores. A medida que el nivel de gasto de los consumidores sube y baja, los niveles de producción hacen todo lo posible para igualar el cambio en la demanda, lo que resulta en una relación positiva entre las dos variables.