En este momento estás viendo Probabilidad subjetiva

¿Qué es la probabilidad subjetiva?

La probabilidad subjetiva es un tipo de probabilidad derivada del juicio o experiencia personal de una persona sobre si es probable que ocurra un resultado específico. No hay cálculos formales y solo reflejan las opiniones y experiencias del sujeto anterior. Un ejemplo de probabilidad subjetiva es el «instinto» al operar. Conclusiones clave

  • La probabilidad subjetiva es un tipo de probabilidad derivada del juicio o experiencia personal de una persona sobre si es probable que ocurra un resultado específico.
  • No hay cálculos formales y solo reflejan las opiniones y experiencias previas del sujeto en lugar de datos o cálculos.
  • Las probabilidades subjetivas varían de persona a persona y tienen un alto nivel de sesgo personal.

Cómo funciona la probabilidad subjetiva

Las probabilidades subjetivas varían de persona a persona y tienen un alto nivel de sesgo personal. La probabilidad subjetiva se puede contrastar con la probabilidad objetiva, que es la probabilidad calculada de que ocurra un evento en función de un análisis en el que cada medida se basa en observaciones registradas o en un largo historial de datos recopilados. Las probabilidades subjetivas son la base de errores comunes y sesgos observados en el mercado que resultan de «viejas historias de mujeres mayores» o «reglas empíricas».

La probabilidad de un evento se basa en la probabilidad de que ocurra ese evento. En la mayoría de los tipos de probabilidad, la información cuantitativa se recopila e interpreta para ayudar a determinar esta probabilidad a través de un mecanismo matemático, que generalmente está relacionado con el campo matemático de la estadística. El porcentaje de probabilidad de que una moneda volteada salga cara o cruz se puede interpretar como una probabilidad, expresada como un 50% de probabilidad de aterrizar y un 50% de probabilidad de aterrizar cruz.

Por otro lado, la probabilidad subjetiva es muy flexible, incluso en términos de creencias. Si bien un individuo cree que un evento específico tiene un 25% de probabilidad de que ocurra, puede tener una creencia diferente cuando se le da un rango específico para elegir, como del 25% al ​​30%. Esto puede suceder incluso si no hay datos duros adicionales detrás del cambio. La probabilidad subjetiva puede influir en una variedad de creencias personales. Estos pueden estar relacionados con la crianza, así como con otros eventos que el hombre ha presenciado a lo largo de su vida. Incluso si la creencia del individuo puede explicarse racionalmente, no convierte la profecía en un hecho real. A menudo se basa en cómo todos interpretan la información que se les presenta.

Ejemplo de probabilidad subjetiva

Puede leer algunos ejemplos para ayudarlo a obtener una mejor comprensión de la probabilidad subjetiva y sus aplicaciones. Aquí hay algunos ejemplos del uso de la probabilidad subjetiva en diferentes situaciones:

Ejemplo 1

Un ejemplo de probabilidad subjetiva es hacer preguntas a los fanáticos de los Yankees de Nueva York, antes de que comience la temporada de béisbol, sobre las posibilidades de Nueva York de ganar la Serie Mundial. Si bien no hay una prueba matemática absoluta detrás de la respuesta a la muestra, los fanáticos podrían responder en términos de porcentajes reales, como que los Yankees tienen un 25% de posibilidades de ganar la Serie Mundial.

Ejemplo 2

En otro caso, piense en alguien a quien se le pide que prediga el porcentaje de probabilidad de que una moneda lanzada caiga con cara o cruz hacia arriba, su respuesta inicial puede ser el 50% real matemáticamente. Si se producen 10 lanzamientos de monedas, lo que da como resultado que todas las monedas caigan cruces, la persona puede cambiar sus posibilidades a un número diferente al 50%, como decir que la probabilidad de que caigan cruces es del 75%. Incluso sabiendo que la nueva predicción es matemáticamente inexacta, la experiencia personal del individuo de los 10 lanzamientos de monedas anteriores ha creado una situación en la que elige usar la probabilidad subjetiva.

