En este momento estás viendo Intervención cambiaria

¿Qué es la mediación cambiaria?

La mediación cambiaria es una herramienta de política monetaria en la que un banco central juega un papel activo y participativo para influir en la tasa de transferencia de los fondos monetarios de la moneda nacional, generalmente con sus propias reservas o autoridad para generar la moneda. Los bancos centrales, especialmente los de los países en desarrollo, intervienen en el mercado de divisas con el fin de acumular reservas para sí mismos o proporcionárselas a los bancos del país. Su objetivo suele ser estabilizar el tipo de cambio.

Conclusiones clave

  • La intervención cambiaria se refiere a los esfuerzos de los bancos centrales para estabilizar la moneda.
  • Los efectos de desestabilización pueden provenir de fuerzas del mercado o de otras fuerzas.
  • La estabilización de la moneda puede requerir intervenciones a corto o largo plazo.
  • La estabilización permite a los inversores sentirse más cómodos con las transacciones que utilizan la moneda en cuestión.

Comprensión de la intervención cambiaria

Cuando un banco central aumenta la oferta monetaria a través de sus diversos medios para hacerlo, debe tener cuidado de minimizar los efectos no deseados, como la inflación flotante. El éxito de la intervención cambiaria depende de cómo el banco central esterilice el impacto de sus intervenciones, así como de las políticas macroeconómicas generales establecidas por el gobierno.

Dos dificultades para los bancos centrales residen en determinar el momento y el alcance de la intervención, ya que a menudo se trata de un llamado a juicio más que de un hecho frío. El tamaño de las reservas, el tipo de problemas económicos que enfrenta el país y las condiciones del mercado en constante cambio requieren que se requiera una gran cantidad de investigación y comprensión antes de decidir cómo emprender una acción productiva. En algunos casos, es posible que se requiera una intervención correctiva poco después del primer intento.

¿Por qué intervenir?

La intervención cambiaria tiene dos sabores. En primer lugar, un banco central o un gobierno pueden considerar que su moneda está obsoleta y se ve afectada negativamente por la economía del país. Por ejemplo, los países que dependen en gran medida de las exportaciones pueden encontrar que su moneda es demasiado fuerte para que otros países paguen por los bienes que producen. Pueden intervenir para mantener la moneda en línea con las monedas de los países que importan sus mercancías.

El Banco Nacional Suizo (SNB) llevó a cabo una acción de este tipo entre septiembre de 2011 y enero de 2015. El SNB estableció un tipo de cambio mínimo entre el franco suizo y el euro. Esto impidió que el franco suizo se fortaleciera más allá de un nivel aceptable para otros importadores europeos de productos suizos.

Este enfoque funcionó bien durante tres años y medio y, posteriormente, el SNB decidió que debía permitir que el franco suizo nade libremente. De repente, sin previo aviso, el banco central suizo publicó el tipo de cambio mínimo. Esto ha tenido consecuencias muy negativas para algunas empresas, pero, en general, la economía suiza está fuera de control.

La intervención puede ser una reacción a corto plazo a un incidente en particular. Un evento único podría hacer que las monedas de los países se muevan en una dirección en un período de tiempo muy corto. Los bancos centrales intervendrán con el único objetivo de aportar liquidez y reducir la volatilidad. Después de que el SNB subió el piso de su moneda frente al euro, el franco suizo cayó hasta un 25 por ciento. El SNB intervino a corto plazo para evitar que el franco cayera más y para evitar la volatilidad.

Riesgos de la intervención cambiaria

Las intervenciones cambiarias pueden ser peligrosas porque pueden socavar la credibilidad de un banco central si no logra mantener la estabilidad. La protección de la moneda nacional de la especulación fue una de las principales causas de la crisis cambiaria de 1994 en México y fue un factor clave en la crisis financiera asiática de 1997.