fbpx
Banca/ Checking Accounts

IBAN vs. Código SWIFT: ¿Cuál es la diferencia?

Número de cuenta bancaria internacional (IBAN) vs. Código de la Sociedad para las Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales (SWIFT): descripción general

Hay dos métodos estandarizados y reconocidos internacionalmente para identificar cuentas bancarias cuando se realiza una transferencia bancaria de un país a otro: un número de cuenta bancaria internacional (IBAN) y un código de la Sociedad para las telecomunicaciones financieras interbancarias mundiales (SWIFT). La principal diferencia entre los dos métodos radica en la información que transmiten los códigos.

Un código SWIFT se usa para identificar un banco específico durante una transacción internacional, mientras que un IBAN se usa para identificar una cuenta individual involucrada en la transacción internacional. Tanto los códigos SWIFT como los IBAN son componentes esenciales del proceso mediante el cual las personas pueden transferir dinero al extranjero, y ambos desempeñan un papel esencial en el buen funcionamiento del mercado financiero internacional.

Conclusiones clave

  • Los números de cuentas bancarias internacionales (IBAN) y los códigos de la Sociedad para las telecomunicaciones financieras interbancarias mundiales (SWIFT) facilitan las transferencias internacionales de dinero.
  • Se utiliza un código de la Sociedad para las Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales (SWIFT) para identificar un banco específico durante una transacción internacional.
  • Se utiliza un número de cuenta bancaria internacional (IBAN) para identificar una cuenta individual involucrada en la transacción internacional.

Número de cuenta bancaria internacional (IBAN)

Un IBAN permite identificar fácilmente el país donde se encuentra el banco y el número de cuenta del destinatario de la transferencia de dinero. El IBAN también actúa como un método para verificar que los detalles de la transacción sean correctos. El número comienza con un código de país de dos dígitos, luego dos números, seguidos de hasta terceros cinco caracteres alfanuméricos.

Este método de verificación e identificación se utiliza en la mayoría de los países de la Unión Europea y otros países europeos.

En 1997, la Organización Internacional de Normalización (ISO), un organismo internacional de establecimiento de normas compuesto por representantes de varias organizaciones nacionales de normalización, desarrolló por primera vez un sistema de normalización para IBAN. Sin embargo, surgieron preocupaciones, principalmente por parte del Comité Europeo de Normas Bancarias (ECBS) –ahora Consejo Europeo de Pagos, el órgano de toma de decisiones y coordinación de la industria bancaria europea– de que había demasiada flexibilidad dentro de las normas propuestas. La versión reelaborada del estándar incluía una regla que requería que el IBAN de cada país tuviera una longitud fija. También estipuló que solo se pueden usar letras mayúsculas dentro del IBAN.

Sociedad de Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales

(Código SWIFT

El sistema de la Sociedad para las Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales (SWIFT) es una red de mensajería que las instituciones financieras utilizan para transmitir de forma segura información e instrucciones a través de un sistema estandarizado de códigos. Se formó en 1973. El sistema SWIFT asigna a cada organización financiera un código único que tiene ocho u 11 caracteres.

Sigue siendo el método por el cual se realizan la mayoría de las transferencias de fondos internacionales. Una de las principales razones de esto es que el sistema de mensajería SWIFT permite a los bancos compartir una cantidad significativa de datos financieros, incluido el estado de la cuenta, los montos de débito y crédito, y los detalles relacionados con la transferencia de dinero.

Poder acceder a ambos identificadores (códigos SWIFT e IBAN) es esencial para garantizar una transferencia internacional rápida y exitosa. El identificador requerido por el banco depende del banco que se utilice, el banco del destinatario y los países en los que se origina y recibe la transferencia. Sin embargo, sin ninguno, las posibilidades de que la transferencia se complete con éxito disminuyen considerablemente.

Consideraciones Especiales

Antes de la introducción de estos métodos de identificación, no existían métodos estandarizados y reconocidos internacionalmente para identificar cuentas bancarias. La información que un país utilizó para identificar las cuentas bancarias e individuales del país emisor no fue necesariamente reconocida por el país receptor.

La falta de práctica estándar significaba que no había forma de garantizar que la información ingresada fuera correcta. Como resultado, los pagos podrían teóricamente hacerse a las personas u organizaciones equivocadas. Del mismo modo, los pagos podrían retrasarse mientras se confirman los datos identificativos. Los pagos perdidos, retrasados ​​o erróneos ocasionaron costos adicionales tanto para los bancos emisores como para los receptores.

La introducción de estos métodos de identificación fue crucial para ayudar a agilizar el proceso de realizar transferencias internacionales de dinero.