fbpx
Trading de Forex y divisas/ Estrategia y educación en Forex

Principales tipos de cambio vinculados a dólares estadounidenses

Los tipos de cambio de divisas son una parte muy importante de la economía de una nación. El tipo de cambio es el valor de la moneda en comparación con otra. El valor de algunas monedas flota libremente. Esto significa que fluctúan según la oferta y la demanda del mercado, mientras que otros son fijos. Esto significa que están vinculados a otra moneda. En este artículo, analizamos los tipos de cambio vinculados al dólar estadounidense, así como algunos de los beneficios de adoptar esta estrategia.

Conclusiones clave

  • Hay dos tipos de tipos de cambio de divisas: flotantes y fijos.
  • El dólar estadounidense y otras monedas importantes son monedas flotantes: sus valores cambian a medida que la moneda cotiza en los mercados de divisas.
  • Las monedas fijas ganan valor al organizarlas o vincularlas a otra moneda.

¿Qué significa pegging?

Cuando los países participan en el comercio internacional, deben asegurarse de que el valor de su moneda se mantenga relativamente estable. La vinculación es una forma en que los países pueden hacer precisamente eso. Cuando una moneda está vinculada o fija, está vinculada a la moneda de otro país. Los países eligen su moneda fija para proteger la competitividad de sus bienes y servicios exportados. Una moneda más débil es buena para las exportaciones y los turistas, ya que todo se vuelve más barato de comprar. Cuanto mayores sean las fluctuaciones de las monedas, más perjudiciales pueden resultar en el comercio internacional. Sin embargo, muchos países han optado por mantener una política estable y en la actualidad existe una cantidad significativa de monedas por dólar estadounidense.

Los países de vinculación trabajan para garantizar que sus bienes y servicios sigan siendo competitivos en lugar de verse afectados negativamente por la continua volatilidad de un tipo de cambio flotante.

Acuerdo de Bretton Woods

El verde-verde, comúnmente conocido como dólar estadounidense, estaba vinculado al oro en virtud del Acuerdo de Bretton Woods porque Estados Unidos poseía la mayoría de las reservas de oro del mundo. Este sistema redujo la volatilidad en las relaciones comerciales internacionales ya que la mayoría de las monedas estaban vinculadas al dólar estadounidense. Este acuerdo fue rescindido por el presidente Richard Nixon a principios de la década de 1970.Una vez que el sistema colapsó, los países fueron libres de elegir cómo funcionarían sus monedas en el mercado de divisas. Pudieron vincularlo a otra moneda, una canasta de monedas, o dejar que el mercado determinara el valor de la moneda.

Monedas flotantes fijas vs.

Hoy en día, todavía existen dos tipos de tipos de cambio de divisas: flotante y fijo. Las principales monedas, como el yen japonés, el euro y el dólar estadounidense, son monedas flotantes: sus valores cambian a medida que la moneda se negocia en los mercados de divisas o forex (FX). Este tipo de tipo de cambio se basa en la oferta y la demanda. Por lo tanto, esta tasa está determinada por las fuerzas del mercado en relación con otras monedas. Cualquier cambio en el precio de la moneda indica fortaleza en la economía, aunque los cambios a corto plazo pueden debilitarse.

Por el contrario, las monedas fijas ganan valor al fijarlas en otra moneda. La mayoría de las economías de mercados emergentes o en desarrollo utilizan tipos de cambio fijos para sus monedas. Esto proporciona más estabilidad a los países exportadores e importadores, al tiempo que mantiene bajas las tasas de interés.

Por qué vincular monedas a dólares estadounidenses

Los países tienen diferentes razones para vincularse al dólar. La mayoría de las islas del Caribe (Aruba, Bahamas, Barbados y Bermuda, por nombrar algunas) vinculan sus monedas al dólar estadounidense porque su principal fuente de ingresos proviene del turismo pagado en dólares.La fijación del dólar estadounidense estabiliza sus economías y las vuelve más volátiles.

En África, muchos países están vinculados al euro. Las excepciones son Djibouti y Eritrea, que vinculan sus propias monedas al dólar estadounidense. En el Medio Oriente, muchos países, incluidos Jordania, Omán, Qatar, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, se fijan en el dólar estadounidense para la estabilidad: Estados Unidos quiere al principal socio comercial del petróleo de las naciones ricas, ola.

En Asia, Macao y Hong Kong liquidan el dólar estadounidense.Por el contrario, China está envuelta en una controversia sobre su política monetaria. Si bien no fija oficialmente el yuan chino en una canasta de monedas que contienen el dólar estadounidense, lo administra en beneficio de su economía manufacturera y exportadora.

Principales divisas fijas

A continuación se muestra una lista de algunas de las economías nacionales y las tasas correspondientes actualmente vinculadas al dólar estadounidense. Octubre de 2018.

País

Región

Nombre de la moneda

Código

Tasa de vinculación

Califica Oh

Bahréin

El medio Oriente

Dólar

BHD

0.376

2001

Belice Centroamérica Dólar BZ $ 2,00 1978

Cuba

Centroamérica

Peso convertible

CUC

1.000

2011

Djibouti

África

Franco

DJF

177,721

1973

Eritrea

África

Nakfa

ERN

15.000

2005

Hong Kong

Asia

Dólar

HKD

7,84

1998

Jordán

El medio Oriente

Dinar

JOD

0,71

1995

Líbano

El medio Oriente

Batea

Dolor lumbar

1507,5

1997

Omán

El medio Oriente

Rial

OMR

0.385

1986

Panamá

Centroamérica

Balboa

PAB

1.000

1904

Katar

El medio Oriente

Riyal

QAR

3,64

2001

Arabia Saudita

El medio Oriente

Riyal

SAR

3,75

2003

Emiratos Árabes Unidos

El medio Oriente

Dirham

DEA

3.673

1997

Fuente: Banco Mundial.

La línea de fondo

Tiene sentido que muchas naciones pequeñas establezcan su moneda en el dólar estadounidense, especialmente si la principal fuente de ingresos es el dólar. Esta estrategia ayuda a estabilizar y asegurar las pequeñas economías que de otro modo no podrían soportar la volatilidad. Por el contrario, con el tiempo, las grandes economías en crecimiento tendrán dificultades para mantener una política de moneda fija, lo que en última instancia conducirá a una necesidad exterior de comprar más dólares para mantener la proporción correcta.