Inspección no calificada

¿Qué es una auditoría no calificada?

La auditoría no calificada presenta estados financieros comerciales que son transparentes y cumplen con los principios de contabilidad generalmente aceptados (GAAP). Se da una opinión sin reservas después de una investigación exhaustiva de todos los documentos financieros adjuntos.

Cualquier discrepancia que pudiera haber quedado con la auditoría resultaría de información que el auditor no pudo obtener. Un informe no calificado analiza los sistemas de control interno así como los datos en los libros de la organización.

Los nombres adicionales para las inspecciones no calificadas a menudo incluían comentarios e informes no calificados.

Conclusiones clave

  • Una auditoría no calificada es una auditoría exhaustiva de los sistemas de control interno de una empresa y sus estados financieros y todos los documentos de respaldo.
  • En contraste, una opinión no auditada proporciona una opinión sobre los estados financieros de una firma, pero sin una investigación en profundidad, a menudo enfatizando las reservas del auditor.
  • Un informe no calificado presenta estados financieros que son justos y transparentes de acuerdo con los principios de contabilidad generalmente aceptados (GAAP) y los requisitos legales.

Comprensión de las inspecciones no calificadas

La alternativa a una auditoría sin reservas es una opinión sin auditar. Las auditorías no calificadas se realizan con énfasis en el detalle y la precisión y de acuerdo con los principios contables generalmente aceptados. Si un auditor tiene reservas sobre la exactitud o validez de los estados financieros de una firma, se puede sustituir por una opinión calificada que describa las reservas del auditor.

Un informe sin reservas llega a la conclusión de que los estados financieros de una empresa son justos y transparentes y se basan en una investigación exhaustiva.

En un informe sin reservas, los auditores concluyen que los estados financieros de la empresa presentan de forma justa los asuntos de una empresa en todos los aspectos materiales. Esta opinión se asume que una empresa ha cumplido con los PCGA y los requisitos legales. Esta opinión se denomina informe neto.

El informe sin reservas también indica que cualquier cambio en las políticas contables se ha incluido en los estados financieros. Esta opinión no da una opinión sobre si una empresa goza de buena salud económica. La opinión establece que la información financiera empresarial es transparente y completa y no oculta hechos importantes.

Un informe calificado no comenta si una empresa goza de buena salud económica, pero los informes financieros de la empresa son transparentes y completos.

Informe no apto frente a informe calificado

Con respecto a un informe sin salvedades, el auditor ha concluido que la mayoría de los asuntos financieros se tratan adecuadamente, aunque algunos problemas menores pueden quedar sin resolver. En contraste, el informe de un auditor califica por razones de alcance limitado en el trabajo del auditor o si hay preguntas sobre políticas contables. Los puntos de preocupación deben ser financieramente significativos para que un auditor califique para un informe.

Por ejemplo, el auditor puede considerar que un problema tergiversa la situación financiera real de la firma. En este caso, el auditor puede emitir un descargo de responsabilidad o una opinión adversa.

Sin embargo, un informe de auditoría calificado no significa necesariamente que una empresa esté en peligro o que una empresa no divulgue información importante en los estados financieros. Un informe de auditoría calificado solo indica la incapacidad del auditor para informar limpiamente.