En este momento estás viendo Excedente de cuenta corriente

¿Qué es un superávit de cuenta corriente?

El superávit en cuenta corriente es un saldo en cuenta corriente positivo, lo que indica que una nación es un prestamista neto para el resto del mundo.

Comprensión del superávit de la cuenta corriente

La cuenta corriente mide las importaciones y exportaciones de bienes y servicios de un país durante un período de tiempo definido, así como las ganancias de inversiones transfronterizas y transferencias de pagos. Las exportaciones, los ingresos de inversiones en el extranjero y los pagos de transferencias internas (asistencia y remesas) se registran como créditos; Las importaciones, las ganancias de los inversores extranjeros sobre inversiones en el país y los pagos de transferencias salientes se registran como débitos.

Cuando los créditos superan al débito, el país tiene un superávit en cuenta corriente, lo que significa que el resto del mundo está pidiendo prestado. El superávit en cuenta corriente de los activos netos de una nación aumenta en la cantidad del superávit. (Ver también, Balance de pagos.)

Debido a que la balanza comercial generalmente tiene el mayor impacto en la balanza por cuenta corriente, las naciones con superávits de cuenta corriente grandes y consistentes tienden a ser exportadores de productos manufacturados o energéticos. Los exportadores de productos manufacturados suelen seguir una política de producción de supermercados, como China, o tienen una excelente reputación, como Alemania, Japón y Suiza.

Conclusiones clave

  • Los superávits en cuenta corriente se refieren a saldos en cuenta corriente positivos, lo que significa que un país tiene más exportaciones que importaciones de bienes y servicios.
  • Los países con superávits en cuenta corriente constantes están bajo presión sobre su moneda.
  • Los superávits por cuenta corriente pueden reflejar una baja demanda interna o pueden deberse a una caída de las importaciones debido a una recesión económica.

Excedente de cuenta mundial

En 2016, según el Banco Mundial, los diez países con mayores superávits por cuenta corriente fueron Alemania, China, Japón, Corea del Sur, Holanda, Suiza, Singapur, Italia, Tailandia y Estados Unidos, Rusia. Estos superávits por cuenta corriente financian los déficits por cuenta corriente en otras naciones. Estados Unidos tiene el mayor déficit hasta la fecha.

Una nación con superávits constantes en cuenta corriente puede hacer subir su moneda. Tales naciones pueden tomar medidas para prevenir la apreciación de sus monedas a fin de mantener su competitividad exportadora. Japón ha intervenido a menudo, por ejemplo, en el mercado de divisas donde el yen sube comprando grandes cantidades de dólares a cambio del yen.

El superávit en cuenta corriente como indicador negativo

Los superávits por cuenta corriente se consideran generalmente un signo positivo en una economía. En algunos casos, sin embargo, también son indicadores negativos. Por ejemplo, el superávit por cuenta corriente de Japón se debe tanto a la baja demanda interna como a su competitividad en las exportaciones. La baja demanda interna se ha traducido en un estancamiento de su economía y un bajo crecimiento salarial. Los superávits en cuenta corriente pueden tener el efecto de una recesión, cuando las caídas y las importaciones de la demanda interna se reducen si la moneda se deprecia.