fbpx
Impuestos/ Income Tax

Paraísos fiscales: obtenga todo lo que necesita

Cuando Cristóbal Colón fue en busca del Nuevo Mundo, estaba buscando formas de desarrollar el comercio para la Reina Isabel de España. ¡Ciertamente noble causa! Pero los tiempos han cambiado. Cuando los exploradores del Nuevo Mundo ahora abandonan sus costas, a menudo buscan formas de llegar a nuevos paraísos fiscales. El motivo de ellos es pagar impuestos.

En un mundo donde recaudar impuestos se compara con escoger un ganso, no hay escasez de reclamos por los paraísos fiscales. Pero antes de siquiera pensar en buscar un asilo, siga leyendo para averiguar qué son los paraísos fiscales y por qué debe tener cuidado.

(Para obtener información relacionada, lea sobre los pros y los contras de la inversión en el extranjero).

La pantalla de humo

Los paraísos fiscales existen desde hace bastante tiempo, y algunos historiadores incluso mencionan que tenían la forma de una isla remota durante la época de los antiguos griegos. Los paraísos fiscales más antiguos de nuestro tiempo incluyen Liechtenstein, Suiza y Panamá, todos los cuales se cree que se remontan a la década de 1920. Pero incluso después de tantos años de existencia, no existe una definición universal de centro tributario. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), un grupo de 30 países desarrollados con sede en París, utiliza tres características clave para identificar si la jurisdicción es un paraíso fiscal:

1. Sin impuestos o solo impuestos nominales

En primer lugar, los paraísos fiscales no imponen impuestos nominales o solo impuestos. La estructura fiscal varía de un país a otro, pero cada paraíso fiscal se ofrece como un lugar donde los no residentes pueden escapar de los altos impuestos colocando sus activos o negocios en esa jurisdicción. Los diferentes paraísos fiscales son populares para los reembolsos de diferentes tipos de impuestos. Pero este rasgo por sí solo no es suficiente para identificar un paraíso fiscal. Muchos países bien gobernados ofrecen incentivos fiscales para atraer inversiones externas, pero no están clasificados como paraísos fiscales. Esto da como resultado la segunda y más importante característica de un área fiscal.

2. Protección de la información personal

Los paraísos fiscales protegen diligentemente la información financiera personal. La mayoría de los paraísos fiscales tienen leyes formales o prácticas administrativas que impiden el escrutinio de las autoridades fiscales extranjeras. No hay, o es mínimo, intercambio de información con las autoridades fiscales extranjeras.

3. Falta de transparencia

En un área fiscal, siempre hay más de lo que parece. La maquinaria legislativa, legal y administrativa de los paraísos fiscales es opaca. Siempre existe una gran posibilidad de controles secretos a puerta cerrada o tasas impositivas negociadas que no pasen la prueba de transparencia.

Pero eso no es todo. Aparte de las tres características anteriores, el Salón de Responsabilidad del Gobierno de EE. UU. Ha enumerado dos características adicionales.

4. No se requiere presencia local

El asilo fiscal normalmente no requiere que las entidades externas tengan una presencia local sustancial. Tal concesión podría conducir a situaciones interesantes. Por ejemplo, se dice que 12.000 empresas con sede en Estados Unidos están alojadas en un edificio en las Islas Caimán. Esto implica que puede reclamar beneficios fiscales colgando su placa de identificación en una zona fiscal. No es necesario producir bienes o servicios ni comerciar o comercializar dentro de las fronteras del país. A todos los efectos prácticos, los evasores de impuestos pueden continuar sus negocios en Florida mientras afirman estar viviendo en las Bahamas para el pago de impuestos.

5. Comercialización de lagos fiscales

Finalmente, el marketing se trata de paraísos fiscales. Se promocionan a sí mismos como centros financieros extraterritoriales. A muchas personas les gusta llamarse a sí mismas «centros financieros internacionales». Los paraísos fiscales a menudo se promocionan a sí mismos como lugares donde la incorporación de una empresa o la apertura de una cuenta bancaria lleva el tiempo necesario para equilibrar su chequera.

Factores socioeconómicos

Además de los impuestos y la menor confidencialidad, hay una serie de otros factores socioeconómicos que hacen de un destino en particular un paraíso fiscal común:

  1. Estabilidad política y económica. Sin estabilidad política y económica, ningún incentivo fiscal puede atraer inversores externos. Suiza, por ejemplo, se hizo famosa por su estabilidad política y económica.
  2. Falta de controles cambiarios. Desembarcar activos sujetos a controles de cambio puede ser peligroso para los inversores externos.
  3. Contratos. Muchos paraísos fiscales como Mauricio son muy populares debido a lagunas en numerosos tratados de evasión fiscal firmados con diversas jurisdicciones. Algunos de ellos son menos populares debido a varios contratos de intercambio de información firmados con diferentes gobiernos.
  4. Leyes corporativas. Las leyes corporativas efectivas facilitan la entrada y salida de empresas. Esto también significa menores costos de cumplimiento para las empresas.
  5. Comunicación y comportamiento. Como muestra la experiencia de Hong Kong y Singapur, mejores instalaciones de comunicación y transporte sirven como incentivo para los inversores externos.
  6. Servicio bancario, profesional y de soporte. Sin embargo, destinos como Suiza y Austria, aunque no son directamente paraísos fiscales, son populares para los servicios bancarios extraterritoriales y un destino seguro para los activos.
  7. Localización. Donde ciertos destinos son muy populares es siempre un factor importante. Las Bahamas es un destino offshore para las corporaciones estadounidenses debido a su proximidad a Florida.

