fbpx
Ciencias económicas/ Economía

John Maynard Keynes

¿Quién era John Maynard Keynes?

John Maynard Keynes, conocido como el padre de la economía keynesiana, fue un economista británico de principios del siglo XX. Sus teorías sobre la economía keynesiana abordaron, entre otras cosas, las causas del desempleo de larga duración. En un artículo titulado «La teoría general del empleo, el interés y el dinero», Keynes pasó a primer plano sobre el pleno empleo y la intervención del gobierno como una forma de detener una recesión económica. Su carrera ha involucrado roles de servicio académico y gubernamental.

Entre otras características de sus teorías económicas, Keynes creía que los gobiernos deberían aumentar el gasto y reducir los impuestos para estimular la demanda frente a la recesión.

Conclusiones clave

  • El economista británico John Maynard Keynes es el fundador de la economía keynesiana.
  • Entre otras creencias, Keynes consideró que los gobiernos deberían aumentar el gasto y bajar los impuestos ante la recesión, con el fin de generar empleo y potenciar el poder adquisitivo de los consumidores.
  • Otro principio fundamental de la economía keynesiana es que las economías que invierten más que sus ahorros tendrán inflación.

Entender a John Maynard Keynes

John Maynard Keynes nació en 1883 y creció para ser economista, periodista y financiero, gracias en gran parte a su padre, John Neville Keynes, profesor de Economía en la Universidad de Cambridge. Su madre, una de las primeras mujeres graduadas en la Universidad de Cambridge, participó activamente en obras de caridad para los privilegiados.

El padre de Keynes era un defensor de la economía del laissez-faire, y durante su tiempo en Cambridge, el propio Keynes era un creyente común en los principios del libre mercado. Sin embargo, Keynes se volvió más radical más adelante en su vida y comenzó a apoyar la intervención del gobierno como una forma de frenar el desempleo y la consiguiente recesión económica. Argumentó que las altas tasas de desempleo reducirían la agenda del gobierno, aumentarían el gasto público y aumentarían el déficit presupuestario.

Principios de la economía keynesiana

El principio más fundamental de la economía keynesiana es que si la inversión económica excede sus ahorros, habrá inflación. Por el contrario, si los ahorros de una economía son mayores que su inversión, habrá una recesión. Esta fue la base de la creencia de Keynes de que reduciría el desempleo y ayudaría a la recuperación económica. La economía keynesiana también sugiere que la demanda en realidad está impulsada por la producción y no por la oferta. En la época de Keynes, se creía que lo contrario era cierto.

Con esto en mente, la economía keynesiana sostiene que las economías de crecimiento se impulsan cuando una cantidad saludable de producción es impulsada por cantidades adecuadas de gasto económico. Keynes creía que el desempleo era causado por la falta de gasto dentro de una economía, lo que reducía la demanda agregada. Las continuas reducciones del gasto durante una recesión han dado lugar a nuevas reducciones de la demanda, lo que ha provocado un aumento de las tasas de desempleo, lo que ha dado lugar a un menor gasto a medida que aumenta el número de desempleados.

Keynes sugirió que la mejor manera de sacar una economía de la recesión es que el gobierno pida dinero prestado y aumente la demanda gastando capital para gastar la economía. Esto significa que la economía keynesiana está en marcado contraste con el laissez-faire porque cree en la intervención del gobierno.