En este momento estás viendo La importancia de la diversificación

¿Qué es la diversificación de la inversión?

La diversificación es una técnica que reduce el riesgo al asignar inversiones a instrumentos financieros, industria y otras categorías. Su objetivo es maximizar los resultados mediante la inversión en diferentes áreas, cada una de las cuales respondería de manera diferente al mismo evento.

La mayoría de los profesionales de la inversión están de acuerdo, aunque no garantizan contra pérdidas, que la diversificación es el aspecto más importante para lograr los objetivos financieros a largo plazo y minimizar el riesgo. Aquí, analizamos por qué esto es cierto y cómo lograr la diversificación en su cartera.

Conclusiones clave

  • La diversificación reduce el riesgo al invertir en vehículos que abarcan varios instrumentos financieros, industrias y otras categorías.
  • El riesgo no sistémico puede mitigarse mediante la diversificación, aunque el riesgo sistémico o de mercado no suele ser evitable.
  • Equilibrar una cartera diversificada puede ser complejo y costoso, y puede tener menores recompensas porque el riesgo se mitiga.

Entender la diversificación en la inversión

Supongamos que tiene una cartera que solo tiene acciones de aerolíneas. Los precios de las acciones caerán después de cualquier mala noticia, como una huelga de pilotos indefinida que eventualmente cancelará vuelos. Esto significa que habrá una caída significativa en el valor de su cartera.

Puede contrarrestar estas acciones con algunas acciones ferroviarias, por lo que solo una parte de su cartera se verá afectada. De hecho, existe una muy buena posibilidad de que los precios de estas acciones suban, ya que los pasajeros buscan modos de transporte alternativos.

Podría diversificarse aún más debido a los riesgos asociados con estas empresas. Eso es porque cualquier cosa que afecte los viajes de ambas industrias perjudicará. Los estadísticos pueden decir que existe una fuerte correlación entre las existencias ferroviarias y aéreas. Esto significa que debe diversificarse en general: diferentes industrias, así como diferentes tipos de empresas. Cuanto menos relacionadas sean sus acciones, mejor.

Al diversificar, se asegura de no poner todos sus huevos en una canasta.

Asegúrese de diversificar también entre diferentes clases de activos. Diferentes activos, como bonos y acciones, no reaccionan de la misma manera ante eventos adversos. Las combinaciones de clases de activos, como acciones y bonos, reducirán la sensibilidad de su cartera a los cambios del mercado a medida que se mueven en diferentes direcciones. Entonces, si diversifica, los movimientos desagradables en uno se compensarán con resultados positivos en otro.

Y no olvide la ubicación, la ubicación, la ubicación. Busque oportunidades fuera de sus propios límites geográficos. Después de todo, la volatilidad en los Estados Unidos puede no afectar las acciones y los bonos en Europa, por lo que invertir en esa parte del mundo puede minimizar y compensar los riesgos de la inversión nacional.

¿Cuántas existencias deberías tener?

Por supuesto, poseer cinco acciones es mejor que poseer una, pero llega un punto en el que termina agregando más acciones a su cartera. Existe un debate sobre cuántas acciones se necesitan para reducir el riesgo y mantener un alto rendimiento. La visión más tradicional sostiene que un inversor puede lograr la mejor diversificación con solo de 15 a 20 acciones distribuidas en diferentes industrias.

Diferentes tipos de riesgo

Los inversores se enfrentan a dos tipos principales de riesgo al invertir. El primero se llama riesgo sistémico o riesgo de mercado. Este tipo de riesgo está asociado a todas las empresas. Las causas comunes incluyen tasas de inflación, tipos de cambio, inestabilidad política, guerra y tasas de interés. Esta categoría de riesgo no se aplica a ninguna empresa o industria y no puede eliminarse ni reducirse mediante la diversificación. Es un tipo de riesgo que todos los inversores deben aceptar.

El riesgo sistémico afecta al mercado en su conjunto, no solo a un vehículo o una industria de inversión.

El segundo tipo de riesgo es variable o no sistemático. Este riesgo es específico de una empresa, industria, mercado, economía o país. Las fuentes más comunes de riesgo no sistémico son el riesgo empresarial y el riesgo financiero. Debido a que es variable, los inversores pueden reducir su exposición mediante la diversificación. Por tanto, el objetivo es invertir en diferentes activos para que no todos se vean afectados de la misma forma por los acontecimientos del mercado.

Problemas con la diversificación

Los profesionales siempre señalan la importancia de la diversificación, pero esta estrategia tiene algunas desventajas. Primero, administrar una cartera diversa puede ser un poco abrumador, especialmente si tiene múltiples participaciones e inversiones.

La diversificación también puede resultar costosa. No todos los vehículos de inversión cuestan lo mismo, por lo que comprar y vender afectará su resultado final, desde las tarifas de transacción hasta los cargos de corretaje. Y dado que un valor más alto está asociado con un riesgo más alto, puede limitar sus devoluciones.

Luego piensa en lo complicado que puede ser. Por ejemplo, se han creado muchos productos de inversión sintéticos para cumplir con los niveles de tolerancia al riesgo de los inversores. Estos productos suelen ser complejos y no están destinados a principiantes ni a pequeños inversores. Aquellos con experiencia de inversión limitada y apoyo financiero deben considerar comprar bonos para diversificarse frente al riesgo del mercado de valores.

Desafortunadamente, incluso el mejor análisis de una empresa y sus estados financieros no puede garantizar que no será una inversión con pérdidas. La diversificación no evitará pérdidas, pero puede reducir el impacto del fraude y la desinformación en su cartera.

Preguntas frecuentes sobre diversificación en inversiones

¿Qué significa la diversificación al invertir?

La diversificación es una estrategia que tiene como objetivo mitigar el riesgo y maximizar los rendimientos mediante la asignación de fondos de inversión a vehículos, industrias, empresas y varias otras categorías.

¿Qué es un ejemplo de inversión diversificada?

Una cartera de inversiones diversificada comprende varias clases de activos, como acciones, bonos y otros valores. Pero eso no es todo. Estos vehículos se diversifican comprando acciones en diferentes empresas, clases de activos e industrias. Por ejemplo, las acciones pueden consistir en empresas minoristas, de transporte y de consumo básico, así como bonos, emitidos por una corporación y emitidos por el gobierno, en una cartera de inversores diversificada. Una mayor diversificación puede involucrar cuentas del mercado monetario y efectivo.

¿Qué sucede cuando diversifica sus inversiones?

Cuando diversifica sus inversiones, reduce la cantidad de riesgo al que está expuesto para maximizar sus rendimientos. Si bien existen ciertos riesgos que no puede evitar, como los riesgos sistémicos, puede protegerse contra riesgos no sistémicos, como los riesgos comerciales o financieros.

La línea de base

La diversificación puede ayudar a un inversor a gestionar el riesgo y reducir la volatilidad de los movimientos de los precios de los activos. Sin embargo, recuerde que no importa cuán diversa sea su cartera, el riesgo no se puede eliminar por completo.

Puede reducir el riesgo de las acciones individuales, pero casi todas las acciones se ven afectadas por los riesgos generales del mercado, por lo que es importante diversificar entre diferentes clases de activos. La clave es encontrar un equilibrio feliz entre riesgo y rendimiento. Esto asegura que pueda alcanzar sus metas financieras y aún así tener un buen descanso nocturno.