En este momento estás viendo Gorra

¿Qué es una gorra?

Un tope es un límite de tasa de interés en un producto de crédito de tasa variable. Es la tasa más alta posible que un prestatario tiene que pagar y también la tasa más alta que puede ganar un acreedor. Los términos de los límites máximos de las tasas de interés se detallarán en un contrato de préstamo o prospecto de inversión.

Un tope es un elemento importante de términos en un producto de crédito variable. Los prestatarios e inversores eligen productos crediticios de tasa variable para aprovechar los cambios en las tasas de interés del mercado. Un tope establece un límite en la cantidad de interés que debe pagar un prestatario y cuánto puede ganar un acreedor. Los tipos típicos de productos de tasa de interés limitada incluyen hipotecas de tasa ajustable (ARM) y bonos de tasa flotante.

Entendiendo Caps

Productos con tope de tasa variable

Los productos con una tasa de interés limitada tienen una estructura de tasa variable que incluye la indexación y la tasa de propagación. Una tasa de indexación se basa en los acreedores más bajos que estén dispuestos a ofrecer. El diferencial o margen se basa en el perfil crediticio de un prestatario y lo determina el asegurador.

Conclusiones clave

  • Un tope es un límite en las tasas de interés que puede cobrar un producto de crédito de tasa variable.
  • El tope es una ventaja para los prestatarios, ya que limita los niveles de interés que tienen que pagar en entornos de tipos en aumento.
  • Los productos de tasa de interés variable pueden tener un tope y un piso, que establece un nivel básico de interés que un prestamista o inversionista puede esperar ganar.

Si un producto tiene una tasa limitada, la tasa de interés aumentará con aumentos en la tasa de indexación hasta que alcance un límite específico. El límite es ventajoso para los prestatarios, ya que limita el nivel de interés que tienen que pagar en un entorno de tipos en aumento.

Los productos de crédito que a menudo están estructurados con tasas de interés limitadas incluyen hipotecas de tasa ajustable y bonos de tasa flotante. En una hipoteca de tasa ajustable, los prestatarios pagan una tasa de interés fija durante los primeros años del préstamo y luego una tasa variable a partir de entonces.

Algunas hipotecas pueden tener tasas a una tasa ajustable que pueden cambiar en cualquier momento, mientras que otras tienen tasas que se restablecen en un período de tiempo específico. En el período de tasa variable ARM, se puede iniciar un límite a un nivel específico. Independientemente del período de tiempo para los aumentos permitidos, la tasa no se puede cambiar a un nivel que exceda su límite si se inició uno en los términos del contrato de crédito.

En algunos casos, los acreedores pueden querer limitar una oferta de bonos de tasa variable a un límite de tasa de interés. Un tope de tasa de interés beneficiará al emisor de bonos, ya que ayuda a limitar su costo de capital cuando las tasas de interés suben. Para los inversores, un límite de tasa pone el rendimiento de un bono a un cierto nivel.

Los mecanismos estándar de fijación de precios del mercado no suelen aplicarse a los productos de bonos de tasa flotante cuando las tasas aumentan porque sus niveles de tasa de interés no son fijos. Sin embargo, si un bono tiene un límite de tasa de interés, entonces el límite podría afectar negativamente el precio del mercado secundario cuando se alcance el límite, reduciendo el valor comercial.

Gorra contra el piso

Los productos de tasa de interés variable pueden tener un tope y un piso. Un tope limita el interés pagado por un prestatario o emisor de bonos en un entorno de tasas elevadas y establece un nivel máximo de rendimiento para el prestamista o inversionista. Un piso establece un nivel básico de interés que un prestamista debe pagar y establece un nivel básico de interés que un prestamista o inversionista puede esperar ganar.

Un piso beneficia al prestamista o al inversionista de crédito en un entorno de tasa reducida. Sin embargo, para limitar la tasa de interés base, los prestatarios deben pagar una tasa de interés mínima específica incluso cuando la tasa de mercado actual sea más baja.