En este momento estás viendo Fuerza relativa

¿Qué es la fuerza relativa?

La fuerza relativa es una estrategia utilizada para invertir impulso e identificar acciones de valor. Se centra en invertir en acciones u otras inversiones que hayan tenido un buen desempeño en relación con el mercado en su conjunto o un índice de referencia relevante. Por ejemplo, un inversor puede elegir la fortaleza relativa de las empresas de tecnología que han superado al índice compuesto Nasdaq, o las acciones que superan al índice S&P 500.

Los analistas técnicos utilizan un indicador llamado índice de fuerza relativa (RSI) para generar señales de sobreventa o sobreoferta.

Conclusiones clave

  • La fuerza relativa es una forma de inversión dinámica utilizada por analistas técnicos e inversores de valor.
  • Se trata de elegir inversiones que hayan superado a su mercado o referencia.
  • Los inversores asumen una fuerza relativa de que la tendencia hacia un mejor rendimiento continuará. Si la tendencia se invierte, es probable que su inversión funcione bien.

Entendiendo la fuerza relativa

Si bien el objetivo de una inversión de valor es la compra baja y la venta alta, el objetivo de la inversión de fuerza relativa es la compra alta e incluso la venta superior. Por lo tanto, los inversores asumen una fuerza relativa de que las tendencias que muestra actualmente el mercado continuarán el tiempo suficiente para obtener un resultado positivo. Cualquier reversión repentina de esa tendencia dará lugar a resultados negativos.

Para identificar candidatos de inversión, los inversores comienzan con una fortaleza relativa al observar un índice de referencia como el índice compuesto Nasdaq. Luego, verán qué empresas dentro de ese mercado han superado a sus contrapartes, ya sea subiendo más rápido que sus pares o cayendo más rápido que ellos.

Debido a que la inversión asume una fuerza relativa de que las tendencias actuales continuarán en el futuro, es más eficaz en períodos estables con pocas interrupciones. Por el contrario, períodos caóticos como la crisis financiera de 2007-2008 pueden ser peligrosos para los inversores con relativa fortaleza porque pueden revertir drásticamente las tendencias de inversión. En esos casos, la psicología del inversor puede revertirse repentinamente y la inversión de ayer se transmite abruptamente.

Si bien la inversión momentum a menudo se asocia con acciones individuales, también se puede aplicar a mercados completos o sectores industriales utilizando fondos indexados y fondos cotizados en bolsa (ETF). Del mismo modo, los inversores pueden realizar inversiones de fuerza relativa en otras clases de activos, por ejemplo, en bienes raíces, utilizando fideicomisos de inversión inmobiliaria (REIT). También se pueden utilizar instrumentos más exóticos, como futuros de materias primas, opciones y otros productos derivados.

Estrategias relacionadas con la fuerza relativa

La inversión de fuerza relativa también se puede utilizar como un componente de una estrategia más amplia, como el comercio de pares.

Un ejemplo del mundo real de fuerza relativa

Harry es un inversor de relativa fortaleza que vigila de cerca los precios de los bonos corporativos y el S&P 500. Su cartera de inversiones incluye un fondo indexado S&P 500 y un ETF que rastrea el mercado de bonos corporativos. Como inversor de relativa fortaleza, periódicamente aumenta su asignación hacia cualquier activo que tuviera un mejor rendimiento en ese momento. Al hacerlo, espera aprovechar la tendencia actual de un mejor rendimiento de ese activo, comprando alto de manera eficiente y vendiendo más alto.

En los últimos meses, señaló que los inversores parecen estar aumentando las asignaciones de bonos de su cartera a expensas de las acciones. Esta entrada de efectivo en el mercado de bonos está elevando los precios de los bonos y reduciendo los rendimientos.

Esperando que esta tendencia continúe, Harry responde reduciendo su inversión en el S&P 500 y aumentando su inversión en el ETF de bonos corporativos. Espera capitalizar cualquier mejor rendimiento que los bonos en relación con las acciones.

Índice de fuerza relativa (RSI)

Los traders técnicos y de corto plazo también buscan una fortaleza relativa. En el análisis técnico, el índice de fuerza relativa (RSI) es un indicador del impulso que mide la magnitud de los cambios de precios recientes para evaluar las condiciones de sobrecompra o sobreventa en el precio de una acción u otro activo. El RSI se muestra como un oscilador (un gráfico lineal que se mueve entre dos extremos) y puede tener una lectura de 0 a 100. El indicador fue desarrollado por primera vez por J. Welles Wilder Jr. y presentado en su libro de seminarios de 1978, «Nuevos conceptos en sistemas técnicos de comercio».

La interpretación y el uso tradicionales del RSI es que los valores de 70 o más indican que un valor se está volviendo sobrevalorado o sobrevalorado y puede precipitarse por un cambio de tendencia o un precio de retiro correctivo. Una lectura de RSI de 30 o menos indica una condición sobrevalorada o infravalorada.

ImageImagen de Sabrina Jiang © Investopedia 2021

«data-caption =» «data-expansion =» 300 «id =» mntl-sc-block-image_1-0-30 «data-trace-container =» true «>

Imagen de Sabrina Jiang © Investopedia 2021