fbpx
Economía/ Ciencias económicas

Justicia social

¿Qué es la justicia social?

La justicia social es una teoría política y filosófica que afirma que el concepto de justicia tiene dimensiones distintas a las plasmadas en los principios del derecho civil o penal, la oferta y demanda económica o los marcos morales tradicionales. La justicia social generalmente se enfoca más en las relaciones justas entre los grupos de la sociedad que en la justicia del comportamiento individual o la justicia para los individuos.

Histórica y teóricamente, la idea de justicia social es que todos deben tener igual acceso a la riqueza, la salud, el bienestar, la justicia, los privilegios y las oportunidades independientemente de sus circunstancias legales, políticas, económicas u otras. En la práctica moderna, la justicia social consiste en favorecer o castigar a diferentes grupos de la población, independientemente de las preferencias o acciones de cualquiera, basándose en juicios de valor sobre eventos históricos, condiciones actuales y relaciones grupales. Desde un punto de vista económico, esto a menudo significa una redistribución de la riqueza, los ingresos y las oportunidades económicas de grupos que los defensores de la justicia social perciben como discriminatorios contra quienes perciben que están bajo presión. La justicia social a menudo se asocia con la política de identidad, el socialismo y el comunismo revolucionario.

Conclusiones clave

  • La justicia social es un concepto de filosofía política dirigido principalmente a la igualdad entre personas de diferentes dimensiones sociales.
  • Desde una perspectiva económica, los esfuerzos de justicia social buscan definir o degradar el estatus económico de diferentes grupos de acuerdo con la identidad del grupo o características demográficas como raza, género y religión.
  • En la práctica, la justicia social puede perseguirse mediante diversas formas de actividad pacífica o no pacífica de activismo o política gubernamental.
  • En las economías socialistas, la justicia social es un principio fundamental de la política económica.

Entendiendo la justicia social

La justicia social es la base de los sistemas económicos sociales y también se enseña en varias tradiciones religiosas. En general, la justicia social se ha convertido en un concepto amplio que apoya la igualdad de derechos a través de varios tipos de iniciativas ciudadanas. La justicia social está estrechamente relacionada con la teoría del conflicto y con la corrección de la injusticia percibida a los conflictos pasados ​​o en curso entre grupos de personas y sectores de la sociedad. Suele enfocarse en favorecer los intereses de ciertos grupos dentro de una población cuyos simpatizantes los consideran oprimidos o socavar los intereses de grupos y atacarlos a quienes consideran defensores de alguna manera.

Los esfuerzos para promover la justicia social tienden a centrarse en diferentes grupos demográficos, para promover sus intereses a fin de combatir la discriminación percibida o castigarlos por delitos percibidos previamente. En general, las características demográficas que se centran en la justicia social a menudo incluyen: raza, etnia y nacionalidad; género y orientación sexual; edad; afiliación religiosa; y discapacidad. Puede haber diferentes tipos de iniciativas de justicia social para promover la igualdad o para redistribuir el poder y el estatus entre grupos en las áreas de riqueza, salud, bienestar, justicia, privilegios y estatus económico. Desde una perspectiva económica, la justicia social es a menudo un intento de redistribuir la riqueza, los ingresos o las oportunidades económicas de los grupos privilegiados a los desfavorecidos.

La justicia social puede tratar de lograr sus objetivos a través de una amplia gama de medios pacíficos o no pacíficos, incluidos varios programas gubernamentales, campañas sociales, activación pública, revolución violenta o incluso terrorismo. A nivel gubernamental, las iniciativas de justicia social pueden llevarse a cabo a través de una variedad de programas. Estos incluyen la redistribución directa de riqueza e ingresos; estatus legal protegido en el empleo, subsidios gubernamentales y otras áreas para grupos desfavorecidos; o discriminación legal contra grupos privilegiados hasta e incluyendo expropiación, castigo conjunto y limpieza.

Los sistemas sociales y comunistas se centran cada vez más en programas de justicia social en todo el país. Sin embargo, la justicia social tiene su propio lugar en las sociedades de capital, como los Estados Unidos, donde se asignan fondos gubernamentales para apoyar muchos esfuerzos de justicia social. En estas asociaciones, las preocupaciones por la justicia social generalmente se persiguen a través del activismo dirigido a cambiar las políticas públicas o influir directamente en el comportamiento de las personas a través de mítines y manifestaciones públicas, campañas de relaciones públicas, inversiones específicas y donaciones caritativas y esfuerzos de ayuda. Puede tomar la forma de boicots, listas negras y censura de grupos e individuos privilegiados o incluso amenazas directas, violencia y destrucción de propiedades e infraestructura específicas.

Políticamente dentro de los Estados Unidos, los defensores de la justicia social tienden a encontrarse en el Partido Demócrata, especialmente en las alas progresistas y socialistas reconocidas del partido, así como en otras organizaciones pequeñas. El término suele ser empleado por progresistas y socialistas que no se asocian con el partido demócrata (independientes, verdes y otros).

Ejemplos de justicia social

Se pueden encontrar ejemplos de justicia social en todo tipo de asociaciones, políticas gubernamentales y movimientos.

En las economías socialistas, la justicia social es un principio fundamental de la política económica. Los gobiernos socialistas suelen llevar a cabo programas masivos para la redistribución obligatoria de la tierra, el capital y otros activos, como el Big Leap Forward y el Holodomor, en nombre de la justicia social.

En las sociedades capitalistas, los gobiernos intervienen regularmente en la economía para apoyar la justicia social. Los defensores de la justicia social a menudo buscan reformas de políticas en áreas como la atención médica, la inmigración o el sistema de justicia penal para remediar posibles sesgos hacia ciertos grupos demográficos.

Históricamente en los Estados Unidos, el movimiento de derechos civiles que comenzó en la década de 1950 y fue dirigido por Martin Luther King Jr. es uno de los ejemplos más famosos de justicia social. Martin Luther King Jr. y sus seguidores abogaron por la promoción de la igualdad racial y los intereses de los afroamericanos. Los esfuerzos en los años siguientes han llevado a cambios radicales en la economía y la sociedad de los Estados Unidos, incluida la introducción de la Ley de Derechos Civiles, que prohíbe a las empresas discriminar a los grupos protegidos.

El mercado laboral, la política laboral y el trabajo organizado suelen ser algunas de las áreas de mayor preocupación en el sector privado. Dentro del mercado laboral, la igualdad salarial y las oportunidades para todos los grupos demográficos tienden a ser los dos mejores puntos para la promoción progresiva. El establecimiento y la difusión de sindicatos a menudo se justifica y se enmarca en términos de justicia social para promover los intereses de los trabajadores frente a los empleadores explotados.