En este momento estás viendo Ley de igualdad de transacciones hipotecarias (AMTPA)

¿Qué es la Ley de igualdad de transacciones hipotecarias (AMTPA)?

La Ley de Equality Mortgage Transaction Act (AMTPA) de 1982 fue una ley del Congreso que violó muchas leyes estatales que prohíben a los bancos otorgar ciertos préstamos hipotecarios en lugar de hipotecas ordinarias de tasa fija.

La Ley dio como resultado que se pusieran a disposición nuevas hipotecas «exóticas» como hipotecas de tasa ajustable (ARM), ARM de opción, hipotecas con intereses únicamente e hipotecas de pago global.

Conclusiones clave

  • La Ley de Igualdad de Transacciones Hipotecarias de 1982, o AMTPA, abordó los tipos de préstamos hipotecarios que los bancos podían emitir.
  • La Ley violó muchas leyes estatales que buscaban limitar los tipos de préstamos que un banco podía emitir, permitiendo que estas instituciones financieras emitieran más hipotecas llamadas exóticas.
  • Las hipotecas exóticas incluían hipotecas de tasa ajustable (ARMS), opción ARMS, hipotecas de solo interés e hipotecas de pago global.
  • Se consideró que la Ley estaba exacerbando la crisis de las hipotecas de alto riesgo en 2007, en la que años de estándares crediticios baratos y préstamos laxos provocaron el estallido de una enorme burbuja inmobiliaria que golpeó a la economía estadounidense y mundial.

Cómo funciona la Ley de igualdad de transacciones hipotecarias (AMTPA)

A menudo se ha citado a AMPTA como la causa principal de la crisis de las hipotecas de alto riesgo en 2007, y un ejemplo clásico del costo del fondo de comercio. Antes de AMPTA, la mayoría de los estados tenían reglas que prohibían a los bancos emitir préstamos hipotecarios que no fueran hipotecas ordinarias de tasa fija. Dadas estas limitaciones, junto con la inflación de dos dígitos y las tasas de interés de la época, era difícil, si no imposible, que los hogares de bajos ingresos pudieran comprar una vivienda.

AMPTA fue la segunda iniciativa legislativa para abordar el problema de la asequibilidad de la vivienda. En 1980, el Congreso aprobó la Ley de Control y Control de Instituciones Monetarias (DIDMCA), que abolió las leyes estatales de usura. Con los bancos capaces de cobrar tasas de interés más altas a los prestatarios con mal crédito, el mercado de la vivienda se ha expandido. Pero esa ley no abordó las restricciones estatales sobre el tipo de hipotecas permitidas. Dos años después, AMPTA hizo precisamente eso. Juntas, las dos leyes allanaron el camino para nuevos productos hipotecarios.

Consecuencia involuntaria de AMPTA

Pero la consecuencia no deseada de la desregulación fue que muchos prestatarios a principios del siglo XXI recibieron hipotecas que no entendían.

Por ejemplo, los ARM tienen una tasa de interés “teaser” baja que eventualmente flota a las tasas del mercado y puede aumentar significativamente después de algunos años. Las hipotecas globales requieren un pago enorme cuando vence el préstamo. Las hipotecas de solo interés tienen pagos mensuales bajos durante los primeros años, pero cuando la tasa finalmente se restablece para incluir el capital, los pagos pueden dispararse.

Los ARM permiten que el prestatario tenga la opción de pagar menos durante algunos años, pero el saldo impago se transfiere al capital del préstamo, lo que hace imposible que el prestatario acumule capital en la vivienda. Además, los bancos suscriben préstamos en función de la capacidad del prestatario para realizar los pagos mensuales iniciales iniciales, sin tener en cuenta los pagos posteriores superiores.

Nuevas leyes lanzan problemas de AMPTA

A medida que los prestatarios comenzaron a perder sus casas debido al incumplimiento de sus hipotecas, los precios de las casas comenzaron a caer, lo que hizo aún más difícil para las personas refinanciar sus casas en hipotecas más asequibles.

En 2007, el Congreso aprobó una nueva legislación que requiere que los prestamistas hipotecarios suscriban hipotecas con base en la tasa totalmente indexada. En 2010, la Ley Dodd-Frank requirió estándares más estrictos y responsabilidad de los prestamistas, mientras que descuidaba la AMPTA. Las listas de Dodd-Frank en 2018 relacionadas con las «pruebas de estrés» bancarias y no cambiaron las reglas hipotecarias de la Ley.