En este momento estás viendo Límite cero

¿Qué es Zero-Bound?

La vinculación cero es una herramienta de política monetaria ampliada en la que un banco central reduce las tasas de interés a corto plazo a cero, si es necesario, para estimular la economía. Un banco central obligado a aplicar esta política debe aplicar otros métodos de estímulo, a menudo menos tradicionales, para revitalizar la economía.

Conclusiones clave

  • La vinculación cero es una herramienta de política monetaria ampliada en la que un banco central reduce las tasas de interés a corto plazo a cero, si es necesario, para estimular la economía.
  • Los bancos centrales manipularán las tasas de interés para estimular una economía estancada o aliviar una economía sobrecalentada.
  • La Gran Recesión ha obligado a algunos bancos centrales internacionales a impulsar límites por debajo del nivel numérico y aplicar tipos negativos para estimular el crecimiento y el gasto.

Entendiendo Zero-Bound

El límite cero se refiere al nivel más bajo en el que pueden caer las tasas de interés y, por lógica, ese nivel es cero. La flecha principal en el período de política monetaria del banco central son las tasas de interés. El banco manipulará las tasas de interés para estimular una economía estancada o aliviar una economía sobrecalentada. Obviamente, existen limitaciones, especialmente en el extremo inferior del rango.

El límite cero es el límite más bajo en el que se pueden cobrar tarifas, pero no más. Cuando se alcanza este nivel, con la economía aún con un rendimiento inferior, el banco central ya no puede proporcionar estímulos a través de las tasas de interés. Los economistas utilizan el término trampa de liquidez para describir este escenario.

Cuando se enfrenta a una trampa de liquidez, a menudo se necesitan procedimientos alternativos de estímulo monetario. La sabiduría común era que las tasas de interés no podían moverse a territorio negativo, lo que significa que cuando las tasas de interés llegan a cero o están cerca de cero, por ejemplo, 0.01%, la política monetaria debe cambiar para mantener la economía a flote, estabilizar o alentar.

Quizás la herramienta de política monetaria alternativa más común es la flexibilización cuantitativa (QE). Esto es cuando un banco central participa en un importante programa de compra de activos, que a menudo involucra fondos y otros bonos del gobierno. Esto no solo mantendrá bajas las tasas a corto plazo, sino que impulsará las tasas a largo plazo, fomentando aún más el endeudamiento.

Tasas negativas

Desde la Gran Recesión de 2008 y 2009, algunos bancos centrales han empujado los límites consolidados por debajo del nivel numérico y han aplicado tipos negativos. A medida que la economía mundial colapsó, los bancos centrales redujeron las tasas para estimular el crecimiento y el gasto. Sin embargo, como la recuperación siguió siendo lenta, los bancos centrales comenzaron a entrar en el territorio inexplorado de las tasas negativas.

Suecia fue el primer país en entrar en este territorio, cuando el Riksbank recortó la tasa de recompra al 0,25% en 2009, empujando la tasa de depósito al -0,25%. Desde entonces, el Banco Central Europeo (BCE), el Banco de Japón (BOJ) y algunos otros han seguido su ejemplo en un momento u otro.

Hay casos en los que se han aplicado tarifas negativas durante el horario normal. Suiza es un ejemplo de ello; durante la mayor parte de la década de 2010, su tasa de interés objetivo fue de -0,75%, que aumentó a -0,50% en 2021. De manera similar, Japón adoptó una política de tasas de interés negativas (NIRP), con una tasa objetivo de -0,1%.

Ejemplo de tipos de interés negativos e ilimitados en Suiza

El Banco Nacional de Suiza mantiene una política de tipos de interés negativos. Si bien hay otros ejemplos de tasas de interés negativas, el ejemplo de Suiza es relativamente único en el sentido de que el país elige mantener las tasas muy bajas (y negativas) para evitar que su moneda suba demasiado significativamente.

En el ejemplo suizo, los tipos de interés negativos solo se aplican a los saldos bancarios en francos suizos por encima de un determinado umbral.

Suiza es vista como un refugio seguro, con un bajo riesgo político y de inflación. Otros ejemplos de políticas de tipos de interés negativos y cero a menudo se han visto limitados por la agitación económica, que requiere recortar los tipos de interés para estimular la economía. El caso suizo no se adapta a esta situación.

El SNB ha argumentado que necesita mantener las tasas bajas para evitar que el valor de su moneda, que ya es relativamente alto, suba aún más. El alza de la moneda perjudica a la industria exportadora suiza. Por lo tanto, el SNB ha adoptado un enfoque bidimensional para controlar la moneda. El Banco ha participado activamente en intervenciones en el mercado de divisas para ayudar a limitar la fortaleza del franco suizo, al tiempo que mantiene tasas de interés bajas o negativas para desalentar las fuertes compras especulativas del franco.

En este caso, el SNB eventualmente adoptará una estrategia de límite cero para volver al 0% o más. Sin embargo, esto no sucederá hasta que el banco central sienta que puede subir las tasas sin subir demasiado la moneda.