En este momento estás viendo La fuga de capitales

¿Qué es Capital Flight?

La fuga de capitales es la expulsión a gran escala de activos financieros y de capital de una nación debido a eventos como la inestabilidad política o económica, la devaluación de la moneda o la imposición de controles de capital. La fuga de capitales puede ser legal, como sucede cuando los inversionistas extranjeros repatrian capital a su país de origen, o ilegal, lo que ocurre en economías con controles de capital que restringen el movimiento de activos fuera del país. La fuga de capitales puede representar una pesada carga para las naciones más pobres porque la falta de capital obstaculiza el crecimiento económico y puede conducir a un nivel de vida más bajo. Paradójicamente, las economías más abiertas son las que tienen menos riesgo de fuga de capitales, ya que la transparencia y la apertura mejoran la confianza de los inversores en las perspectivas a largo plazo de dichas economías.

Comprensión de la fuga de capitales

El término «fuga de capitales» abarca varios casos. Puede referirse a un déficit de capital de una sola nación, una región entera o un grupo de países con elementos básicos similares. Puede ser impulsado por un evento específico de un país o por un desarrollo macroeconómico que lleve a un cambio a gran escala en las preferencias de los inversores. Puede ser de corta duración o durar años.

La devaluación de la moneda es a menudo el ímpetu de la fuga de capitales a gran escala y a escala legal, ya que los inversores extranjeros huyen de esas naciones antes de que sus activos pierdan demasiado valor. Este fenómeno fue evidente en la crisis asiática de 1997, aunque los inversores extranjeros regresaron a estos países antes de que sus monedas se estabilizaran y se reanudara el crecimiento económico.

Debido a la fuga de capitales, la mayoría de las naciones prefieren la inversión extranjera directa (IED) en lugar de la inversión extranjera de cartera (FPI). Después de todo, la IED implica inversiones a largo plazo en fábricas y empresas de un país, y es extremadamente difícil liquidarlas a corto plazo. Por otro lado, las inversiones de cartera pueden liquidarse y los ingresos repatriados en cuestión de minutos, lo que hace que esta fuente de capital se considere a menudo como «efectivo caliente».

Los inversionistas residentes pueden iniciar una fuga de capitales por temor a las políticas gubernamentales que depriman la economía. Por ejemplo, pueden comenzar a invertir en mercados extranjeros, si se elige a un líder republicano con una retórica muy gastada sobre el proteccionismo, o si la moneda local corre el riesgo de devaluarse repentinamente. A diferencia del caso anterior, donde el capital extranjero encuentra su camino de regreso cuando la economía se reabre, este tipo de fuga puede resultar en que el capital permanezca en el exterior por largos períodos. Las salidas de yuanes chinos, cuando el gobierno devaluó su moneda, ocurrieron varias veces después de 2015.

En un entorno de tipos de interés bajos, es posible «carry trades», que implican pedir prestado en divisas con tipos de interés bajos e invertir en activos potencialmente más altos, como acciones de mercados emergentes y bonos por correo basura, lo que fomenta la fuga de capitales. Esto sucedería si parece probable que las tasas de interés suban, lo que llevaría a los especuladores a vender activos de mercados emergentes a gran escala y otros activos especulativos, como se vio a fines de la primavera de 2013.

Durante los períodos de volatilidad del mercado, no es raro usar las expresiones de fuga y fuga de capital a la calidad de manera intercambiable. Si bien el retiro de capital generalmente refleja mejor la fuga de capitales, la fuga de calidad generalmente se dirige a los inversores que pasan de activos de mayor riesgo a alternativas más seguras y menos riesgosas.

Conclusiones clave

  • La fuga de capitales es la salida de capitales de un país debido a políticas monetarias negativas, como la depreciación de la moneda, o la realización de operaciones en las que se intercambian monedas de baja tasa de interés por activos de mayor rendimiento.
  • Los gobiernos adoptan diversas estrategias, desde aumentar las tasas de interés hasta firmar tratados fiscales y hacer frente a la fuga de capitales.

Cómo manejan los gobiernos la fuga de capitales

Los efectos de la fuga de capitales pueden variar según el nivel y la naturaleza de la dependencia de los gobiernos del capital extranjero. La crisis asiática de 1997 es un ejemplo de un efecto más severo debido a la fuga de capitales. Durante la crisis, las rápidas devaluaciones de la moneda por parte de los tigres asiáticos provocaron una fuga de capitales y, en consecuencia, el efecto dominó de la caída de los precios de las acciones en todo el mundo.

Según algunas cuentas, las acciones internacionales cayeron hasta un 60 por ciento debido a la crisis. El FMI intervino y otorgó préstamos puente a las economías afectadas. Para impulsar sus economías, los países también compraron bonos del Tesoro de Estados Unidos. En contraste con la crisis financiera asiática, el supuesto efecto de la devaluación del yuan chino en 2015 que resultó en salidas de capital fue relativamente más leve, con solo una caída del 8 por ciento reportada en el mercado de valores de Shanghai.

Los gobiernos utilizan numerosas estrategias para hacer frente al impacto de la fuga de capitales. Por ejemplo, inician controles de capital que restringen el flujo de su moneda fuera del país. Pero esta puede no ser siempre la mejor solución porque podría debilitar aún más la economía y causar más pánico sobre la situación. Además, el desarrollo de innovaciones tecnológicas supranacionales, como bitcoin, puede ayudar a superar dichos controles.

La otra medida comúnmente utilizada por los gobiernos es la firma de tratados tributarios con otras jurisdicciones. Una de las principales razones por las que la fuga de capitales es una opción atractiva es que la transferencia de fondos no conlleva sanciones fiscales. Al encarecer la transferencia de grandes sumas de dinero a través de las fronteras, los países pueden obtener algunos de los beneficios que se obtienen de tales transacciones.

Los gobiernos también aumentan las tasas de interés para hacer que la moneda local sea atractiva para los inversores. El efecto general es un aumento en la valoración de la moneda. Pero el aumento de las tasas de interés encarece las importaciones y aumenta el costo general de hacer negocios. Otro resultado consecuente de las tasas de interés más altas es una mayor inflación.

Ejemplo de fuga ilegal de capitales

La fuga ilegal de capitales suele tener lugar en países con estrictos controles de capital y divisas. Por ejemplo, la fuga de capitales de la India ascendió a miles de millones de dólares en los años setenta y ochenta debido a los estrictos controles cambiarios. El país liberalizó su economía en la década de 1990, revirtiendo esta fuga de capitales cuando el capital extranjero ingresó a la economía resurgente.

La fuga de capitales también puede ocurrir en naciones más pequeñas debido a turbulencias políticas o problemas económicos. Argentina, por ejemplo, ha sufrido una fuga de capitales durante años debido a una alta tasa de inflación y una moneda nacional en deslizamiento.