En este momento estás viendo Opinión calificada

¿Qué es una opinión calificada?

Una opinión con salvedades es una declaración emitida en un informe de auditoría que acompaña a los estados financieros auditados de una empresa. La opinión del auditor sugiere que la información financiera proporcionada por una empresa tenía un alcance limitado o que existía una cuestión material en cuanto a la aplicación de los principios de contabilidad generalmente aceptados (PCGA), pero que no es generalizada.

También se pueden emitir opiniones con salvedades si una empresa no tiene la divulgación adecuada en las notas a pie de página de los estados financieros.

Conclusiones clave

  • Una opinión con salvedad es una de las cuatro posibles opiniones del auditor sobre los estados financieros de una empresa.
  • Las opiniones del otro auditor son incondicionales, perjudiciales o una negación de opinión.
  • Una opinión con salvedades sugiere que hubo una limitación de alcance, un problema identificado en la auditoría de las finanzas que no fue generalizado o una divulgación inadecuada de notas al pie de página.
  • La opinión de un auditor es que las finanzas se presentan de manera justa, en lugar de en un área específica.
  • A diferencia de un descargo de responsabilidad o un descargo de responsabilidad, los prestamistas, acreedores e inversores generalmente aceptan una opinión calificada.
  • La opinión del auditor generalmente se encuentra en la tercera y última parte del informe de auditoría.

Comprensión de la opinión calificada

Se puede dar una opinión calificada cuando los registros financieros de una empresa GAAP no se hayan seguido en todas las transacciones financieras, a menos que la desviación de los GAAP sea generalizada. El término «omnipresente» se puede interpretar de manera diferente según el juicio profesional de un auditor. Sin embargo, para no ser generalizado, la declaración incorrecta no debe tergiversar la posición fáctica de la empresa en su conjunto y no debe afectar la toma de decisiones de los usuarios de los estados financieros.

La limitación de su alcance también puede llevar a una opinión con salvedades de que el auditor no ha podido reunir evidencia suficiente para respaldar varios aspectos de los estados financieros. Sin una verificación adecuada de las transacciones, es posible que no se dé una opinión sin reservas. La revelación inadecuada en las notas a los estados financieros, la incertidumbre de las estimaciones o la falta de un estado de flujos de efectivo dan lugar a una opinión con salvedades.

Cómo se representa una opinión calificada

Una opinión con salvedades se incluye en la tercera y última parte del informe de auditoría. La primera parte del informe describe las responsabilidades de la administración para preparar los estados financieros y mantener los controles internos. La segunda parte describe las responsabilidades del auditor. En tercer lugar, el auditor independiente emite una opinión sobre los controles internos y los registros contables de la empresa. La opinión puede ser incondicional, calificada, perjudicial o una negación de opinión.

Una opinión calificada indica que los estados financieros de un cliente corporativo se presentan de manera justa, en lugar de en un área específica. Los auditores generalmente califican el informe de auditoría con una declaración como «diferente a la siguiente», cuando no tienen información suficiente para verificar ciertos aspectos de las transacciones e informes que se auditan.

Una opinión con salvedades no es tan estricta como para sugerir que un negocio está funcionando bien o que una empresa está ocultando o falsificando información, sino que el auditor no puede emitir un informe libre de emisión. El auditor puede afirmar que cree que la auditoría general es verdadera y fáctica, pero especificará el área en la que cree que está involucrada.

Opinión calificada frente a otras opiniones

Una opinión con salvedades es una indicación de la incapacidad del auditor para dar una opinión de auditoría pura o sin reservas. Se emite una opinión sin salvedades si se considera que los estados financieros están libres de errores materiales. La opinión del auditor es el tipo más común.

Si los problemas identificados en el curso de la auditoría conducen a una representación errónea de importancia relativa que afectaría la toma de decisiones de los usuarios de los estados financieros, la opinión se eleva a una opinión adversa. La mala opinión ha provocado que la empresa tenga que repetir y completar otra auditoría de sus estados financieros. La opinión calificada sigue siendo aceptable para la mayoría de los prestamistas, acreedores e inversores.

Cuando el auditor no puede completar el informe de auditoría debido a la falta de registros financieros o la cooperación de la administración insuficiente, el auditor emite una abstención de opinión. Esto es un indicio de que no se pudo determinar ninguna opinión sobre los estados financieros.