Ejemplo 3

Se le pregunta a un analista la probabilidad de que el S&P 500 alcance máximos históricos en los próximos meses. El analista analiza las tendencias pasadas y las condiciones actuales del mercado y estima que la probabilidad de que el S&P 500 alcance máximos históricos del 20 %.

Ejemplo 4

Se le pregunta a una persona la probabilidad de que una tirada de dados dé como resultado un 6. La persona observa las últimas tres tiradas y nota que salió un 6 en todos los casos. El individuo cree que la probabilidad de que en la siguiente tirada de dados salga un 6 es del 30%. Aunque la predicción matemática es incorrecta (la probabilidad es del 16,67%), la experiencia personal del individuo de la tirada de dados que arroja 6 en tres instancias creó una situación en la que utilizó la probabilidad subjetiva.

Ejemplo 5

Considere que acaba de completar una entrevista para un puesto de trabajo de analista financiero y desea predecir el resultado de su entrevista. En este caso, no tienes ningún dato matemático para determinar la probabilidad de que obtuviste el trabajo, así que puedes usar la probabilidad subjetiva para hacer una predicción. Usando su experiencia y opiniones, predice que hay un 80% de posibilidades de que obtenga el trabajo, ya que conoció a personas en la empresa, se enteró de cómo podría avanzar en la empresa y recibió un correo electrónico de seguimiento, que son todos signos de una buena entrevista.

Ejemplo 6

Está pensando en contratar a un nuevo empleado y desea predecir cómo podría desempeñarse. Tienes su currículum, pero no tienes ningún dato sobre cómo podrían desempeñarse en tu empresa. Sin embargo, tuviste una experiencia positiva en su entrevista de trabajo y te formaste una opinión positiva del candidato. Utiliza su opinión personal para predecir que existe un 75% de posibilidades de que el candidato tenga éxito en su empresa. Utiliza esta información para tomar la decisión de contratar al candidato.

Ejemplo 7

Estás decidiendo si comprar acciones. Tiene algunos datos financieros, pero no son suficientes para tomar su decisión. En función de su experiencia anterior con acciones similares y su conocimiento de la industria, utiliza la probabilidad subjetiva para predecir que existe un 90% de posibilidades de que pueda obtener una ganancia de estas acciones. Con base en esta probabilidad, decide comprar las acciones.

Ejemplo 8

Acaba de tener una reunión con un posible cliente y desea determinar la probabilidad de hacer un trato con él para ayudarlo a hacer planes para el futuro. No tiene ningún dato matemático para basar su predicción, por lo que usa la probabilidad subjetiva. Utiliza su experiencia reuniéndose con clientes anteriores para determinar que el cliente no parecía interesado en su empresa, por lo que predice que hay un 25% de posibilidades de hacer un trato con el cliente. Utiliza esta información para tomar la decisión de no preparar un plan hasta que haya recibido una respuesta del cliente.

Ejemplo 9

Desea predecir la probabilidad de que ocurra una recesión en los próximos años para que su empresa pueda prepararse. No tienes muchos datos sólidos, por lo que haces una predicción basada en tus conocimientos económicos y experiencia profesional. Utiliza la probabilidad subjetiva para predecir que existe un 50% de probabilidad de que ocurra una recesión, por lo que decide poner en marcha los planes de la empresa.

Pros y contras de la probabilidad subjetiva

La probabilidad subjetiva puede ser útil en muchas situaciones y tiene muchos beneficios, entre ellos:

  • Requiere pocos datos matemáticos o históricos.

  • Bueno para hacer conjeturas y predicciones.

  • Utiliza la experiencia pasada y las opiniones profesionales de un individuo.

Sin embargo, existen algunos inconvenientes en el uso de la probabilidad subjetiva, que incluyen:

  • Grandes cantidades de sesgo personal

  • No hay cálculos involucrados

  • Variación entre las predicciones hechas por diferentes personas.

Por lo tanto, es importante considerar su situación específica y elegir el tipo de probabilidad que tenga más sentido. Esto puede ayudarlo a determinar la probabilidad más precisa posible.