Paraísos fiscales comunes

Andorra Situado en Europa Occidental entre Francia y España en los Pirineos. Sin regalo, herencia o
impuesto sobre transmisiones patrimoniales.
Las Bahamas Ubicado frente a la costa sureste de Florida. No hay impuesto sobre la renta de las personas físicas, los capitales reciben el impuesto de sucesiones o el impuesto de sucesiones.
Belice Ubicado en Centroamérica sobre el mar Caribe entre México y Guatemala. Sin impuesto a las ganancias de capital.
islas Bermudas Ubicado al este de Carolina del Norte en el Océano Atlántico. Sin impuesto sobre la renta, impuesto sobre las ganancias de capital, impuesto sobre transferencias de capital.
Islas Británicas Británicas Ubicado a 60 millas al sureste de Puerto Rico en el Caribe. Sin impuesto sobre las ganancias de capital, impuesto sobre transmisiones de capital. Destino famoso entre las empresas offshore.
Islas Caimán Ubicado en el Caribe occidental, al sur de Cuba. Famoso centro bancario offshore.
Islas del Canal Ubicado a 40 millas al norte de Francia y 110 millas al sur del Reino Unido en el canal de la Mancha. Los no residentes no pagan impuestos sobre la renta extranjera.
Las islas cook Ubicado entre Samoa en el oeste y la Polinesia Francesa en el este en el Pacífico sur. Reputación de secreto bancario.
Hong Kong Ubicado al sur de China continental en el Mar de China Meridional. Sin impuestos sobre el impuesto sobre el capital. Otros impuestos también son bajos.
Isla del hombre Ubicado entre Irlanda e Inglaterra en el Mar de Irlanda. Sin impuesto sobre sociedades, impuesto sobre las ganancias de capital, impuesto sobre sucesiones o impuesto sobre el patrimonio.
Mauricio Ubicado en el Océano Índico al este de Madagascar. Un paraíso de impuestos bajos.
Liechtenstein Ubicado en Europa occidental, limitando con Suiza y Austria. Reputación de impuestos bajos.
Mónaco Ubicado en Europa occidental en la costa mediterránea francesa. No hay impuesto sobre la renta personal ni impuesto sobre las ganancias de capital.
Panamá Ubicado entre el Océano Pacífico Norte y el Mar Caribe. No hay impuesto sobre la renta de fuente extranjera.
Suiza Ubicado en Europa occidental. Reputación de banca offshore e impuestos más bajos.
Saint Kitts y Nevis Ubicado al oeste de Antigua en las Antillas Menores del Caribe. Hasta 15 años de baja fiscal como incentivo a la inversión. Secreto bancario.

¿Paraíso fiscal o trampa?

Con la creciente presión de organizaciones internacionales como la OCDE y el G-20, los paraísos fiscales pueden tener dificultades para mantener su vida gay. El creciente número de Acuerdos de Intercambio de Información Fiscal (TIEA) y Contratos de Ayuda Legal Mutua (MLAT) entre paraísos fiscales y otros países como Estados Unidos daría a los paraísos fiscales una ventaja competitiva.

El TIEA obligatorio hace que la información fiscal se comparta entre los signatarios y MLAT requiere cooperación en la aplicación de la ley y las investigaciones penales. Para empeorar las cosas, algunos paraísos fiscales han tenido que lidiar con el problema de crear los suyos propios. Los inversores que consideren paraísos fiscales y ubicaciones bancarias extraterritoriales deben tener en cuenta el escándalo bancario de Liechtenstein que sacudió al mundo en 2008. Este escándalo salió a la luz cuando Alemania inició una serie de investigaciones fiscales basadas en información de cuentas bancarias vendidas por un técnico bancario. Muchos ciudadanos alemanes que utilizaron una estructura fiduciaria con sede en Liechtenstein para evitar impuestos en Alemania se encontraron a perpetuidad. Los datos filtrados ponen a los evasores de impuestos en los EE. UU., Reino Unido, Francia y muchos otros países en riesgo de investigaciones fiscales.

Posteriormente, la filtración de Panamá despertó renovado interés e investigaciones de empresas offshore.

(Para obtener una lectura relacionada, explore cómo denunciar un fraude fiscal).

La línea de base

La existencia de paraísos fiscales tiene muchos efectos. En un nivel, los impuestos más bajos o nulos en un país ejercen presión sobre otros países para mantener bajos sus impuestos. Esto es bueno para los contribuyentes a corto plazo, pero el secreto y la opacidad asociados con algunos paraísos fiscales podrían conducir al lavado de dinero u otras actividades ilegales que podrían dañar la economía mundial a largo plazo. La represión de la evasión fiscal en algunos países muestra que los contribuyentes deben tener cuidado.