En este momento estás viendo Esté atento a las tendencias en el período de recolección medio.

El período de cobro promedio muestra el número promedio de días necesarios para convertir las cuentas por cobrar comerciales en efectivo. La medida en que esto sea útil para las empresas depende de la dependencia relativa de las ventas a crédito por parte de la empresa para generar ingresos; un saldo alto en las cuentas por cobrar puede ser un gran pasivo.

Para la gestión empresarial, el período de recaudación promedio es una extensión de la eficiencia operativa. De manera similar al índice de rotación de cuentas por cobrar, el período promedio de cobranza se puede usar en combinación con los índices de liquidez para resaltar los problemas de flujo de efectivo o solvencia.

1:41

Periodo medio de recogida

Calcular el período promedio de cobranza

La fórmula estándar para calcular el período promedio de cobro es el número de días hábiles dividido por el índice de rotación de cuentas por cobrar del deudor. Para un período de recolección anual promedio, el número de días hábiles se establece en 365.

El índice de rotación por cobrar es claramente un determinante clave de la eficiencia del período de cobranza.

La siguiente fórmula se puede utilizar para obtener la facturación por cobrar:














Rotación de cuentas por cobrar

=



Crédito de ventas anual




(



Cuentas por cobrar iniciales

+

Eliminación de cuentas por cobrar



2



)


















dónde:















Cuentas por cobrar iniciales

=

Saldo de cuentas por cobrar iniciales















Eliminación de cuentas por cobrar

=

Saldo de cuentas por cobrar Fin







begin {align} & text {Facturación por cobrar} = frac { text {Crédito de ventas anual}} { left ( frac { text {Cuentas por cobrar iniciales}} {Fin de cuentas por cobrar}} {2} right. end {alineado}


Rotación de cuentas por cobrar=(2Cuentas por cobrar iniciales+Eliminación de cuentas por cobrar)Crédito de ventas anualdónde:Cuentas por cobrar iniciales=Saldo de cuentas por cobrar inicialesEliminación de cuentas por cobrar=Saldo de cuentas por cobrar Fin

Qué tener en cuenta al analizar el período medio de cobro

Los índices contables solo reorganizan los datos comerciales y son en gran medida insignificantes. Las interpretaciones y los usos del período de recopilación promedio varían entre las empresas y la industria.

Por ejemplo, una empresa puede tardar un promedio de 25 días en convertir las cuentas por cobrar en efectivo. Si esto es bueno o malo depende de los términos del crédito, el flujo de caja, los estándares relativos de la industria y muchos otros factores.

¿Qué período de tiempo debe examinarse para un período de recolección promedio? Una empresa que vende y alquila equipos de esquí costosos puede estar mejor ajustando su análisis de los factores estacionales. Los buenos sustitutos para intervalos de tiempo efectivos deben verse revisando los estándares de la industria.

Una empresa tiende a centrarse en un período de cobro promedio que es al menos un tercio más bajo que los términos de crédito expreso. Si un contrato de crédito dicta que el prestatario tiene 45 días para pagar, esto significaría que el vendedor querría cobrar dentro de los 30 días.

Puede haber diferencias significativas dentro de una empresa. Los datos deben recopilarse, organizarse y presentarse de manera que cuenten una historia útil.

Una empresa obtiene el mayor beneficio al calcular el período de recopilación promedio al mantener las métricas a lo largo del tiempo y buscar tendencias. Esta métrica se puede comparar con la competencia y otras empresas de la industria.

Por qué es importante el tiempo medio de recogida

Las prácticas efectivas de administración de cuentas por cobrar dan como resultado la cobranza oportuna de los clientes. Las políticas de crédito estrictas tienen efectos secundarios en el resto de las operaciones de una empresa.

Por ejemplo, una mayor cantidad de flujos de efectivo o ratios de liquidez puede facilitar que una empresa obtenga un préstamo comercial a bajo interés o atraiga nuevos inversores.

Por otro lado, las políticas crediticias demasiado estrictas tienden a limitar las ventas. Un concesionario de automóviles no puede tener condiciones crediticias irrazonables, o los clientes elegirán competidores con expectativas más razonables.

La mayoría de las empresas apuntan a un promedio de cobranza más bajo que una política de crédito negociable. Quieren poder ofrecer condiciones de alojamiento para atraer clientes y también poder cobrar de manera eficiente.