En este momento estás viendo Estrategia de crecimiento de capital

¿Qué es una estrategia de crecimiento de capital?

Una estrategia de crecimiento del capital busca maximizar la apreciación del capital a largo plazo de una cartera de inversiones mediante la asignación de activos centrados en valores con altos rendimientos esperados.

Los inversores que utilizan una estrategia de crecimiento de capital buscan empresas e inversiones que tengan el potencial de crecer a una tasa más alta en relación con el mercado o la industria. Los inversores en crecimiento de capital están dispuestos a negociar una cierta cantidad de riesgo para lograr mayores rendimientos.

Conclusiones clave

  • Los inversores que eligen una estrategia de crecimiento del capital quieren aumentar sus rendimientos eligiendo inversiones que puedan crecer a largo plazo a una tasa más alta en relación con el mercado.
  • Una cartera enfocada en el crecimiento del capital tendrá acciones entre 65% y 70%, activos de renta fija entre 20% y 25% y el saldo en valores o efectivo del mercado de contado.
  • Los inversores en crecimiento del capital pueden simplificar el proceso de inversión eligiendo productos empaquetados que incluyen fondos mutuos y fondos cotizados en bolsa (ETF) que se centran en la revalorización del capital.
  • Los inversores sofisticados en el crecimiento del capital podrían crear una cartera de acciones individuales equivalente a los activos de renta fija o estrategias de cobertura que incluyan opciones y futuros.
  • Los fondos objetivo y los fondos de estilo de vida son alternativas que incluyen estrategias de crecimiento de capital basadas en la edad del inversor y la tolerancia al riesgo.

Cómo funciona una estrategia de crecimiento de capital

Las carteras con estrategia de crecimiento de capital se componen principalmente de acciones, también conocidas como acciones. La proporción exacta de acciones en la cartera total variará según el horizonte de inversión del inversor individual, las limitaciones financieras, los objetivos de inversión y la tolerancia al riesgo.

En general, una cartera de crecimiento de capital comprenderá alrededor de 65% a 70%, valores de renta fija 20% a 25% y el resto en valores del mercado monetario o del mercado monetario. En la búsqueda de altos rendimientos, esta combinación protege significativamente al inversionista de una pérdida importante en el valor de la cartera si surge la porción de capital de alto riesgo de la cartera.

Muchos inversores de crecimiento de capital elegirán un objetivo de crecimiento moderado, mientras que otros elegirán un objetivo de crecimiento alto. Los inversores de crecimiento moderado podrían comprar acciones de empresas de primera línea establecidas desde hace mucho tiempo. Los inversores con un objetivo de alto crecimiento están dispuestos a invertir en activos más especulativos, como acciones de crecimiento de empresas que tienen pocos o ningún beneficio actual, pero que tienen el potencial de obtener grandes beneficios en el futuro.

Las estrategias de cartera altamente agresivas tienen como objetivo maximizar el crecimiento del capital, pero estas estrategias conllevan un riesgo mucho mayor, a veces equiparándolas con acciones.

Consideraciones Especiales

Una estrategia de crecimiento de capital es adecuada para la mayoría de los inversores con un horizonte a largo plazo, normalmente de 10 años o más. Ahorrar para la jubilación es un objetivo común de una estrategia de crecimiento de capital y, al mismo tiempo, financia otros objetivos a largo plazo, como proporcionar la educación universitaria de un niño o construir un legado para las generaciones futuras. Los inversores a largo plazo pueden asumir un mayor riesgo de renta variable cuando tienen más tiempo para recuperarse de las fuertes pérdidas.

La asignación de activos por edad es una estrategia de inversión importante que se centra en cambiar la asignación de activos de un inversor en función de las distintas etapas de la vida. Los inversores de entre 20 y 30 años emplean una estrategia diferente a la de los de entre 40 y 50 años. Del mismo modo, los inversores que se acercan o ya se retiran tienen diferentes estrategias y objetivos.

En general, los inversores más jóvenes son más reacios al riesgo y es más probable que sean candidatos para un objetivo de alto crecimiento en comparación con los inversores de mayor edad que buscan la preservación del capital.

Creación de una estrategia de crecimiento de capital

Los inversores tienen una multitud de opciones al crear asignaciones que persiguen el crecimiento del capital. Los inversores más sofisticados pueden optar por crear una cartera de acciones individuales que pueda equilibrarse con renta fija y efectivo o mediante estrategias de cobertura que aprovechen las opciones y los futuros.

Los inversores que no tienen el tiempo o el conocimiento para administrar una cartera de valores individuales pueden elegir entre productos empaquetados, incluidos fondos mutuos y fondos cotizados en bolsa (ETF). Estos están disponibles en muchas, si no cientos, de categorías diferentes. En términos de crecimiento de capital, un inversionista estaría bien capacitado para tener fondos o ETF que brinden exposiciones diversificadas para acciones con características de valor y crecimiento, así como diferentes capitalizaciones de mercado y geografías.

Para un enfoque único para todos, los inversores pueden elegir un fondo con fecha límite que mantenga la asignación de acciones, bonos y efectivo que se vuelva más conservadora a medida que la fecha límite entre en vigencia. Otra opción de asignación predeterminada es un fondo de estilo de vida que mantiene una asignación estática basada en una opción de nivel de riesgo. Para el crecimiento del capital, un inversor elegiría una asignación moderada o agresiva.