En este momento estás viendo Opción de margen de crédito

¿Qué es una opción de margen de crédito?

En el mundo de las finanzas, una opción de margen de crédito (también conocida como «margen de crédito») es un contrato de opciones que incluye la compra de una opción y la venta de una segunda opción similar con un precio de ejercicio diferente. Efectivamente, al intercambiar dos opciones de la misma clase y vencimiento, esta estrategia transfiere el riesgo crediticio de una parte a otra. En este caso, existe el riesgo de que el crédito en particular aumente, lo que lleva a la ampliación del diferencial, lo que a su vez reduce el precio del crédito. La dispersión y el precio se mueven en diferentes direcciones. El comprador paga una prima inicial a cambio de los flujos de efectivo esperados si un diferencial de crédito en particular cambia de su nivel actual.

1:19

Difundir crédito

Comprensión de la opción de distribución de crédito

Un comprador de una opción de margen de crédito puede recibir flujos de efectivo si el margen de crédito entre dos índices de referencia separados se expande o disminuye, dependiendo de la forma en que se suscriba la opción. Las opciones de margen de crédito vienen en forma de opciones de compra y venta, lo que permite posiciones de crédito largas y cortas.

Conclusiones clave

  • Una opción de margen de crédito es un tipo de estrategia que implica comprar una opción y vender una segunda opción.
  • Ambas opciones tienen la misma clase y vencimiento en la estrategia de diferencial de crédito, pero difieren en términos de precio de ejercicio.
  • Cuando un inversor entra en la posición, obtiene crédito neto; si el diferencial se reduce, se beneficiará de la estrategia.

Los tenedores de deuda de una empresa en particular pueden emitir opciones de margen de crédito para protegerse contra el riesgo de un evento crediticio negativo. El comprador de la opción de margen de crédito (call) acepta todo o parte del riesgo de incumplimiento y pagará al vendedor de la opción si el margen crece entre la deuda de la empresa y un nivel de referencia (como LIBOR).

Las alternativas y otros derivados basados ​​en diferenciales de crédito son herramientas críticas para administrar los riesgos de los bonos y la deuda a tasas más bajas.