En este momento estás viendo Justicia económica

¿Qué es la justicia económica?

La justicia económica es parte de la justicia social y la economía del bienestar. Es un conjunto de principios morales y éticos para la construcción de instituciones económicas, donde el objetivo final es crear una oportunidad para que todos establezcan una base material suficiente para una vida digna, productiva y creativa.

Conclusiones clave

  • La justicia económica es la idea de que a la economía le irá mejor si es más justa.
  • El objetivo es crear oportunidades para que todos prosperen y que la prosperidad y la justicia vayan de la mano y no en oposición.
  • Los principios básicos de la justicia económica son un ingreso universal básico, igualdad de ingresos por género y raza, igualdad de oportunidades laborales y crediticias, y permitir que todos alcancen su máximo potencial.

Entendiendo la justicia económica

El concepto de justicia económica se cruza con la idea de éxito económico total. Se cree que la creación de más oportunidades para todos los miembros de la sociedad contribuirá a unos salarios sostenibles y un crecimiento económico sostenible. Cuando más ciudadanos pueden mantenerse a sí mismos y mantener un ingreso discrecional estable, es más probable que gasten sus ganancias en bienes, lo que a su vez estimulará la demanda en la economía.

El logro de la justicia económica puede abordar las brechas salariales y otros déficits en los ingresos individuales. Por ejemplo, los miembros de la fuerza laboral pueden estar empleados en puestos que no aprovechan al máximo sus habilidades. Los trabajadores suelen ganar salarios que no reflejan todo el potencial de su capacidad profesional. Como resultado, no obtienen los ingresos más altos que pueden.

Tal pérdida potencial de salarios crea ineficiencias en la economía porque esos trabajadores no tendrán los ingresos para participar en ella. Si esta ineficiencia alcanza un grado significativo, donde grandes sectores de la población no compran bienes y servicios para los que de otro modo podrían gastar sus ganancias, puede ralentizar la economía.

Ejemplos de formas de lograr la justicia económica

Un intento de lograr la justicia económica es un sistema tributario progresivo, en el que el porcentaje de impuestos aumenta a medida que aumenta la cantidad de ingresos básicos. El objetivo de la tributación progresiva es remediar la desigualdad de ingresos y proporcionar fondos para servicios sociales, infraestructura pública y educación. Otros ejemplos de instituciones de justicia económica incluyen crédito por ingreso del trabajo, vivienda asequible y asistencia financiera federal basada en la necesidad para estudiantes universitarios.

Las acciones que podrían servir a la justicia económica incluyen esfuerzos para eliminar las brechas salariales impulsadas por el género y proporcionar una preparación profesional y educación más completa para los segmentos de la población de bajos ingresos y en riesgo. Otro método propuesto para servir a la justicia económica es aumentar los salarios de los trabajadores con salarios más bajos.

Tal estrategia puede verse como un contrapunto a la idea de pagar más salarios a los ejecutivos de negocios involucrados en pagar la riqueza que pagan otros. Tenga en cuenta que esta idea no funciona a la inversa: cuando la economía experimenta una recesión, son los más pobres quienes enfrentan las lesiones más graves, en comparación con los que son más ricos.