En este momento estás viendo Importancia de las cuentas por cobrar

Al estudiar los estados financieros, los inversores a menudo se centran en los ingresos, los ingresos netos y las ganancias por acción. Si bien investigar los ingresos y las ganancias de una empresa es una buena manera de obtener una idea de su salud general, analizar las cuentas por cobrar puede ayudarlo a profundizar en su análisis.

Conclusiones clave

  • Las cuentas por cobrar miden el dinero adeudado a los clientes por negocios por bienes o servicios ya proporcionados.
  • El análisis de las cuentas por cobrar de la empresa ayudará a los inversores a comprender mejor la salud financiera general y la liquidez de una empresa.
  • La relación entre cuentas por cobrar y ventas ayuda a los inversores a analizar hasta qué punto las ventas comerciales aún no se han pagado.
  • Las empresas cuyas cuentas por cobrar se deben a una base de clientes muy diversificada pueden ser más vulnerables que aquellas cuyas cuentas por cobrar se deben a clientes de un sector en particular.

Cuentas por cobrar: ¿Qué es y por qué es relevante?

En los términos más simples, las cuentas por cobrar miden el dinero que se debe a los clientes por negocios por bienes o servicios ya proporcionados. A medida que la empresa anticipa el flujo de caja futuro, los contadores incluyen las cuentas por cobrar como un activo en el balance general de la empresa. Sin embargo, la mayoría de las empresas no esperan cobrar el 100 por ciento del dinero que se muestra en las cuentas por cobrar.

Dado este riesgo de impago, es posible que se pregunte por qué las empresas continúan proporcionando bienes y servicios sin reclamar el pago por adelantado. Al tratar con clientes habituales fiables, una empresa puede aprovechar la venta de sus bienes y servicios a amigos. Es posible que pueda realizar más ventas de esa manera y también reducir los costos de transacción. Por ejemplo, la empresa puede facturar periódicamente a clientes de confianza en lugar de procesar muchos pagos pequeños.

El problema es cuando las cuentas por cobrar muestran dinero adeudado a clientes poco confiables. Los clientes pueden incumplir sus pagos, lo que obliga a la empresa a aceptar una pérdida. Para tener en cuenta este riesgo, las empresas basan sus informes financieros en el supuesto de que los clientes no pagarán todas sus cuentas por cobrar. Los contadores se refieren a esta sección como la asignación por insolvencia.

A su valor nominal, no es posible determinar si las cuentas por cobrar de una empresa son indicativas de prácticas comerciales saludables o no saludables. Los inversores solo pueden obtener esta información mediante un análisis cuidadoso.

Cómo analizar cuentas por cobrar

A lo largo de los años, los analistas han desarrollado muchos métodos diferentes para revelar el estándar subyacente de una cuenta comercial por cobrar.

Uno de los métodos más simples disponibles es utilizar la proporción de cuentas por cobrar a ventas. Esta relación, que consiste en las cuentas por cobrar de la empresa divididas por sus ventas, permite a los inversores determinar cuánto no han pagado los clientes por las ventas de la empresa en un momento determinado. Una cifra más alta sugiere que la empresa puede tener dificultades para cobrar los pagos de sus clientes.

Otro método simple es examinar cómo ha cambiado la asignación por insolvencia de la empresa con el tiempo. Esta provisión se informa normalmente en las notas a los estados financieros, aunque a veces se incluye en el balance. Si la provisión por insolvencia ha aumentado significativamente, la empresa puede tener una estructura deficiente en su capacidad para cobrar los pagos de sus clientes.

Al mismo tiempo, las reducciones drásticas en la asignación por insolvencia pueden significar que la administración comercial haya tenido que cancelar todas sus cuentas por cobrar.

Lea las notas a los estados financieros

Hay más demanda de otros métodos de análisis. Por ejemplo, las notas a los estados financieros pueden indicar clientes individuales con deudas pendientes. Recopile estos nombres e investigue la solvencia crediticia de cada cliente de deuda de forma individual. Luego, puede estimar la probabilidad de que cada cliente reembolse su parte de las cuentas por cobrar de la empresa.

Si bien este análisis puede proporcionar información valiosa, también puede llevar mucho tiempo, ya que el proceso de evaluación de la solvencia crediticia puede ser muy complejo.

Un método más accesible para evaluar la calidad de la cuenta por cobrar de una empresa es analizar en qué medida los clientes deudores de la empresa están diversificados por sector industrial. Un negocio cuyas cuentas por cobrar se deben a clientes orientados dentro de un sector en particular puede estar en riesgo de incumplimiento en caso de una recesión económica que afecte a ese sector.

Por el contrario, una empresa cuyas cuentas por cobrar se deben a una base de clientes altamente diversificada puede ser más vulnerable, basándose en la premisa de que es poco probable que una recesión económica en cualquier sector en particular afecte materialmente la tasa de reembolso de las cuentas por cobrar en su totalidad.

Como extensión de esta lógica, los inversores pueden considerar que una empresa es relativamente segura si cada uno de sus clientes deudores solo tiene una parte relativamente pequeña de sus cuentas por cobrar. En estas condiciones, es poco probable que la quiebra de cualquiera de sus clientes tenga un impacto significativo en la salud financiera general del negocio.

Por último, otro método común de análisis es investigar hasta qué punto está atrasado que cada cliente realice sus pagos. Esta técnica, conocida como «envejecimiento» de las cuentas por cobrar, puede ayudar a responder la pregunta de si ha habido problemas con clientes particulares a largo plazo. Como ocurre con la mayoría de los métodos, los resultados de este análisis se vuelven más informativos si los inversores los obtienen utilizando datos de un período de tiempo prolongado.

La línea de fondo

Además de las técnicas descritas anteriormente, hay muchas otras formas de analizar las cuentas por cobrar. Si bien los inversores individuales no están de acuerdo sobre el mejor método, pocos argumentarían que el análisis de las cuentas por cobrar es una parte fundamental de la debida diligencia.