En este momento estás viendo Lavado de dinero

¿Qué es el blanqueo de capitales?

El blanqueo de capitales es el proceso ilegal por el que se comprometieron grandes sumas de dinero generadas por actividades delictivas, como el tráfico de drogas o la financiación del terrorismo, que procedían de una fuente legítima. El dinero de la actividad delictiva se considera sucio y el proceso lo “limpia” para que parezca limpio.

El lavado de dinero es un delito financiero grave que emplea tanto a delincuentes de cuello blanco como a delincuentes corporales en la calle.La mayoría de las empresas financieras cuentan con políticas contra el blanqueo de capitales (AML) para detectar y prevenir esta actividad.

Conclusiones clave

  • El lavado de dinero es el proceso ilegal para hacer que el dinero «sucio» parezca legítimo en lugar de una mala adquisición.
  • Los delincuentes utilizan una amplia gama de técnicas de lavado de dinero para mantener limpios los fondos obtenidos ilegalmente.
  • La banca en línea y las criptomonedas facilitan a los delincuentes transferir y retirar dinero sin ser detectados.
  • La prevención del blanqueo de capitales es ahora un esfuerzo internacional y sus objetivos ahora incluyen el financiamiento del terrorismo.

Cómo funciona el blanqueo de capitales

El blanqueo de capitales es fundamental para las organizaciones delictivas que quieren utilizar el dinero obtenido ilegalmente de forma eficaz. Tratar con grandes cantidades de dinero ilegal es ineficiente y peligroso. Los delincuentes necesitan una forma de depositar el dinero en instituciones financieras legítimas, pero solo pueden hacerlo si parece provenir de fuentes legítimas.

Los bancos están obligados a informar las transacciones en efectivo importantes y otras actividades sospechosas que puedan ser signos de lavado de dinero.

El proceso de blanqueo de capitales suele implicar tres pasos: colocación, colocación e integración.

  • La colocación coloca el «dinero sucio» en el sistema financiero legítimo.
  • La estratificación incluye la fuente del dinero a través de una serie de transacciones y un truco de contabilidad.
  • En la etapa final de integración, el dinero ahora lavado se retira de la cuenta legítima para usarlo con cualquier propósito que los criminales tengan en mente.

Hay muchas formas de blanquear dinero, desde sencillas hasta muy complejas. Una de las técnicas más comunes es utilizar un negocio legítimo basado en dinero propiedad de una organización criminal. Por ejemplo, si la organización tiene un restaurante, podría aumentar los recibos de efectivo diarios a un canal de dinero ilegal a través del restaurante y hacia la cuenta bancaria del restaurante. Luego, los fondos se pueden retirar según sea necesario. Este tipo de negocios a menudo se denominan «caras».

Versiones de blanqueo de capitales

En una forma común de lavado de dinero, también conocida como contrabando (también conocida como «estructuración»), el delincuente divide grandes cantidades de dinero en múltiples depósitos pequeños, que a menudo se distribuyen en muchas cuentas diferentes, para evitar ser detectados. El lavado de dinero también se puede lograr mediante el uso de cambios de moneda, transferencias electrónicas y «mulas»: contrabandistas, que gastan grandes sumas de dinero a través de las fronteras y las depositan en cuentas extranjeras, donde la aplicación del lavado de dinero es menos estricta.

Otros métodos de lavado de dinero implican invertir en productos básicos como gemas y oro que se pueden transferir fácilmente a otras jurisdicciones, invertir discretamente en activos valiosos como bienes raíces, juegos de azar, falsificaciones; y el uso de empresas fantasma (empresas inactivas o corporaciones que existen esencialmente solo en papel).

Blanqueo de dinero electrónico

Internet ha dado un nuevo giro al antiguo crimen. Las transferencias de dinero ilegales son aún más difíciles de detectar debido al auge de las instituciones bancarias en línea, los servicios de pago en línea anónimos y las transferencias entre pares (P2P) con teléfonos móviles. Además, si se utilizan servidores proxy y software anónimo, el tercer componente del lavado de dinero, la integración es imposible de detectar: ​​el dinero puede transferirse o retirarse dejando solo un rastro de IP pequeño o nulo allí.

El dinero también se puede lavar a través de subastas y ventas en línea, sitios web de juegos y sitios de juegos virtuales, donde el dinero no comprometido se convierte en moneda de juego y luego se devuelve en dinero “neto” real, utilizable e imposible de rastrear.

La frontera más reciente del lavado de dinero son las criptomonedas como Bitcoin. Aunque no son completamente anónimos, se utilizan cada vez más en esquemas de chantaje, tráfico de drogas y otras actividades delictivas debido a su relativo anonimato en comparación con las formas de moneda más tradicionales.

Las leyes contra el lavado de dinero (AML) han tardado en ponerse al día con este tipo de delitos cibernéticos, ya que la mayoría de las leyes todavía se basan en la detección de dinero sucio mientras pasa por las instituciones bancarias tradicionales.

Prevención del blanqueo de capitales

Los gobiernos de todo el mundo han intensificado sus esfuerzos para combatir el lavado de dinero en los últimos años, con regulaciones que requieren que las instituciones financieras implementen sistemas para detectar y reportar actividades sospechosas. La cantidad de dinero involucrada es sustancial. Según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, las transacciones globales de lavado de dinero representan alrededor de $ 800 mil millones a $ 2 billones por año, o alrededor del 2% al 5% del PIB mundial.

En 1989, el Grupo de los Siete (G-7) estableció un comité internacional conocido como Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) en un esfuerzo por combatir el lavado de dinero a escala internacional. A principios de la década de 2000, su misión se amplió para combatir el financiamiento del terrorismo.

Estados Unidos aprobó la Ley de Secreto Bancario en 1970, que requiere que las instituciones financieras reporten ciertas transacciones al Departamento del Tesoro, como transacciones en efectivo de más de $ 10,000 o cualquier otra que consideren sospechosa, en un informe de actividad sospechosa (SAR).La Financial Crime Enforcement Network (FinCEN) utiliza la información proporcionada por los bancos al Departamento del Tesoro, que puede compartir con investigadores penales nacionales, organismos internacionales o unidades de inteligencia financiera extranjeras.

Si bien estas leyes ayudaron a rastrear la actividad delictiva, el lavado de dinero en sí no fue ilegal en los Estados Unidos hasta 1986, con la aprobación de la Ley de Control de Lavado de Dinero. Poco después de los ataques terroristas del 11 de septiembre, la Ley Patriot USA amplió los esfuerzos de lavado de dinero al permitir el uso de herramientas de investigación diseñadas para el crimen organizado y el tráfico de drogas en las investigaciones terroristas.

La Association of Certified Anti-Money Laundering Specialists (ACAMS) ofrece una designación profesional llamada Certified Anti-Money Laundering Specialist (CAMS). Las personas que obtienen la certificación CAMS pueden trabajar como gerentes de cumplimiento de corretaje, funcionarios bajo la Ley de Confidencialidad Bancaria, gerentes de unidades de información financiera, analistas de vigilancia y analistas de investigación de delitos financieros.