En este momento estás viendo La deuda soberana

¿Qué es la deuda soberana?

La deuda soberana es deuda del gobierno central. Es una deuda emitida por el gobierno nacional en moneda extranjera con el fin de financiar el crecimiento y desarrollo del país emisor. La estabilidad del gobierno emisor puede proporcionar las calificaciones crediticias soberanas del país que ayudan a los inversores a sopesar los riesgos al evaluar las inversiones en deuda soberana.

La deuda soberana se conoce como deuda pública, deuda pública y deuda nacional.

Entendiendo la deuda soberana

La deuda soberana puede ser interna o externa. Si se clasifica como deuda interna, es una deuda contraída con prestamistas dentro del país. Si se clasifica como deuda externa, es deuda contraída con prestamistas en áreas extranjeras. Otra forma de clasificar la deuda soberana es hasta el vencimiento del pago de la deuda. Las deudas clasificadas como deuda a corto plazo suelen durar menos de un año, y la deuda clasificada como deuda a largo plazo suele durar más de diez años.

Cómo funciona la deuda soberana

La deuda soberana generalmente se crea tomando prestados bonos y letras del gobierno y emitiendo valores. Los países que tienen menos reputación en comparación con otros países reciben préstamos directos de organizaciones globales como el Banco Mundial y otras instituciones financieras internacionales. Las variaciones desfavorables del tipo de cambio y una valoración demasiado optimista del reembolso de los proyectos financiados con deuda dificultan que los países reembolsen la deuda soberana. La única opción para el prestamista, que no puede apoderarse de los activos del gobierno, es renegociar los términos del préstamo. Los gobiernos evalúan los riesgos de contraer deuda soberana, ya que los países que incumplen la deuda soberana tendrán dificultades para obtener préstamos en el futuro.

Conclusiones clave

  • La deuda soberana es la deuda emitida por el gobierno central, generalmente en forma de valores, para financiar diversas iniciativas de desarrollo dentro de un país.
  • El riesgo más importante de la deuda soberana es el riesgo de incumplimiento por parte del país emisor. Por esta razón, se considera que los países con economías y sistemas políticos estables tienen menos riesgo de incumplimiento en comparación con países con un historial de inestabilidad.
  • Las medidas y calificaciones asignadas a la deuda soberana pueden diferir de las agencias.

Riesgos asociados con la deuda soberana

Si bien la deuda soberana siempre será el riesgo de incumplimiento, al prestar dinero a un gobierno nacional se le otorga una inversión libre de riesgo en su propia moneda porque, hasta un límite, el gobierno prestatario puede pagar la deuda aumentando los impuestos, reduciendo el gasto o simplemente imprima más dinero. En lugar de emitir deuda soberana, los gobiernos pueden financiar sus proyectos creando dinero. Al hacerlo, los gobiernos pueden eliminar la necesidad de pagar intereses. Sin embargo, este método solo reduce los costos de interés del gobierno y puede hacer hipervínculos. Así que los gobiernos todavía tienen que financiar sus proyectos con la ayuda de otros gobiernos.

Medición de la deuda soberana

La deuda soberana se mide de manera diferente por país. La medición de la deuda soberana depende de quién realiza la medición y por qué lo hace. Por ejemplo, una calificación que Standard & Poor’s otorga a empresas e inversores solo presta deuda prestada por acreedores comerciales. Esto significa que no incluye dinero prestado de otros gobiernos, el Banco Mundial y otras instituciones financieras internacionales. Al mismo tiempo, la Unión Europea (UE) tiene límites sobre la cantidad total que un país de la zona del euro puede pedir prestado. Esto significa que la UE tiene restricciones más amplias a la hora de medir la deuda soberana. Por tanto, la UE cubre la deuda de los gobiernos locales y estatales.

Un ejemplo de deuda soberana

Las calificaciones y el desempeño de la deuda soberana dependen en gran medida de los sistemas económicos y políticos del país emisor. Por ejemplo, las letras del Tesoro emitidas por el gobierno de los EE. UU. Durante las turbulencias en los mercados internacionales se consideran refugios seguros. Como resultado, algunos países extranjeros, en particular Japón y China, tienen una parte significativa de la deuda estadounidense. Por el contrario, la deuda soberana es emitida por países con una relación rentable gasto-deuda-PIB. La crisis de la deuda griega es un ejemplo de los problemas que pueden surgir en la economía de una nación si no puede hacer frente a los pagos relacionados con su deuda.