fbpx
Wealth/ Wealth Management

Las 6 principales quejas sobre asesores financieros

Al igual que en cualquier industria, existen excelentes asesores financieros y algunos asesores increíbles. Algunas quejas contra los asesores financieros son difíciles de creer. Sin embargo, conocer algunos de ellos le ayudará a encontrar asesores financieros que surjan en su búsqueda y estén en el negocio para ayudarse a sí mismos a cualquier costo: el suyo.

Si bien es cierto que los asesores financieros deben ganarse la vida, solo deben hacerlo si pueden proporcionar un valor legible a sus clientes. Desafortunadamente, algunos asesores financieros no lo proporcionan. Peor aún, algunos de ellos tienen un impacto negativo en sus clientes.

Estas son algunas de estas quejas clave sobre los asesores financieros.

Conclusiones clave

  • Los asesores financieros deben poder explicar en detalle los productos de inversión que vende.
  • Si su asesor financiero gana una comisión alta por un producto de inversión, es posible que se sienta tentado a vendérselo aunque comprenda que puede haber mejores productos para usted.
  • Los consultores deben contar con la infraestructura necesaria para comunicarse con usted de manera oportuna.
  • El asesor financiero puede poner sus propios deseos en las necesidades de los clientes.
  • El asesor puede querer combinar –– comprar y vender inversiones de una manera excesiva que resulte en una comisión.
  • Él / ella puede prometerle tasas de retorno irrazonables.

1. Muy poca explicación sobre los productos

Los asesores financieros deben poder explicar en detalle los productos de inversión que vende. Debe comprender la estructura de tarifas, el desempeño histórico, la justificación de por qué el producto de inversión es adecuado para usted y cualquier otra cosa que desee saber.

Desafortunadamente, muchos asesores financieros no dedican suficiente tiempo a los clientes para asegurarse de que comprendan los productos que están comprando. Si se siente presionado, presionado o confundido mientras está sentado con su asesor financiero, programe una cita adicional con él o busque un asesor que esté dispuesto a tomarse el tiempo para educarlo.

2. Se vende directamente para ganar una comisión.

Los asesores financieros ganan dinero de diferentes formas. Una forma común es a través de una tarifa de administración continua, que generalmente es un porcentaje de los activos que administran en su cuenta. Otra forma popular es que ganen una comisión por la venta de un producto de inversión en particular. Ambas formas son apropiadas, pero existe la posibilidad de abusar de la última.

Por ejemplo, si su asesor financiero gana una comisión alta por un producto de inversión en particular, puede verse tentado a vendérselo aunque comprenda que existen mejores productos para su situación. Este es un claro conflicto de intereses. Su asesor financiero debe tener en cuenta sus mejores intereses y actuar en ese mejor interés. Si resulta que el mejor producto de inversión para usted es una buena comisión, que así sea. Sin embargo, si un producto de inversión no es de su interés pero tiene una comisión alta, el asesor debe actuar con responsabilidad fiduciaria y venderle el mejor producto para su situación, incluso si eso significa una comisión más baja.

Esté preparado para las estructuras de alta comisión que pueden motivar a uno a actuar por codicia.

3. No responder de manera oportuna

Los asesores financieros deben comprender que el dinero de sus clientes es importante para los clientes. Su seguridad financiera es probablemente una de las principales preocupaciones que tienen en la vida. Ahora, si un asesor financiero espera una semana para devolver la llamada a sus clientes, ¿cómo cree que eso los desanimará? Incierto.

Si su asesor financiero tarda demasiado en comunicarse con usted, busque en otra parte. Los consultores deben contar con la infraestructura necesaria para comunicarse con usted de manera oportuna. De lo contrario, probablemente significará que no están organizados y no le brindan el servicio que se merece.

4. No dar prioridad a los requisitos del cliente

Éste es similar al segundo punto, pero vale la pena mencionarlo, ya que hay muchas otras formas en las que el asesor financiero puede anteponer sus propios intereses a las necesidades de los clientes.

Por ejemplo, los asesores financieros a veces están entusiasmados con un nuevo producto o servicio que ofrecen. En cierto modo, deciden que si el producto o servicio funciona bien para sus propias necesidades, es probable que también funcione para sus clientes. Y muchas veces, se equivocan.

Un buen asesor financiero escucha atentamente las necesidades de los clientes y hace preguntas importantes para comprender su situación. Después de escuchar mucho, un buen asesor financiero elaborará un plan financiero que se adapte a sus clientes. No permita que su consejero asuma que su situación no es única. Tu caso es único, y su asesor debe respetarlo.

5. Mezcla de preguntas

Mashing se refiere a la compra y venta de inversiones de una manera excesiva que genera una comisión. Los asesores financieros necesitan una razón válida para comprar y vender inversiones. Algunas de estas razones válidas pueden incluir cambios en el nivel de tolerancia al riesgo de su cliente, la creencia de que otras inversiones se adaptan mejor al cliente debido a un cambio en las circunstancias o un cliente que solicita cambios en su nombre por razones personales.

6. Promesa de devoluciones irrazonables

Escuche: un rendimiento anual garantizado del 12% de su inversión es completamente irrazonable. Incluso si hay no estaba garantizado, no es razonable. Si bien estudiar la tasa de rendimiento promedio del mercado de valores puede producir resultados impresionantes, no olvide que hay muchos otros factores que influyen en los rendimientos reales. No se deje atrapar creyendo que sus inversiones serán mejores que porque tiene un asesor financiero especial «que sabe lo que están haciendo». Lo más probable es que, si su asesor promete cosas como esta, no lo haga.

La línea de base

Ser consciente de qué buscar en un asesor financiero genera opresión a los inversores cuando realizan búsquedas, pero puede ser igualmente útil estar consciente de no buscarlo. Si un asesor potencial, o quizás un asesor que ya ha contratado, parece estar siguiendo muchas de las técnicas mencionadas anteriormente, ejecute, o al menos busque a alguien más para administrar sus necesidades de asesoramiento financiero.