En este momento estás viendo Ordenanzas de zonificación

¿Qué es una ordenanza de zonificación?

Una ordenanza de zonificación es una regla que define cómo se pueden usar las propiedades en zonas geográficas particulares. Los rituales de zonificación especifican si determinadas zonas geográficas son aceptables para fines residenciales o comerciales. Los rituales de zonificación también pueden regular el tamaño de la loción, la ubicación, la densidad y la altura de las estructuras. Los rituales de zonificación también describen los procedimientos sobre cómo manejar las interacciones de las reglas de zonificación (incluidas las sanciones).

Conclusiones clave

  • Una ordenanza de zonificación es una regla que define cómo se pueden usar las propiedades en zonas geográficas particulares.
  • Unas ordenanzas de zonificación también regulan el tamaño de la loción, la colocación, la densidad y la altura de la estructura.
  • Las reglas de zonificación varían ampliamente según la región, pero su propósito común más general es separar el uso de propiedad residencial del uso de propiedad comercial.

Cómo funciona una ordenanza de zonificación

El proceso de zonificación implica dividir una región particular de tierra en áreas o zonas, y luego especificar los tipos de usos de la tierra permitidos y prohibidos para cada zona. Esto generalmente lo hace una corporación municipal o del condado. Las reglas de zonificación varían ampliamente según la región, pero su propósito común más general es separar el uso de propiedad residencial del uso de propiedad comercial.

Los gobiernos municipales pueden iniciar rituales de zonificación muy específicos para influir en la naturaleza de un área o vecindario en su municipio. Por ejemplo, al designar estrictamente algunas partes vecinas de una ciudad para uso residencial, los residentes de esa región tendrán menos tráfico y contaminación acústica en su entorno. Los rituales de zonificación también se utilizan para preservar la integridad arquitectónica de los edificios en un área en particular. Si un municipio desea conservar la apariencia histórica de una parte de la ciudad, los rituales de zonificación se pueden utilizar para limitar la construcción de bienes raíces de modo que todos los edificios nuevos deben tener una altura y pies cuadrados comparables a los edificios históricos.

Consideraciones Especiales

Los cambios en los rituales de zonificación pueden crear tensiones entre los residentes actuales y potenciales y también entre los propietarios de la región zonificada. Por ejemplo, este podría ser el caso si una nueva empresa planea mudarse a una ciudad en particular, solo para descubrir que las reglas de zonificación han cambiado en la región geográfica de la propiedad que pretendían ocupar.

Los nuevos rituales de zonificación pueden dar lugar a que las propiedades comerciales se vean obligadas a trasladarse a locales residenciales y viceversa. En algunos casos, estos cambios pueden obligar a los inquilinos existentes a trasladarse. Sin embargo, los rituales de zonificación a veces se incluyen en los rituales de zonificación. Las cláusulas de exención eximen a los inquilinos existentes del impacto de cualquier cambio en las reglas de zonificación actuales (siempre que ya vivieran en la zona en una fecha específica).

Existen algunas excepciones que permiten que los locales que no cumplan con los requisitos de la orden de zonificación se establezcan en esas respectivas zonas geográficas. Si una ordenanza de zona que ha permitido que las empresas comerciales operen cambia a una sola zona residencial, es posible que se permita que algunas pequeñas empresas locales permanezcan abiertas debido a una cláusula anterior.

Las nuevas empresas tienen la opción de solicitar una variación. La variación es una solicitud para desviarse de las reglas de zonificación actuales. Si se permite la variación, el nuevo inquilino puede mudarse y operar independientemente de la ordenanza de zonificación.