fbpx
Acciones/ Dividend Stocks

Política de dividendos

¿Qué es una política de dividendos?

La política de dividendos es la política que utiliza una empresa para estructurar su pago de dividendos a los accionistas. Algunos investigadores sugieren que la política de dividendos es irrelevante, en teoría, porque los inversores pueden vender algunas de sus acciones o carteras si necesitan fondos. Esta es la teoría de la irrelevancia de los dividendos, que sostiene que pagar un dividendo tiene el menor impacto posible en el precio de las acciones.

Conclusiones clave

  • Los dividendos suelen formar parte de la estrategia de una empresa. Sin embargo, no tienen la obligación de reembolsar a los accionistas mediante dividendos.
  • Los tres tipos de política de dividendos son estables, estables y residuales.
  • Si bien los inversores saben que las empresas no están obligadas a pagar dividendos, muchos lo consideran el cráneo de la salud de esa empresa en particular.

1:13

¿Qué es un dividendo?

Cómo funciona la política de dividendos

A pesar de la sugerencia de que la política de dividendos es irrelevante, es un ingreso para los accionistas. Los líderes de la empresa suelen ser los accionistas más importantes de una política de dividendos generosa.

La mayoría de las empresas ven la política de dividendos como parte integral de su estrategia corporativa. La gerencia debe decidir el monto del dividendo, el momento y varios otros factores que afectan los pagos de dividendos. Hay tres tipos de política de dividendos: una política de dividendos estable, una política de dividendos estable y una política de dividendos residuales.

Tipos de políticas de dividendos

Política de dividendos estable

Una política de dividendos estable es la más fácil y la más utilizada. El objetivo de la política es realizar un pago de dividendos estable y predecible cada año, que es lo que buscan la mayoría de los inversores. Ya sea que las ganancias suban o bajen, los inversores reciben un dividendo.

El objetivo es alinear la política de dividendos con el crecimiento a largo plazo de la empresa en lugar de con la volatilidad de las ganancias trimestrales. Este enfoque le da al accionista una mayor certeza sobre el tamaño y el momento del dividendo.

Política de dividendos constante

La principal desventaja de la política estable de dividendos es que es posible que los inversores no vean un aumento de dividendos en los años de bonanza. Según la política de dividendos en curso, una empresa paga un porcentaje de sus ganancias como dividendos cada año. De esta forma, los inversores obtienen toda la volatilidad de las ganancias de las empresas.

Si las ganancias aumentan, los inversores obtienen un dividendo mayor; si se reducen las ganancias, es posible que los inversores no reciban dividendos. La principal desventaja del método es la volatilidad de las ganancias y los dividendos. Es difícil planificar financieramente cuando los ingresos por dividendos son muy volátiles.

Política de dividendos residuales

La política de dividendos residuales también es muy volátil, pero algunos inversores consideran que es la única política de dividendos aceptable. Con una política de dividendos residuales, la empresa paga los dividendos restantes después de que la empresa ha pagado los gastos de capital (CAPEX) y el capital de trabajo.

Este enfoque es volátil, pero tiene más sentido en términos de operaciones comerciales. Los inversores no quieren invertir en una empresa que justifique su mayor endeudamiento con la necesidad de pagar dividendos.

Ejemplo de política de dividendos

Kinder Morgan (KMI) sorprendió la vida de la inversión cuando recortó el pago de dividendos en un 75% en 2015, una medida que hizo que el precio de sus acciones se hundiera. Sin embargo, muchos inversores encontraron a la empresa sobre una base sólida mientras tomaban decisiones financieras acertadas sobre su futuro. En este caso, una empresa que estaba recortando sus dividendos realmente funcionó a su favor, y seis meses después del recorte, Kinder Morgan vio subir el precio de sus acciones en casi un 25%. A principios de 2019, la compañía volvió a aumentar su pago de dividendos en un 25%, una medida que ha ayudado a reactivar la confianza de los inversores en la compañía energética.